Artículos Todos los artículos (Lista) DIDÁCTICA DEL TRABAJO DE POSICIONES EN LOS ESTILOS INTERNOS
E-mail Imprimir


Posiciones y salud

El hecho de fortalecer los miembros inferiores hace que, poco a poco, nuestra espalda deje ser la que soporta el peso del cuerpo. Esto va a generar una gran mejoría sobre todo en dolores por contractura o debilidad en la misma.

A medida que una persona envejece los huesos comienzan a perder densidad debido a causas muy diversas. Una manera interesante de trabajarlos es mediante las prácticas de compresión. Si hacemos de forma correcta la transmisión y el alineamiento, cada vez que dejamos el peso en las piernas se produce una compresión en el hueso, y cada vez que soltamos, se relaja su tensión. Este bombeo es ideal para la salud ósea.

Una buena salud psicológica es un beneficio indirecto de esta práctica, ya que todos los procesos físicos tienen una correlación más o menos directa con las expresiones de nivel mental o emocional. Este trabajo nos aportará más seguridad, estabilidad y equilibrio en la vida.


Pedagogia de trabajo

Nos vamos a centrar en el desarrollo del trabajo en estático y en dinámico. Primeramente trabajamos las posiciones desarrollando el aspecto temporal, es decir, manteniendo una postura durante un tiempo establecido para fortalecer la estructura. En el entrenamiento tradicional se mantiene un tiempo que marca el profesor, generalmente más que lo que uno puede soportar a priori. wangEsto ejercita la voluntad y la motivación de aprendizaje. En la actualidad podemos practicar con un tiempo e ir aumentándolo poco a poco. El problema es que podemos caer en la comodidad y no avanzar.

Una posibilidad es mantener la postura hasta que la pierna tiemble, observar el tiempo transcurrido y tomarlo como una referencia para ampliarlo en el futuro. Sin embargo, esto puede generar el defecto de invertir las prioridades y llegar a hacernos creer que nuestro progreso está supeditado al tiempo que podemos mantener en la posición. Solemos pensar que cuanto más tiempo mejor. Quiero señalar que desde mi punto de vista esto puede frenar el progreso técnico.

La solución consiste en trabajar el aspecto técnico de perfeccionamiento de la postura y buscar las tensiones, los bloqueos, compensaciones, límites estructurales, etc. Podemos ir puliendo la forma como un escultor y, como un meditador, observar lo que sucede durante ese proceso. No hay que olvidar que una postura no es algo inmóvil, puesto que interiormente hay un movimiento continuo. Se puede practicar con la propiocepción, con un compañero o un espejo.

En el aspecto dinámico podemos trabajar con diferentes estrategias. Por ejemplo, sin movernos del sitio, podemos unir la postura con el ritmo respiratorio. Cuando inspiramos estamos en la vertical, como estirados por un hilo desde el baihui, y al espirar como un peso que se hunde, o como si nos presionaran hacia abajo desde las caderas. Esto nos corregirá el hecho de crear la postura desde la flexión de las rodillas. Construimos la posición a partir de estas sensaciones.

Otra posibilidad es utilizar una secuencia dinámica de movimientos que contenga las posturas básicas, y hacer pequeñas "fotografías" de cada uno de ellos manteniendo las posturas sólo de 5 a 10 segundos. En este tipo de ejercicios es importante, sobre todo, observar la buena colocación. Se puede crear un pequeño esquema o utilizar una forma corta como la de 24 movimientos, lo que supone entre veinte minutos y media hora de práctica. Los más audaces pueden practicar la forma larga de este modo.


PAUTAS DE CORRECCIÓN DE LAS POSTURAS BÁSICAS
EN EL ESTILO YANG DE TAIJIQUAN

  • 1kailibuPosición natural (Kai li bu)
  1. Pies separados y paralelos a la distancia de las caderas.
  2. Peso repartido por igual en ambas piernas.
  3. Actitud en las posturas preparatorias y final del encadenamiento.
  4. Estado de Wuji (ver el articulo de Jordi Vila en el nº 17 de la revista).
  • Posición del jinete (Ma bu)
  1. Pies paralelos, separados el doble del ancho de la postura natural. Sentarse flexionando las piernas.
  2. 2mabuRodillas abiertas hacia el exterior, alinear rodilla con pie. Pelvis relajada y columna vertebral derecha.
  3. Peso repartido por igual en ambas piernas.
  4. En el estilo yang ortodoxo, no sale claramente, recordar que hay como el principio instalado de no colocarse con el 50% del peso en cada pierna (principio del doble peso) como puede haber en otros estilos, pero aun así es una postura clave en el trabajo de base. Se puede ver en las transiciones entre movimientos. Ya que siempre hay un momento que nos encontramos en ese punto medio, de reparto del peso.
 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3464567

Banner
Banner
Banner
Banner