Artículos Todos los artículos (Lista) AUTOCONCIENCIA A TRAVÉS DEL MOVIMIENTO
E-mail Imprimir


Nº 14 - Invierno 2007

feldcaliAUTOCONCIENCIA
A TRAVÉS DEL MOVIMIENTO
El método Feldenkrais y el Taijiquan

Pedro Jesús Jiménez


Q ué puede aportar al Tai Chi Chuan el método de conciencia corporal elaborado por Moshe Feldenkrais? El autor de este artículo responde a esta pregunta centrándose en las líneas maestras que sostienen este sistema, y ofrece claros paralelismos de la aplicación de estos conceptos durante el entrenamiento de nuestro arte.


Una de las bases fundamentales en la práctica del Tai Chi es la correcta utilización de la estructura corporal a través de los distintos movimientos que se desarrollan durante la ejecución de la forma. Investigando sobre las diferentes teorías que se han elaborado acerca de la postura en occidente, como la eutonía, antigimnasia, bioenergética, rolfing, focusing, etc., capta especialmente nuestra atención el método creado por Moshe Feldenkrais (1904-1984), dadas las importantes aplicaciones que ofrece su trabajo en la mejora de nuestro entrenamiento.

Aunque este autor es en gran parte desconocido por el público español, su sistema de práctica corporal tiene en la actualidad, y a nivel mundial, una importancia similar al Pilates, un método del que casi todos habremos oído hablar. El principal atractivo que despierta este planteamiento reside en su particular filosofía de trabajo, centrada en la autoconciencia a través del movimiento. En este artículo vamos a señalar tres aspectos clave de sus ideas: la eliminación de los llamados movimientos parasitarios que añadimos a cualquier acción, los principios que facilitan la autoconciencia y, por último, la dificultad que existe para cambiar hábitos posturales y patrones de movimiento.


Eliminación de los movimientos «parasitarios» en la acción

Desde un punto de vista ideal, la ejecución de una acción es correcta cuando se eliminan o inhiben todos los elementos extras con relación a su objetivo. El experto sería entonces aquel que hace sólo los movimientos que quiere, respondiendo sus actos a un motivo claro y exclusivo. Pero esto es muy difícil de conseguir. Muchas veces, incluso cuando estamos realizando acciones tan sencillas como peinarnos, leer o pensar, introducimos contracciones musculares innecesarias que no guardan ninguna relación con el fin de nuestra acción: fruncir el ceño, apretar las mandíbulas, levantar los hombros...

mfeld1Aunque podemos localizar estos movimientos parasitarios incluso en los practicantes más avanzados, se ponen más claramente de manifiesto cuando aprendemos un nuevo patrón de movimiento. Todos hemos experimentado y observado cómo nos tensamos e introducimos gran cantidad de gestos innecesarios, e incluso contradictorios, que dificultan o impiden una correcta ejecución. Tanto en la fase inicial del aprendizaje de la forma de Tai Chi como en el de cualquier otra destreza física o deportiva, todos los practicantes deben pasar por una etapa de memorización e imitación de los movimientos que hace el profesor. El objetivo de esto es llegar a repetir lo más fielmente posible los gestos desarrollando una labor de escucha y observación que va más allá de la simple repetición mecánica.

Feldenkrais opina que es bueno huir de vez en cuando de la rutina y preguntarnos si realmente estamos ejecutando lo que creemos, ya que: «no por realizar esfuerzo, debemos pensar que lo estamos haciendo bien». Todos podemos observar cómo en las clases hay personas que pueden repetir la forma miles de veces sin mejorar y otras que, en pocos días, muestran grandes avances en su práctica. Para este autor la respuesta está en que si bien los primeros creen que el tiempo y la repetición serán suficientes para mejorar una mala ejecución, los segundos observan lo que hacen mientras realizan sus movimientos.

feld1En esta fase, resulta evidente la importancia de tener un buen profesor no sólo capaz de ejecutar con precisión las diferentes posturas, sino también de localizar nuestros hábitos incorrectos de movimiento y hacernos tomar conciencia de ellos ya que, en el fondo, estamos inmersos en un proceso de limpieza y depuración. Como indica Tew Bunnag, las lecciones más valiosas en esta etapa se extraen de los fallos y de nuestra incapacidad para realizar ciertas posturas o secuencias que reflejan posibles bloqueos o desequilibrios en nuestro cuerpo.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3368139

Banner
Banner
Banner
Banner