Imprimir

Nº 5 - Otoño 2005

EL TAI CHI Y EL LIBRO
DE LOS CAMBIOS (YI JING)

Jordi Vilà


Si se relacionan los principios del Taijiquan con la teoría del Taiji expuesta en el Yi Jing, es posible llegar a comprender ciertos aspectos poco visibles en la teoría y práctica de este arte marcial. Taiji es un nombre que surge directamente de las fuentes filosóficas chinas más tradicionales. En el presente artículo se esbozan con brevedad los lazos que unen la filosofía del Yi Jing con el Taijiquan.


La escasez de verdaderos maestros de artes marciales chinas y en especial de Taijiquan se debe a la extrema complejidad del arte. Otros estilos de lucha y defensa personal se centran en la técnica de combate, pero el Taijiquan requiere además conocimientos de medicina tradicional, bioenergética y filosofía clásica china.

Desde luego, no hace falta estudiar filosofía para ser un excelente artista marcial, ni para mantener una salud aceptablemente buena, pero una de las características del Taijiquan como arte es su énfasis en la combinación de cultura y marcialidad (wen y wu). Suele ocurrir que los estudiantes, a medida que avanzan en el camino de las artes marciales, van encontrando distintos escollos que la simple práctica repetitiva del ejercicio no puede salvar. Entonces es tradición recurrir a aspectos clásicos de la cultura china como la caligrafía, acupuntura, filosofía o pintura, que les permita observar esos escollos desde un punto de vista distinto y así poder superarlos. El estudio del Yi Jing (o I Ching) puede servir como herramienta para comprender los más profundos nexos entre filosofía y Taijiquan.


¿QUÉ ES EL YI JING?

Desde su inicio el Taijiquan, o Boxeo del Polo Supremo, ha gozado de una relación especial e inapelable con el Yi Jing. El origen de este libro se remonta más de treinta siglos y nació como herramienta de adivinación utilizada por la nobleza de la dinastía Zhou. Los chamanes y magos fusiestablecieron un código que les permitiese contactar con los antepasados fallecidos, sus dioses y las fuerzas de la naturaleza. Este código se convirtió en una serie de líneas enteras que representaban la fuerza yang, positiva y luminosa, y de líneas partidas que encarnaban la fuerza yin, negativa y oscura. La interacción de ambas fuerzas en oposición y complementariedad terminó generando un extenso sistema de clasificación basado en la superposición de estos códigos hasta formar figuras de seis líneas o hexagramas, que representaban distintas cantidades de yin y yang y señalaban su crecimiento y mengua. Estos hexagramas, 64 en total, se utilizaban como símbolos de fuerzas de la naturaleza y su significado podía extrapolarse al mundo humano. Las relaciones familiares, sociales, militares y religiosas se explicaban mediante el simbolismo del yin-yang, de la dureza y la flexibilidad.

Con el tiempo estas figuras se fueron asociando a unos textos concretos a modo de pequeños poemas, breves pero de gran fuerza, que atrajeron la atención de sabios y eruditos chinos. Así, los más grandes pensadores de todas las dinastías chinas comentaron, ampliaron y anotaron su contenido. Según las enseñanzas confucianas esto terminó por elevar el Libro de los Cambios al nivel de obra maestra de la filosofía, “el primero entre los Clásicos”. Puesto que la idea básica subyacente a estas figuras era la transformación, mutación y variabilidad de todas las cosas y todos los acontecimientos, se denominó al conjunto Yi Jing11) Yi = cambios, Jing = libro clásico. . Su contenido ha servido a los filósofos chinos para estructurar una teoría de la totalidad sorprendente. Como se lee en uno de sus comentarios clásicos:

“¡Vastos y enormes son en verdad los Cambios (explicados en el Yi Jing)!
Si hablamos de ellos como de algo lejano, no tienen límite; si hablamos
de ellos como de algo cercano, se muestran silenciosos y rectos, y si
hablamos de ellos como de algo que se sitúa entre el Cielo y la Tierra,
entonces se los ve como algo perfectamente completo”.



La leyenda tradicional afirma que los sabios de la antigüedad crearon ocho figuras de tres líneas o trigramas para explicar las relaciones entre yin y yang (Tabla 1). Sin embargo, investigaciones arqueológicas y paleográficas recientes sugieren que los antiguos chinos utilizaron primero los 64 hexagramas y más tarde los desdoblaron para obtener ocho figuras raíz que podían servir como un código fuente que explicase con más precisión el proceso de cambio entre las energías yin y yang.



