Números Editoriales Editorial Nº 18
E-mail Imprimir

18editEditorial

Cualquier práctica en la que entre en juego la conciencia de la unidad requiere, por un lado, de rigor y disciplina, y por otro de una gran apertura y contención de la experiencia. Este juego entre opuestos se traslada a cómo abordamos los ejercicios y a cómo vivimos nuestra vida. Los expertos en Taichi nos hablan de no utilizar la fuerza, de encontrar un equilibrio entre la energía justa y la relajación. Sobre eso habla el artículo que abre esta revista, intentando establecer la diferencia entre el esfuerzo y el sobreesfuerzo.

Desde estas páginas siempre hemos defendido la idea de que el Tai Chi Chuan debería regirse por un espíritu integrador, y no excluyente. Sin embargo, una de las frases más oídas en este mundillo sigue siendo: "Eso no es Taichi". Unas veces se refiere a los que aplican demasiada fuerza al hacer Tuishou, otras a los que tienen un conocimiento demasiado superficial de las técnicas marciales. Y bien es verdad que en ocasiones el comentario alude a gente que simplemente imita movimientos sin tener idea de lo que hace, pero esa no es la cuestión que nos ocupa ahora.

lichipang18Faye Yip, una profesora con una sólida formación y una calidad innegable, nos recuerda en la entrevista central de este número que es cada uno quien debe decidir lo que quiere obtener de la práctica del Tai Chi Chuan, ya sea fortalecer la salud, aliviar dolencias, controlar el estrés o alcanzar la habilidad marcial. Aunque también insiste en que debe haber un equilibrio entre los elementos de la práctica, y en que para alcanzar cualquier beneficio terapéutico son necesarios un conocimiento y una ejecución precisos de las técnicas integradas en las formas de Taichi.

Pero si el objetivo que elegimos es la efectividad marcial, el trabajo de Lu Shengli sobre el entrenamiento de las aplicaciones nos pone los pies en el suelo. No basta con practicar trabajos de base, posiciones estáticas (sobre las que profundiza el artículo de Javier Seminario) mucha forma y mucho Tuishou. Hace falta una laboriosa y concienzuda práctica de las técnicas y sus variaciones, una sólida preparación mental y psicológica para dominar el miedo y mantener el centro, y mucha experiencia en situaciones reales.

Y hablando de situaciones reales, Arieh Lev Breslow nos comenta los diferentes usos que hicieron tres de sus alumnas de sus conocimientos de Taichi durante el embarazo y el parto, y reflexiona sobre las posibilidades que ofrecen las artes internas para hacer frente a tan enorme reto. spirito


Pintura a tinta sobre papel de Li Chipang.

 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3407330

Banner
Banner
Banner
Banner