Números Editoriales Editorial Nº 05
E-mail Imprimir

 

Edit5Editorial

En los diferentes trabajos que componen este nuevo número de TAI CHI CHUAN, con el cual se inicia nuestro segundo año de vida, podemos encontrar hasta cuatro versiones diferentes sobre los orígenes del Taijiquan, e incluso variantes en alguna de ellas. Como podrá observar el lector atento, unas veces prevalece la visión historicista, otras la búsqueda de un origen que explique una realidad actual, y otras el mito.

Pocas veces un arte marcial ha sido creación de una sola persona, e incluso en esos casos, es necesario tener en cuenta las enseñanzas e influencias que ha recibido. Y en una cultura como la china, que convierte a personajes reales en divinidades por sus hazañas y a seres imaginarios en figuras históricas por lo que representan, no es tarea fácil desentrañar los orígenes de un arte que se alimenta de tantas fuentes como el Taijiquan.

Caledit5Como ya comentábamos en números anteriores, nos parece natural y enriquecedor indagar en los orígenes de lo que somos y hacemos. Según avanzamos en la práctica de las artes internas, a menudo llega un momento en que sentimos el impulso de saber más sobre lo que practicamos, y con frecuencia eso nos lleva a profundizar en su teoría y preguntarnos por su historia. En ese punto será crucial la actitud que nos hayan infundido nuestros profesores hacia los dogmas, como apunta Juanolo en su artículo sobre tópicos en el Taijiquan. Si nuestra disposición es abierta y flexible, podremos buscar diferentes fuentes, compararlas y formarnos nuestra propia opinión; si no lo es, haremos nuestra la versión que nos cuenten y la defenderemos a brazo partido frente a cualquier argumentación que la cuestione, por muy sólida que sea.

¿Pero hasta qué punto es importante el estudio del origen del Taijiquan para progresar en su práctica y beneficiarnos de sus enormes posibilidades como arte marcial y de cultivo de la salud? No creemos que eso sea muy relevante, y sin embargo con cierta frecuencia la cuestión da lugar a encendidos enfrentamientos y lamentables descalificaciones dentro de la comunidad de las artes internas.

Como bien señala Chen Xiaowang en la entrevista central de este número, emplear nuestra energía en descalificar a los demás es desperdiciarla. Haríamos todos mucho mejor en dedicar parte de nuestro esfuerzo a extender el arte y a fomentar una actitud abierta y dialogante, y a enseñar a nuestros alumnos a buscar su camino, y no simplemente a seguir el nuestro. spirito


Foto: "Luchadores". Dinastía Zhou, siglo V-IV a.C. British Museum.

 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3393993

Banner
Banner
Banner
Banner