Artículos Todos los artículos (Lista) LA PRÁCTICA DE LAS APLICACIONES EN LAS ARTES MARCIALES INTERNAS
E-mail Imprimir


Nº 18 - Verano 2009

LA PRÁCTICA DE LAS APLICACIONES
EN LAS ARTES MARCIALES INTERNAS

caliapl

Lu Shengli


N o son pocos los practicantes de artes internas que tras años de trabajo se sienten frustrados y decepcionados al comprobar que lo que han aprendido no funciona en un combate de competición, y aún menos en un enfrentamiento real. En este artículo extraído del libro de reciente publicación Técnicas de combate de Taiji, Xingyi y Bagua, Lu Shengli analiza este problema y describe las bases y los pasos necesarios para entrenar eficazmente las aplicaciones.

El entrenamiento básico del gongfu y la práctica de las aplicaciones son los dos pilares de la instrucción de las artes marciales chinas tradicionales. El entrenamiento básico del gongfu, que comprende los trabajos de estiramientos y fuerza, las posturas estáticas y la práctica de la forma, constituye el fundamento de las habilidades básicas. La práctica de las aplicaciones desarrolla las técnicas de lucha. El doble objetivo del entrenamiento básico del gongfu en el ámbito de las artes marciales internas es acondicionar el cuerpo para que pueda ejecutar todas las técnicas marciales, y modificar los componentes internos (shen, yi y qi) a fin de que puedan adaptarse a los principios de las artes marciales y a los requisitos propios de sus técnicas.

Lu01Dado que el primer objetivo es relativamente fácil de comprender, el entrenamiento se centra normalmente en el segundo, y para ello el mejor método es la práctica de la forma. En la práctica de las artes marciales tradicionales siempre se han incluido numerosas formas. Normalmente se requiere un largo período de práctica para dominar el entrenamiento de la forma antes de pasar al entrenamiento de la aplicación. Por lo general se considera que si no tenemos una buena base nunca alcanzaremos un verdadero dominio de las aplicaciones.

Debido a que los principios y las características de las artes marciales internas son muy diferentes de los de otras artes marciales, el entrenamiento de las aplicaciones también lo es. Por desgracia, en los últimos cien años muy pocos grupos han ofrecido a sus alumnos un entrenamiento sólido de las aplicaciones. Esta carencia se debe a diferentes razones, pero la principal es que el entrenamiento básico del gongfu se consideraba tan importante que se dedicaba poco tiempo a la práctica de las técnicas de lucha. Este excesivo énfasis en el entrenamiento básico del gongfu en detrimento relativo del entrenamiento de las aplicaciones ha sido muy habitual, por lo que muchos conocimientos se han perdido para siempre. Incluso hay grupos de artes marciales que siguen siendo famosas hoy en día por las técnicas de lucha heredadas de pasadas generaciones pero cuyos practicantes actuales carecen de habilidades de combate de alto nivel. Aunque conocen muchas formas, estos artistas marciales carecen de experiencia en la aplicación de los movimientos que tan intensamente practican.


El entrenamiento de las aplicaciones

En la mayoría de los grupos o escuelas de artes marciales el principal entrenamiento de aplicaciones es chai shou o “tomar técnicas parciales de las formas”. Esto significa aislar cada técnica de la forma para practicarla y comprender su aplicación con detalle. Este entrenamiento proporciona conocimientos sobre cómo combatir utilizando las técnicas desarrolladas con la práctica de la forma. En chai shou se trabaja cada técnica en detalle. El profesor debe analizar la dirección, el ángulo, la oportunidad (timing), la fuerza y los métodos para conectar todas las técnicas y cambiar de una a otra. Luego, según este análisis, los alumnos practican cada técnica primero individualmente y luego con un compañero. En los diferentes estilos y grupos de artes marciales se utiliza una amplia variedad de técnicas y pasos en el entrenamiento.

A diferencia de los métodos de adiestramiento de otros estilos de artes marciales, tanto las técnicas como el objetivo de la práctica de la forma en las artes internas son diferentes de las utilizadas en el entrenamiento de las aplicaciones. Los movimientos que se practican con la forma son diferentes de los movimientos análogos aplicados al combate. En la práctica de la forma, por ejemplo, los movimientos siempre deben ser grandes para entrenar las habilidades internas. Sin embargo, al entrenar las aplicaciones los movimientos deben ser pequeños para que tengan la máxima eficacia.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 2
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3097885

Banner
Banner
Banner
Banner