Números Editoriales Editorial Nº 10
E-mail Imprimir

10calieditEditorial

Hay opiniones para todos los gustos sobre cómo se debe iniciar una sesión de práctica de Taijiquan. Situarse mirando en una dirección determinada, hacer algo de Qigong previamente o no hacerlo, realizar un calentamiento completo o soltar un poco las articulaciones... También hay quien considera que la forma en sí ya contiene el Qigong y el calentamiento. De lo que no hay duda es de que antes de comenzar es preciso entrar en un determinado estado físico y mental. Seguramente un practicante avanzado puede alcanzar este estado en unos segundos, pero si no es ese el caso, es muy importante dedicar a la preparación el tiempo necesario. De no hacerlo, los resultados pueden ser nulos o contraproducentes. El Taijiquan es una práctica integral y sus beneficios dependen de que la energía pueda fluir con la mayor libertad posible. El artículo de Núria Leonelli nos ayuda a comprender esto desde el punto de vista de la dinámica de los Cinco Elementos, describiendo las relaciones que existen entre las principales energías del cuerpo y cómo influyen en todas las esferas del ser humano.

10editEn el trabajo de Pedro Torrecillas sobre el calentamiento se propone una secuencia de ejercicios sencilla y completa, la que se realiza en la escuela de Chen Zhenglei como acondicionamiento antes de la práctica. Pero no hay que olvidar que cada cuerpo es un mundo, y lo propio es escuchar al nuestro e ir conformando y adaptando el calentamiento a nuestras necesidades.

Huang Zhenhuan se marca un objetivo más complejo: llevarnos a lo que él llama el estado del Taiji, a «olvidarnos de nosotros mismos». Su sistema, basado en el trabajo del Wuji y el gongfu de relajación de las Nueve Perlas está dirigido a alcanzar el vacío, creando así el estado interior idóneo para que nuestra sesión de Taiji sea plena y nutritiva.
Sin duda la práctica consciente, profunda y continuada del Taijiquan puede llevarnos por sí sola a conseguir estos objetivos, pero ese es un camino muy largo y que requiere una enorme capacidad de percepción y de trabajo. Todavía hay quien dice que «los maestros chinos no te dicen nada, tienes que imitarlos y aprender tú solo». Pero los métodos están para facilitar el aprendizaje, y es buena idea prestar la atención y el tiempo necesarios a los ejercicios complementarios que pueden ayudarnos de una forma más sistemática a llegar al estado correcto. spirito

 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3407364

Banner
Banner
Banner
Banner