Artículos Todos los artículos (Lista) DIDÁCTICA DEL TRABAJO DE POSICIONES EN LOS ESTILOS INTERNOS
E-mail Imprimir


Los dolores de espalda son uno de los motivos por los que mucha gente se acerca a las clases. En muchos casos una de las principales causas es que la espalda soporta el peso del cuerpo y no lo transmite hacia la tierra, siempre carga y nunca descarga. Las válvulas que permitirán la transmisión son la cadera y las piernas, y veremos que el dolor disminuye o desaparece al cabo de un tiempo de ejercitarlas. Memoricemos esta idea central en la propuesta pedagógica de “transmitir y no aguantar”.

pos04Podemos visualizar que el cuerpo es como una pirámide desde el punto estructural, la base (las piernas, los pies, el suelo) y un vértice sutil (la corona, el baihui). La mayoría de la gente tiene una pirámide invertida, casi levita (los pies no tocan en el suelo) y soporta una gran densidad en la espalda, cuello y cabeza, lo que produce también una resonancia de densidad a nivel mental que puede dar lugar a pensamientos recurrentes y obsesivos. El eje de inflexión o el centro de separación son las caderas. Desde ellas hacia arriba cada vez es todo más sutil, y hacia abajo cada vez más sólido. Energéticamente, es como la energía de fuego, que asciende hasta llegar al vacio de tensión en la nuca y la coronilla; y la energía de agua, que desciende hasta generar profundas raíces en el interior de la tierra.

La imagen del agua en las piernas es perfecta. Si imaginamos que la transmisión de nuestro peso es como el agua de un rio, entramos en un principio que yo creo que es esencial en las posturas, que es que estas se tienen que sentir de manera dinámica, y no el peso como cargas estáticas, soportadas por los músculos. Cualquier rotura de esta transmisión produce un bloqueo, y hace que los músculos realicen una contención de la fuerza, aumentado la sensación de esfuerzo. Un buen trabajo meditativo energético, relacionado con las posiciones es:

  • Observo donde bloqueo la transmisión de la fuerza: caderas, cuádriceps, rodillas, tobillos, plantas de los pies...
  • ¿Siento que transmito? ¿Hasta dónde?: el suelo, por debajo del suelo, o arquetípicamente conecto con el centro de la tierra.
  • ¿Siento que cuando impulso esta gran fuerza descendente, sube por mi cuerpo una sensación ascendente, que potencia la verticalidad y el equilibrio interior?


La postura como estructura

Una posición no es sólo una colocación correcta del peso, sino toda una edificación estructural, de pies a cabeza. Es una actitud externa y también interna. Una buena postura no es la copia de una fotografía del profesor, o de los alumnos con mayor nivel físico, sino que es aquella que da los frutos  correctos. Muchos alumnos pueden generar patrones de mayor o menor frustración porque miden su logro apos03 través de lo que ellos consideran correcto, pero su única referencia es lo externo, lo estético. Trabajan sobre la percepción y no sobre la propiocepción.

Todo estudiante ya viene con una estructura formada por la edad, el físico, las lesiones, etc. Por eso no tenemos que incorporar nuestra estructura en el molde de la posición. Más bien sucede al contrario, la posición tiene que ser lo suficientemente flexible para poder ir dando poco a poco mayor holgura a mis límites, pero sin generar roturas en las coordinaciones externas, ni eliminar la transmisión del peso hacia la tierra.

Una posición baja no implica una buena transmisión del peso. Puedo ser muy flexible y bajar la postura, pero en cambio bloquear la transmisión del peso al suelo. Recordemos que los músculos y las articulaciones son transmisores, no contenedores.

Hay que hacerse amigo del trabajo y no luchar como si fuera un enemigo al que hay que vencer. Los formadores debemos observar las limitaciones del estudiante, y enseñarle a observar qué es lo que ocurre cuando uno se alinea correctamente. Debe aprender a percibir sensaciones. Por ejemplo, se le pueden sugerir los siguientes ejercicios de observación:

  • Dónde nota el peso en la planta de los pies: en el talón, almohadilla de los pies, o repartido en un triángulo formado por el centro del talón y las bases de los dedos gordo y pequeño.
  • Cómo se encuentra la línea de transmisión de cadera, rodilla y pie.
  • Cómo siente la parte superior respecto a la inferior.
  • ¿Podría pasar con fluidez el peso de una pierna a la otra, o tiene la postura congelada?
  • ¿Cómo está su respiración?
  • Para una postura especifica noto que tengo los porcentajes correctos del peso en cada pierna.


Función de las posiciones en el trabajo de las formas

Dos funciones son las principales en el desarrollo del practicante, que nos ofrece el trabajo de las posturas.

Por una parte el desarrollo de la estabilidad, que nos va a permitir que el tronco y los brazos desarrollen la suavidad, al liberarlos de tensiones innecesarias. Esto se resume en la frase: "Generar raíces (transmisión del peso al suelo) para que las ramas (movimiento brazos, cintura, tronco) se muevan suavemente, impulsadas por el viento (el qi)".

El darnos cuenta que las piernas están recibiendo de manera dinámica el peso, nos conecta con una parte del famoso principio dictado por Yang Cheng Fu, en sus Diez puntos esenciales del Taiji quan: distinguir entre vacio y lleno. Si el alumno visualiza en su aprendizaje que las piernas son como recipientes, que van pasándose el peso de una a otra como si fuera un liquido, de manera continua, conectamos con la fluidez de las transiciones de los movimientos. Durante el movimiento se moviliza la pierna vacía, mientras que la pierna llena genera el anclaje necesario para el equilibrio y la raiz.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3409236

Banner
Banner
Banner
Banner