Artículos Todos los artículos (Lista) LA EFICACIA DEL QIGONG COMO TERAPIA. Entrevista a Ma Xuzhou
E-mail Imprimir


Nº 13 - Otoño 2007

calimxzLA EFICACIA DEL QIGONG
COMO TERAPIA
Entrevista a Ma Xuzhou

 

Teresa Rodríguez


La Dra. Ma Xuzhou es especialista en tratamientos de enfermedades oftalmológicas a través del Qigong. Tanto su padre como ella han contribuido a la investigación y elaboración de un método específico que trata las dolencias oculares de todo tipo. Como apoyo a su labor médica emplean además como herramientas los ejercicios de Qigong tradicional de los 6 sonidos terapéuticos y el lavado de médulas. Ma Xuzhou desgrana en esta entrevista algunos momentos de su vida personal, acercándonos a la figura de su padre, muy importante para ella, y también a los motivos que la impulsaron a investigar en el campo de las afecciones oculares.


Usted es hija de Ma Litang, un eminente médico tradicional y también gran luchador, a quien parece admirar mucho. ¿Podría hablarnos de su trayectoria?

Mi padre nació en la provincia de Hebei, que es muy conocida debido al gong fu que se practica allí. Existen diversos estilos de wushu que han nacido en este lugar y todos son muy populares. La raíz del gran desarrollo de estas disciplinas podemos encontrarla en la China antigua, ya que hubo un famoso emperador que durante su reinado promovió la creación de numerosos gimnasios en esta región para que todo el que quisiera pudiese entrenar wushu. Gracias al apoyo imperial pudieron darse las condiciones adecuadas para que estas prácticas evolucionasen, y por eso llegaron a formarse estilos muy diferentes, cada uno con sus características particulares. Dentro de esta provincia muchos de ellos tuvieron como origen la ciudad de Zan Zhou, así que mi padre, como tantos otros, de pequeño practicaba gong fu.

mxz01Cuando tenía 15 años se puso enfermo de tuberculosis y vomitaba gran cantidad de sangre. En aquella época en China no existían apenas medicinas que tratasen este tipo de enfermedad. Entonces mi abuela decidió llevarle a un gran maestro de Qigong que estaba enseñando en Hebei para que le mostrase los ejercicios que trataban esta enfermedad. En aquel tiempo las personas eran más bien pobres y aprender así suponía que mi padre tenía que salir muy temprano de casa e ir cargado todo el día con una mochila donde llevaba su comida y bebida, y pasaba casi toda la jornada fuera. Estuvo trabajando a diario con este maestro durante seis meses y después de este tiempo volvió a tener un buen color en la cara y comenzó a recuperarse satisfactoriamente. Después de vivir esta experiencia mi padre sintió un gran interés por el Qigong.

De pequeño era un niño muy inteligente. Con 7 años de edad escribía las recetas de las medicinas que prescribía a sus pacientes un médico tradicional chino que era ciego. Mi padre le ayudaba, era muy aplicado y le gustaba hacer bien sus tareas. En la práctica de wushu aprendía tambien muy deprisa y alcanzó pronto un nivel muy alto, superando a muchos luchadores locales. Tenía una capacidad muy grande para absorber todo lo que le enseñaban. Con  apenas veinte años fundó un gimnasio en el norte del país que con el tiempo llegó a ser muy conocido. Estudió medicina tradicional y cuando tenía alrededor de veinticuatro años ya daba clases de mxz02Qigong en los hospitales y también trataba a sus pacientes con los métodos tradicionales de la medicina. Alcanzó una gran reputación en su trabajo, ya que poseía un profundo conocimiento de la cultura china y esto hizo que tuviese la oportunidad de conocer a personas eminentes dentro del taoísmo y el budismo que llegaron a ser amigas suyas.

En 1932 comenzó a trabajar en un hospital para tratar a las personas mayores. En ese momento enseñaba a sus pacientes el Qigong de las 6 sílabas y el lavado de médula. Trabajó con estos métodos y contribuyó a mejorarlos al integrar en ellos los conocimientos que provenían de su experiencia en el campo de la medicina tradicional. Y a pesar de su gran dedicación a su labor como médico aún encontró tiempo para continuar practicando el boxeo. En este momento de su vida era muy difícil vencerle como luchador. En el año 1958, tras la Revolución Cultural, se organizó por primera vez el Campeonato Nacional de Wushu, competición que ha perdurado hasta nuestros días. Fue a partir de esta fecha cuando comenzó a escribir sobre todo lo concerniente al Qigong para la preservación de la salud. Además, estuvo al frente del primer programa de televisión que se realizó en mi país para enseñar a la gente a practicar Qigong y publicó artículos con regularidad en los periódicos más importantes. En este sentido fue un pionero en los medios de comunicación al explicar cómo cualquier persona podía practicar wushu y preservar su salud.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3339838

Banner
Banner
Banner
Banner