Si hubiese que definir toda la sabiduría del Yi Jing en una sola frase, es muy probable que bastase con exponer la sentencia hallada en la primera parte del apéndice del Yi Jing conocido como la Quinta Ala: “Un yin y un yang: a eso se llama Tao”. Esta definición, completamente desnuda de comentarios superfluos, sirve tanto para definir la mecánica del cosmos como para explicar de modo contundente la actitud que debe mostrar el practicante de Taijiquan. La doctrina del Libro de los Cambios ha empapado todo el cuerpo teórico del Taiji, de modo que gran parte del contenido del boxeo Taiji puede explicarse mediante el lenguaje incluido en este libro.

En primer lugar, el nombre Taiji proviene de forma directa del Libro de los Cambios22) Polo Supremo: Tai = supremo, máximo; Ji = polo, extremo. . Más o menos a partir del siglo V a.C. se añaden al texto original del Yi Jing, llamado Cambios de la Dinastía Zhou (Zhouyi), distintos comentarios que explican en clave filosófica, ética, cosmológica o social, los grandes temas contenidos en el texto. Estos comentarios son conocidos comúnmente con el nombre colectivo de las Diez Alas (shi yi). La primera mención histórica del concepto de Taiji aparece en el Comentario para las sentencias anexas (Xici), más largo que el propio texto original del Yi Jing y mucho más influyente en el pensamiento filosófico chino. El texto explica:

En (el Libro de) los Cambios existe el Polo Supremo (Taiji);
Que origina los Dos Modelos (Liangyi),
Los Dos Modelos originan las Cuatro Imágenes (Sixiang);
Las Cuatro Imágenes generan los Ocho Trigramas (Bagua);
Los Ocho Trigramas determinan lo afortunado y lo nefasto.
Lo afortunado y lo nefasto generan la Gran Obra33) Todas las citas del texto del Libro de los Cambios pertenecen a la traducción de Jordi Vilà Oliveras y Albert Galvany publicada por Eds. Atalanta. Girona, 2006. .

Según este comentario, el Taiji corresponde a las polaridades yin y yang indivisas, mezcladas y armonizadas. Cuando yin y yang se separan y emprenden el trabajo que les es propio, se les denomina los Dos Modelos, término que representa el yin y el yang separados. Como estas dos polaridades se subdividen a su vez en poco yin, mucho yin, poco yang y mucho yang, el texto habla de las Cuatro Imágenes. Los Ocho Trigramas, por su parte, representan una disposición de yin y yang según un patrón mucho más preciso.

Este texto también permite explicar la recreación cosmológica y energética que aparece durante la práctica del Taijiquan. Al principio el practicante deberá pararse, relajado y natural, con la mente quieta y el cuerpo tranquilo, representando la mezcla de yin y yang bajo el aspecto de un Taiji. Al separar las piernas e iniciar los movimientos de la forma el yin y el yang se definen claramente y los Dos Modelos se hacen patentes de manera independiente. Al empezar a moverse en los cuatro puntos cardinales, el practicante ejemplifica las Cuatro Imágenes, y las acciones y movimientos de sus extremidades superiores en los ocho puntos cardinales de la rosa de los vientos representan la evolución de los Ocho Trigramas.

Así es como durante la práctica del Taijiquan se recrea la génesis de la Gran Obra expuesta en el Libro de los Cambios.



LAS OCHO PUERTAS DEL TAIJIQUAN

tabla02Es posible que el arte del Taijiquan tuviera en su origen otro nombre que no ha llegado hasta nuestros días y que existieran dos estilos de Taijiquan distintos: uno más antiguo y puesto a punto en los templos de las montañas de Wudang y otro diseñado por los miembros de la milicia local del pueblo de campesinos de Chenjiagou. Incluso cabe la posibilidad de que el término fuese acuñado por personas cercanas a la corte manchú44) Cf. El poema de Weng Donghe, citado en Vilà, J. El Taijiquan de Yang Luchan en la Ciudad Prohibida (I), TAI CHI CHUAN nº 1, Otoño 2004, pág. 55. Es interesante señalar que el término Taijiquan no aparece en los clásicos supuestamente más antiguos y que se nombra por primera vez en el Tratado del Taijiquan atribuido a Wang Zongyue y fechado, de forma incierta, a finales del s. XVIII. El inicio de este tratado está influenciado con claridad por el texto del cosmólogo neoconfuciano Zhou Dunyi (1017-1073). . Tampoco es descabellado pensar que distintos maestros de artes marciales sin contacto entre sí utilizasen uno de los conceptos filosóficos más potentes del pensamiento clásico chino, como es el diagrama del Taiji con su teoría del yin-yang.

