Artículos Todos los artículos (Lista) CHENG MAN CHING Y LA ESGRIMA DE TAIJI. Entrevista con Ken Van Sickle
E-mail Imprimir


¿Puedes explicar qué entiendes por exceso y carencia?

Un ejemplo de exceso es cuando el compañero presiona en cualquier dirección sobre nuestra hoja: esto nos proporciona la energía necesaria para atacar, moviéndonos a lo largo del mismo círculo y en la misma dirección y, a continuación, reducir el círculo en una espiral que lleva a cmcsw2nuestra hoja a tocar su cuerpo. Es una aplicación del principio de Taiji de recoger la fuerza del oponente para nuestra ventaja. Sentir los cambios de presión a través de la espada es el nivel básico de ting jin en la esgrima.Un ejemplo de carencia es una apertura no intencionada de la guardia del oponente, o incluso una ligera disminución en su atención: en este caso hay que atacar de inmediato, debe convertirse en un reflejo automático que se activa en una fracción de segundo. Se puede entrenar este aspecto mientras se practica con un compañero: de repente, y sin ningún tipo de patrón preconcebido, abrir la guardia. Apenas uno de los dos muestra una apertura, el otro debe atacar inmediatamente.


¿Puedes decirnos algo acerca del tipo de intención que se debe cultivar en la esgrima de Taiji?

La intención es la misma que buscamos en el tui shou, así que me limitaré a subrayar algunos aspectos que son de particular relevancia en el contexto de la esgrima. Ante todo, moverse sinceramente: entregarse plenamente a la acción que se esté haciendo, de manera que el compañero reciba algo sustancial y no sólo un gesto externo. Esto afecta profundamente a la reacción instintiva del cuerpo y las fuerzas que se generan. También significa que nunca se debe "fintar", en el sentido de que toda acción debe estar respaldada por una verdadera intención, de lo contrario la reacción que se espera del contrario simplemente no se produce. Debemos estar listos para aprovechar cualquier posibilidad kvs04que el oponente ofrezca para atacarle: es un generoso regalo, y sería grosero rechazarlo. Se puede mostrar gratitud cortándolo con dulzura, amabilidad y una sonrisa. La esgrima de Taiji requiere un profundo respeto por el cuerpo del otro, por lo tanto no se debe golpear nunca con fuerza. La seguridad es esencial para el pleno disfrute de la práctica. En cuarenta años de práctica, el único incidente que he presenciado se saldó con un diente roto, un corte en la cabeza y algunos moretones en las muñecas. Creo que son unos resultados muy positivos en comparación con otros estilos marciales y deportes... Una cosa que puede ayudarnos a ser más cuidadosos y atentos es habituarnos a manejar la espada de madera como si se tratara de una verdadera espada, con el mismo respeto y atención que prestaríamos a una hoja de acero bien afilada. Por último, debo mencionar la primera y la más grave “enfermedad de la espada", que es el deseo de ganar. Esto puede ralentizar el aprendizaje o incluso interrumpir el flujo de información más profunda procedente del profesor y de nuestro propio cuerpo.


¿Dónde  se debe dirigir la mirada mientras se practica la esgrima de Taiji?

Al principio necesitamos centrar la vista para evitar que la mente vague, por lo que miraremos a la espada o a los ojos del oponente, pero más tarde hay que desarrollar una visión de conjunto, que es mucho mejor, pues enfocar la mente en un punto puede dejar la mente atrapada fácilmente. La clave es mantenerse centrado: si el contrario ataca y nuestra mente se dirige al punto que en ese momento está amenazado, el resto del  cuerpo quedará al descubierto y será vulnerable.


¿Cómo se usa la mano sin arma en la esgrima?

La mano no armada es fundamental: como en cualquier otra forma de entrenamiento de Taiji, todas las partes del cuerpo deben estar totalmente conectadas con el centro. En esencia esta mano equilibra constantemente la mano armada. También se puede utilizar, si se presenta la oportunidad, para controlar la mano del oponente mientras le atacamos con la espada. Por lo tanto, no hay que dejar nunca que la mano cuelgue inerte, debe estar viva. Lo mejor es tenerla lista para la acción delante del cuerpo, con una forma redondeada, teniendo cuidado de evitar que el codo se pegue al tronco. Si apuntáis el dedo índice y medio a la muñeca de la mano armada obtendréis la postura fácilmente.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3464960

Banner
Banner
Banner
Banner