Artículos Todos los artículos (Lista) EL COMPROMISO DE LA DIVULGACIÓN. Entrevista a Yang Jwing-Ming
E-mail Imprimir


Nº 4 - Verano 2005

yang_entradaEL COMPROMISO
DE LA DIVULGACIÓN
Entrevista a
Yang Jwing-Ming


Teresa Rodríguez


En el año 2003 Yang Jwing-Ming fue honrado con el premio de la prestigiosa revista estadounidense Black Belt al “Artista marcial de Kung Fu del año”, por su contribución a la difusión de las artes marciales chinas en Occidente. Sus libros han conseguido explicar los conceptos en los que se basan estas disciplinas en un lenguaje claro y comprensible para la mente occidental. En esta entrevista nos habla de las motivaciones personales que le llevaron a escribir, reflexiona sobre la evolución del entrenamiento en Taiji Quan, destaca la importancia de la meditación en la sociedad actual, y ofrece su opinión acerca de la práctica del tui shou en la actualidad.


Usted es famoso en todo el mundo por sus libros y por la divulgación que está haciendo de las artes marciales chinas. ¿Cuál fue la motivación que le impulsó a escribir?

 En 1978 me doctoré en Ingeniería Mecánica y en el mismo año mi madre vino a EEUU por el nacimiento de mi primer hijo. Después de doctorarme tenía la idea de volver a casa un tiempo para continuar formándome con mi maestro, un hombre de conocimientos vastísimos. Pero supe por mi madre que había muerto, y entonces pensé que yo no había llegado a aprender ni la mitad de lo que él sabía. En 1979 empecé a trabajar en la universidad de Purdue como investigador asociado, y aquel mismo año aproveché mis vacaciones para ver a mi familia en Taiwán, ya que hacía cinco años que no regresaba.

Fui a visitar la tumba de mi maestro y estando allí, acompañado por dos de sus hijos, empecé a pensar en cuánto conocimiento había desaparecido con él, y eso me produjo una gran tristeza. Entonces me juré ante su tumba que cuando volviera a América intentaría preservar todo lo que él me había transmitido, que no permitiría que muriera. Al volver a EEUU comencé a escribir con la idea de promover las artes marciales chinas y en 1981 publiqué mis primeros libros.

Mi principal motivación ha sido siempre conservar los conocimientos que me transmitió mi maestro. En ningún momento me impulsó el hacerme famoso o ganar dinero escribiendo. Yo ya era ingeniero, tenía mi trabajo y todo el dinero que necesitaba. Creo que si uno escribe para ganar dinero o hacerse famoso, la calidad de sus obras no puede ser buena.

Poco a poco fui adquiriendo el hábito de escribir. Después de los tres o cuatro primeros libros empecé a darme cuenta de que cada vez que escribía un libro aprendía muchísimo y eso fue algo muy importante para mí. En primer lugar tenía que reunir información y después compararla, entenderla, y a continuación ponerla en inglés. Esto no es fácil, porque tienes que buscar la forma de interpretar esa información de modo que llegue al público al que va dirigido, y trasladar los conceptos chinos a una lengua occidental. A lo largo de todo ese proceso uno aprende mucho. Entonces, al deseo de conservar las enseñanzas de mi maestro se unió el deseo de aprender más. Cuanto más escribes más aprendes. Y de esa forma se convierte en un hábito.

Por ejemplo, ahora estoy empezando a trabajar en un libro sobre Tui Na y me encuentro en la fase de investigación. Cada vez que abordo un nuevo tema resulta asombroso ver el campo de conocimientos que se abre. Hasta ahora he escrito treinta y dos libros, y desde luego he ganado dinero, algo necesario para poder seguir publicando. El mercado de las artes marciales es muy reducido, y no es fácil mantener una editorial. Pero el placer que me produce escribir cada vez es mayor.


Quizás lo más especial de sus libros es que son fácilmente comprensibles para un occidental. Los clásicos a veces resultan muy oscuros para nosotros los occidentales, incluso los escritos de maestros modernos.

En primer lugar, para escribir o traducir sobre estos temas hay que tener unos conocimientos de cultura china muy amplios. Debes comprender esos documentos que se escribieron hace dos mil años, con un lenguaje y una mentalidad propia de aquel tiempo. Si intentas traducir esos documentos con una mentalidad de hoy en día, tu trabajo no puede ser acertado. Para interpretar correctamente necesitas adoptar la manera de pensar de los antiguos y comprender la historia, sobre todo en el campo de las artes marciales clásicas.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3398291

Banner
Banner
Banner
Banner