Sea como fuere, se incluye una exposición clarísima de la relación entre los movimientos marciales y la teoría de los Ocho Trigramas en el texto más famoso del Taijiquan divulgado por los miembros de la familia Wu y atribuido al alquimista del siglo XIV Zhang Sanfeng:

El boxeo largo es como un largo río o un gran mar, fluyendo y fluyendo sin fin.
Peng, Lu, Ji, An, Cai, Lie, Zhou y Kao55) Las Ocho Fuerzas, ver Glosario.- corresponden a los Ocho Trigramas;
Jin Bu, Tui Bu, You Pan, Zuo Gu, Zhong Ding66) Las Cinco Direcciones, ver Glosario.- corresponden a los cinco Elementos.

--Peng corresponde a Agua -------tri1
-- corresponde a Fuego ---------tri2
--Ji corresponde a Trueno ---.---.--tri3
--An corresponde a Lago --------- -tri4-

que son las cuatro direcciones cardinales;

caimicro --Cai corresponde a Cielo -----------tri5
--Lie corresponde a Tierra ----- ------tri6
--Zhou corresponde a Montaña -----tri7
--Kao corresponde a Viento --- ------tri8

que son las cuatro diagonales.

Este texto permite observar la relación entre las energías básicas del Taiji denominadas ba men u ocho puertas, (Tabla 2) y los trigramas. Por ejemplo, la acción de An o empujar, corresponde al trigrama “lago”. En este trigrama vemos dos líneas yang abajo que representan respectivamente las piernas y la cintura, y una línea yin que representa las dos manos vacías de tensión. La imagen del trigrama indica que la fuerza yang para el empujón debe surgir de abajo y no de las manos, que se mantienen relativamente pasivas durante la acción.

La comprensión de los Ocho Trigramas permite entender la aplicación adecuada de la fuerza-energía al proporcionar mayor claridad en la percepción de la cantidad de yin-yang presente en cada acción, así como su ubicación tanto en el propio cuerpo como en el del adversario.

A lo largo del tiempo diferentes estudiosos77) Hasta donde hemos podido investigar, Sun Lutang (1860-1932) fue el primero en hacer público este tipo de correspondencias.- han diseñado distintas correspondencias (o "resonancias", según el lenguaje del Yi Jing), entre las ocho puertas del Taiji, los trigramas, las partes del cuerpo que se estimulan durante la acción, el animal simbólico que les corresponde88) La relación animal / trigrama / zona anatómica es de gran importancia para el estudio del estilo interno de boxeo chino Baguazhang.- y el trabajo alquímico interno que se realiza al estimular ciertos puntos vitales y los meridianos implicados99) Cada escuela tradicional ofrece su propia explicación sobre esta teoría de correspondencias, por lo que suele haber discrepancias entre textos y estilos. Aquí seguimos la que nos proporcionaron Zheng Qin y Su Yu Chang.- (Tabla 3).



tabla03


Estas correspondencias intentan exponer parte de los procesos que tienen lugar durante la práctica y permiten establecer unas reglas que expliquen por qué el Taiji es, además de un arte de combate, una ciencia de la salud y un trabajo de meditación y energía interna. Durante el ejercicio del Taijiquan los practicantes no deben sumergirse en juegos malabares intelectuales; antes bien, deberán buscar la calma mental más profunda. Sólo de este modo la energía interna podrá fluir libremente. De ningún modo se exige al practicante que piense en todos estos detalles y en estas interminables listas de correspondencias durante la práctica, puesto que si la mente se entretiene en disquisiciones metafísicas en vez de buscar la calma interior, su energía se bloqueará y todo el trabajo se echará a perder.


El YI JING Y EL CUERPO HUMANO

La relación estrecha entre taoísmo, medicina tradicional y Taiji ha permitido que se establezcan distintas series de resonancias que van mucho más allá del mero simbolismo de los Ocho Trigramas. Una de estas series tradicionales equipara de un modo maravilloso todos los símbolos del Yi Jing con el cuerpo humano. De acuerdo con esta teoría, el Taiji corresponde al dantian, el auténtico generador de energía y movimiento. Los dos riñones se equiparan con el yin y el yang, los Dos Modelos. Es evidente que todas las acciones deberán partir de esta zona, puesto que representa el punto más cercano al Tao. Las Cuatro Imágenes se relacionan con las cuatro extremidades, pero como éstas tienen dos segmentos cada una, los brazos y las piernas corresponden a los Ocho Trigramas. Del mismo modo que los Ocho Trigramas deben actuar en armonía, los brazos y las piernas tienen que formar parte de un todo armónico, sin obrar de manera independiente. De esta forma se manifesta el equilibrio entre yin y yang y no su oposición.

