Artículos Todos los artículos (Lista) LA PRÁCTICA DE LAS APLICACIONES EN LAS ARTES MARCIALES INTERNAS
E-mail Imprimir


Si nuestro oponente domina algunas técnicas buenas o especiales, buscaremos formas de neutralizarlas, no de esquivarlas. Se dice que el ataque es la mejor defensa, y esquivando no se elimina el problema. Por ejemplo, si el contrario se lanza hacia delante para agarrar nuestra pierna y nosotros retrocedemos para evitarlo, probablemente fracasaremos, porque los pasos hacia atrás son más lentos que los pasos hacia delante. Podremos defendernos mejor si avanzamos que si retrocedemos, ya que avanzando nos será más fácil mantener el equilibrio y destruir el ritmo del movimiento del oponente.

wps02La paciencia es importante, sobre todo si nos enfrentamos a personas con unas habilidades similares o superiores a las nuestras. Es  mejor admitir que la tarea no es fácil y que nuestra única posibilidad de ganar radica en que el contrario cometa un error. Podemos esperar pacientemente y vigilar para ver si nos da esta oportunidad. No obstante, eso no significa quedarse sin hacer nada. Debemos intentar mantenernos a salvo de sus ataques y buscar la forma de causarle algún problema.

Wen, ling, song, jing y jue son cualidades necesarias para la lucha, y estos conceptos tienen aspectos tanto psicológicos como físicos. Wen se refiere a la estabilidad tanto de la mente como del cuerpo, y esta característica puede manifestarse no precipitándonos en la ejecución de las técnicas. En el calor del combate es fácil acelerarse en los movimientos, y nuestra mente también puede empezar a correr. Cuando nos precipitamos es muy probable que olvidemos lo que tenemos que hacer, así que es importante calmarse y dar a nuestras respuestas un ritmo medido. Ling significa "moverse con agilidad y viveza", song denota relajación, y jing expresa una sensación de tranquilidad y calma. Jue significa "tomar decisiones resueltamente" y ejecutarlas sin vacilación. Si tenemos la posibilidad de ganar el combate, debemos aplicar la técnica al instante y con confianza. Las oportunidades se pierden rápidamente y puede que no aparezcan de nuevo.

En el entrenamiento de las aplicaciones nunca debemos juzgar nuestra habilidad por el hecho de que seamos capaces de utilizar una técnica determinada. En cambio, preguntémonos si nuestra acción aplica correctamente un principio. A veces una habilidad elemental, o incluso una Lu00habilidad técnicamente inadecuada para una situación concreta puede funcionar si se adhiere a un principio. Si nuestras técnicas siguen principios correctos, progresaremos. No debemos sentir frustración o rabia si no ganamos una pelea o fracasamos en la utilización de una técnica. Siempre debemos pensar en cómo aprender de la experiencia de manera que nuestra técnica mejore.

La práctica y el entrenamiento pueden proporcionarnos un conocimiento básico y un desarrollo de nuestras aptitudes, pero para ser un buen luchador hace falta mucha experiencia en situaciones reales de combate. Si utilizamos lo que aprendemos en la lucha para afinar nuestro entrenamiento y lo que aprendemos en el entrenamiento para mejorar en nuestra lucha, poco a poco llegaremos a desarrollar nuestras posibilidades al máximo.


Este artículo ha sido extraído del libro Técnicas de combate de Taiji, Xingyi y Bagua. Editorial Paidotribo. Badalona, 2009. Agradecemos a Lu Shengli, Zhang Yun, Roger Paulo y a la editorial Paidotribo que hayan hecho posible la publicación de este trabajo.


Lu Shengli
se inició en el aprendizaje de las artes marciales a los diez años. En 1970 se convirtió en discípulo de Luo Shuohan y posteriormente de Wang Peisheng. Enseña en Pekín desde 1984, donde ejerce como instructor de artes marciales en Asociación de Taiji Quan estilo Wu de Pekín y como profesor en el Instituto de Tecnologías de la Información.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3409700

Banner
Banner
Banner
Banner