Artículos Todos los artículos (Lista) COMPRENDER LA ESENCIA. Entrevista con Zhang Yun
E-mail Imprimir

Nº 3 - Primavera 2005

COMPRENDER LA ESENCIA
Entrevista con Zhang Yun
Steven Phillips


Durante un seminario de Taiji estilo Wu que impartió en Los Angeles poco antes del fallecimiento de Wang Peisheng, Zhang Yun, uno de sus alumnos más cercanos, mantuvo con nosotros una animada charla sobre sus experiencias en el aprendizaje del Taiji, la enseñanza tradicional y el futuro al que en su opinión parece abocado el Taiji.


Zhang Yun es un hombre de gestos suaves y tranquilos que no aparenta el indiscutible nivel que ha alcanzado en las artes internas. En los años que llevo practicando artes marciales no había experimentado nunca tal capacidad de neutralización. Absorbe ataques de cualquier intensidad y velocidad con una suavidad asombrosa y te proyecta sin esfuerzo alguno y sin la menor violencia. Al final de una jornada de entrenamiento nos sentamos a hablar tranquilamente y poco a poco nos van envolviendo su voz grave y pausada y la risa queda que a menudo salpica sus recuerdos.

¿Podría hablarnos de su formación, de cómo fue su aprendizaje?

Me crié en China durante los años de la Revolución Cultural. Aquello supuso una auténtica guerra contra todo lo tradicional, y nadie enseñaba artes marciales abiertamente. A mí me interesaban mucho, pero no encontré a ningún profesor hasta principios de los 70. En aquella época estuve una temporada trabajando en el campo. Allí conocí a un campesino joven que practicaba lucha china (Shuaijiao). Nos hicimos buenos amigos y él me enseñó lo que sabía y me presentó a otros compañeros suyos.

Entonces yo tenía unos diecisiete años y ellos rondaban los veinte. Poco después me presentaron a Luo Shuhuan, uno de los primeros discípulos de Wang Peisheng. Él me enseñó la forma larga tradicional del estilo Wu. La aprendí en seis sesiones, lo que hizo que Luo se fijara en mí. Al ver que era despierto y aprendía rápido, al cabo de un año decidió presentarme directamente a su maestro, Wang Peisheng, y me dijo que lo mejor era que aprendiera con él de manera individual. Para mí fue todo un honor, ya que en la tradición china es muy poco habitual que tu maestro te lleve a aprender con otro de la generación superior.

Hacia 1975 comencé a aprender con Wang. Al principio había muchas cosas que no comprendía. La enseñanza en aquellos tiempos era muy diferente a la actual, los maestros tradicionales no enseñaban mucho. Te explicaban un movimiento, pero no daban muchos detalles. Cuando tú observabas algo y preguntabas, entonces te respondían. Si no preguntabas, eso quería decir que aún no necesitabas esa información. Pero yo siempre he dado muchas vueltas a las cosas, reflexionaba mucho y hacía preguntas constantemente.

De Luo Shuhuan aprendí lo difícil que era “sentir” el Taijiquan. Con él trabajé la forma larga durante siete años, que fueron, creo, los que tardé en captar la esencia del Taiji. Durante ese tiempo vas aprendiendo cosas, adquieres diferentes habilidades. Sí, puedes hacer cosas, ganar combates, pero en realidad no estás seguro de lo que estás haciendo, no sabes si estás siguiendo los principios. Pero con el tiempo llega un momento en que ciertas piezas encajan y de repente lo entiendes. Es lo que se llama dong jin, “comprender la fuerza”. Esto sí es un gran paso, porque hay gente que practica durante muchos años y nunca llega a comprender el Taiji. Uno puede aprender muchas cosas, pero es muy difícil llegar a captar la esencia. Yo necesité siete años, es mucho tiempo.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3380772

Banner
Banner
Banner
Banner