Los dedos de cada extremidad contienen en total 14 articulaciones o segmentos, así que entre manos y pies se suman 56 segmentos, que se relacionarían con otros tantos hexagramas. Pero dado que ocho de los hexagramas están formados por trigramas repetidos, por ejemplo, cielo / cielo; fuego / fuego, etc., se vuelven a contar las articulaciones de brazos y piernas, que representan los Ocho Trigramas (56+8), lo que nos da 64, el número total de hexagramas del Yi Jing (Tabla 4).



Cada uno de los hexagramas está ligado de forma indisoluble al Taiji primario y, del mismo modo, cada una de las sesenta y cuatro articulaciones principales del cuerpo humano debe estar constantemente unida al dantian. Al practicar Taiji, cada vez que se mueve un simple dedo el impulso original debe partir del Taiji primario, es decir, del dantian, y expresar la compleja armonía que impregna toda la teoría del Libro de los Cambios1010) Esta compleja serie nos fue transmitida por el profesor Zheng Qin, experto en el estilo Chen de Taijiquan. Su objetivo era hacernos comprender que sólo si los 64 hexagramas (articulaciones) se movían simultáneamente gracias al impulso del símbolo del Taiji “escondido” en nuestro dantian, se podía generar energía Peng en todas y cada una de las partes del cuerpo.--.

En las páginas del Yi Jing los practicantes sinceros de Taijiquan pueden encontrar una inagotable fuente de información en forma de crípticos mensajes que van destinados al subconsciente. Por ejemplo, el hexagrama 1, Qian, principio activo del cielo, ejemplifica las cualidades de la energía yang, mientras que el hexagrama 2, Kun, principio pasivo de la tierra, recoge las cualidades de lo yin. Los trigramas 11 y 63 hablan de cómo armonizar estas dos polaridades, mientras que el 12 y el 64 explican lo que ocurre cuando yin y yang no pueden combinarse con fluidez. El 34 resume los peligros del uso excesivo de la fuerza bruta durante la práctica del Taiji y sobre todo del empuje de manos. El 50 habla del equilibrio interno y resulta fácil comparar el trípode del texto con el dantian inferior. En el hexagrama 52 se comenta: “Inmovilización en las caderas, pudiendo llegar a desgarrar el espinazo. Hay tanto peligro que puede llegar a sofocar el corazón”. El texto parece dirigirse especialmente a los practicantes de Taijiquan al tratar el problema del uso correcto de la cadera.

En definitiva, los practicantes de Taijiquan debemos buscar “la perspicacia, lucidez y presciencia de los sabios de antaño, quienes poseían el poder del guerrero espiritual, que no empleaban para matar a sus semejantes sino para esclarecer el Tao del Cielo y examinar las condiciones de vida de la gente común” (Yi Jing, 5ª Ala Xici, I-11). spirito


Jordi Vilà
es profesor de artes marciales chinas y Qigong, licenciado en medicina tradicional china, especialista en Xingyiquan y Taijiquan estilo Chen.
(Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Tienes que activar JavaScript para visualizarla).


NOTAS:

1) Yi = cambios, Jing = libro clásico.

2) Polo Supremo: Tai = supremo, máximo; Ji = polo, extremo.

3) Todas las citas del texto del Libro de los Cambios pertenecen a la traducción de Jordi Vilà Oliveras, de próxima publicación.

4) Cf. El poema de Weng Donghe, citado en Vilà, J. El Taijiquan de Yang Luchan en la Ciudad Prohibida (I), TAI CHI CHUAN nº 1, Otoño 2004, pág. 55. Es interesante señalar que el término Taijiquan no aparece en los clásicos supuestamente más antiguos y que se nombra por primera vez en el Tratado del Taijiquan atribuido a Wang Zongyue y fechado, de forma incierta, a finales del s. XVIII. El inicio de este tratado está influenciado con claridad por el texto del cosmólogo neoconfuciano Zhou Dunyi (1017-1073).

5) Las Ocho Fuerzas, ver Glosario.

6) Las Cinco Direcciones, ver Glosario.

7) Hasta donde hemos podido investigar, Sun Lutang (1860-1932) fue el primero en hacer público este tipo de correspondencias.

8) La relación animal/trigrama/zona anatómica es de gran importancia para el estudio del estilo interno de boxeo chino Baguazhang.

9) Cada escuela tradicional ofrece su propia explicación sobre esta teoría de correspondencias, por lo que suele haber discrepancias entre textos y estilos. Aquí seguimos la que nos proporcionaron Zheng Qin y Su Yu Chang.

10) Esta compleja serie nos fue transmitida por el profesor Zheng Qin, experto en el estilo Chen de Taijiquan. Su objetivo era hacernos comprender que sólo si los 64 hexagramas (articulaciones) se movían simultáneamente gracias al impulso del símbolo Taiji “escondido” en nuestro dantian, se podía generar energía Peng en todas y cada una de las partes del cuerpo.