Artículos Todos los artículos (Lista) PUNTOS VITALES PARA LA PRÁCTICA (IV): LAOGONG
E-mail Imprimir


El feng shui del suelo

Puede parecer pueril, infantil e irrealista el hecho de entrenarnos para sentir el campo periférico que puede existir alrededor de un árbol, mezclar el nuestro con el suyo e incluso dialogar sensitivamente con él. Esto parece francamente estúpido desde el punto de vista que exponen los científicos racionalistas más duros acerca del mundo de lo visible. Sin embargo, en el mundo de la sensación esto es muy posible, y las personas que realizan este tipo de prácticas tienen una vivencia objetiva y realista.

zahoriEsta realidad proviene de la parte menos visible del mundo y de nuestra existencia, y a veces tiene efectos directos en el ámbito de lo manifiesto. Por ejemplo, cuando situamos las manos en la posición correspondiente a la palma de la tierra en el Baguazhang, la sensibilidad puede indicarnos cuáles son las zonas sanas o malsanas de un terreno, sintiéndolas al pasar justo por encima, como un zahorí con sus varillas de avellano.

Lo que me permite hablar de estas cosas sin tener la impresión de ser extravagante es la constatación que he vivido objetiva y repetidamente de que numerosas personas que tienen la sensibilidad despierta, sin ponerse de acuerdo, encuentran en un terreno cualidades idénticas en las mismas zonas espaciales. Esta posibilidad se revela cada vez más factible cuando se efectúa el test de forma «científica», sin que las personas que hacen el testaje se hayan visto antes ni haya habido comunicación entre ellos.


La imposición de manos

De la misma manera la palma de la tierra del Baguazhang se encuentra relacionada con la noción de lo que en otro tiempo en occidente llamamos imposición de manos y cuyo significado se recogió, un siglo atrás y tal vez por error, bajo el término de magnetismo. Los intentos intelectuales que apuntan a dar una base científica a la imposición de manos asociándola con el magnetismo han ofrecido a los paladines de las ciencias llamadas «exactas» un incentivo para la controversia. Así, han tenido la oportunidad de oponerse a uno de los métodos terapéuticos más antiguos que existen y rebatir su eficacia. Pero no porque haya en un sector social algunos charlatanes hay que rechazar la integridad de este método. En el fondo la imposición de manos no se opone a la ciencia y es algo sano mientras no se considere superior o pretenda reemplazar a la medicina científica, puesto que ambas son de gran interés.

manos4Con la imposición de manos entramos en el aspecto de restitución de la energía característico del punto Laogong. La energía pasa naturalmente a través de la mano y nosotros, de alguna forma, no tenemos nada que hacer. Existen numerosos métodos para esto, pero todos emplean la mano y el Laogong. Esta práctica a menudo se acompaña de una actitud espiritual pero funciona con independencia de cual sea la religión que practiquemos, incluso si somos ateos. La fe, el Espíritu Santo o el Qi no son propiedad de nadie. A occidente han llegado desde Japón los métodos de Yuki y después, de forma más reciente, el Reiki. La tradición china prescinde del concepto de Dios. Más bien orienta su pensamiento hacia una noción de armonía universal a la cual intenta adherirse íntimamente la persona que impone sus manos.

En el Qigong terapéutico chino se utiliza la proyección del Qi a través del punto Laogong. Entre los que usan este método aunque sólo sea una vez, existen personas muy eficaces y competentes y otras que es mejor evitar debido a su falta de seriedad. En el fondo la calidad no es una cuestión de disciplina o del sector determinado al que se pertenezca, sino más bien tiene que ver con la humanidad de la persona. En todos los ámbitos hay gente buena y otros que lo son menos.


El masaje del Laogong

El método de la relajación coreana se parece a los masajes pero en relación a ellos presenta una gran diferencia. En la relajación occidental que se ha importado de la India, como por ejemplo el Yoga Nidra, una persona tumbada persigue un viaje interior conducida por un guía de voz suave y un poco cavernosa. Durante la relajación coreana la persona está tumbada y se abandona a manos expertas en las técnicas vibracionales y no se pronuncia una sola palabra. El receptor adopta cada vez diferentes posturas mientras se le hace vibrar su cuerpo a través de un impulso manual preciso que se va desplazando y que incluye a veces al mismo tiempo un ligero estiramiento.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3437670

Banner
Banner
Banner
Banner