Artículos Todos los artículos (Lista) LAS FUERZAS DEL TAIJIQUAN. De la forma al empuje de manos
E-mail Imprimir

Nº 8 - Verano 2006

TuishouLAS FUERZAS DEL TAIJIQUAN:
De la forma al empuje de manos

Wang Fengming


Aunque existan diferencias entre los estilos de Taiji en cuanto a movimientos y velocidad de ejecución, cuando hablamos de Taijiquan el contenido es básicamente el mismo. Todos los estilos se basan en los principios del cambio entre yin y yang y en las Trece Posturas. En este artículo, extraído de un libro del autor de reciente publicación en China11) Taiji tuishou jiji chuanzhen (Retrato de aplicaciones del empuje de manos del Taijiquan). Wang Fengming (compilador), Feng Zhiqiang (trasmisor). Renmin Tiyu, Pekín, 2005. De próxima publicación en español en Ed. Alas. , se plantea por qué es necesario dominar cada una de las posturas de la forma para sacar partido al empuje de manos, el sentido de las aplicaciones marciales y los efectos que provoca la circulación de la energía interna.


Se habla de "conocimiento propio" cuando las formas de Taijiquan se practican con la finalidad de alcanzar un entendimiento personal de las Trece posturas, experimentarlas y aprender a utilizarlas. En el empuje de manos, o tuishou, ponemos en práctica ante un contrario las fuerzas que hemos desarrollado durante el entrenamiento de las formas. En esta etapa alcanzamos una comprensión mayor de cada una de las fuerzas, sus ángulos de aplicación y las técnicas que contienen. El empuje de manos es, por tanto, una prueba para examinar el nivel de destreza que hemos adquirido con las formas y nos muestra en qué fase del aprendizaje nos encontramos.

Durante la práctica de las formas no podemos realizar fajin sobre un cuerpo real ni recibir la aplicación de ninguna fuerza. Sólo en el empuje de manos existe un intercambio de fuerzas entre los dos participantes. Según la teoría del Taijiquan se dice que en el tuishou ejercitamos el conocimiento propio y el del contrario. Se compara el empuje de manos con una regla de medir o con un espejo. Así, practicar las fuerzas del Taijiquan durante el tuishou es la única forma de medir y comprobar hasta dónde ha llegado nuestro nivel marcial.

El tuishou y las aplicaciones marciales

Para practicar empuje de manos se necesita tener conocimientos previos de Taijiquan. Los movimientos deben ser correctos, suaves y relajados, tiene que haber coordinación entre la parte superior y la inferior del cuerpo, unificación entre lo interno y lo externo, ligereza y relajación, y una distinción clara entre vacío y lleno. Una vez hayamos alcanzado destreza en las posturas del Taijiquan estaremos preparados para practicar las distintas técnicas en el tuishou. Con el empuje de manos es posible mejorar la práctica de la forma y comprobar si la fuerza que estamos aplicando es la adecuada y si las posturas son correctas o no. Así, el tuishou nos ayuda a desarrollar suavidad y relajación, fuerza interna, destreza y sensibilidad ante los ataques. Por eso la forma y el tuishou son actividades totalmente complementarias y deben entrenarse de manera conjunta.

Dominar la forma y coordinar sus movimientos son condiciones indispensables para mejorar el trabajo de empuje de manos. El avance en la forma conlleva el progreso en el tuishou y viceversa. En el Tratado sobre el Taijiquan de Wang Zongyue se dice: “A través de la maestría de los movimientos alcanzaremos una comprensión progresiva de la fuerza interna que, a su vez, nos conducirá a un entendimiento de lo espiritual”. Por otro lado, en la Canción del empuje de manos se nos recuerda: “Es necesario aplicar concienzudamente las fuerzas de expandir o peng, desviar o , presionar o ji y empujar o an. Si hay coordinación entre la parte superior y la inferior del cuerpo, al oponente le resultará difícil entrar”. Estos escritos corroboran la idea de que sólo la practica del Taijiquan y el tuishou nos conducirán hasta la esencia del arte. El término “maestría de los movimientos” se refiere a la práctica correcta tanto de los movimientos en sí como de las posturas, y a la aplicación en combate de cada uno de ellos.

Respecto a las fuerzas de expandir, desviar, presionar y empujar, primero deben entenderse y practicarse correctamente. Sólo cuando estemos familiarizados con ellas podremos llegar a entender de manera progresiva qué tipo de fuerza usa el contrario y en qué situación debemos utilizar cada una. Esto es lo que se conoce en la jerga del Taijiquan como la “escucha” y la “comprensión” de la fuerza22) Cuando habla de fuerza el autor se refiere a neijin o potencia refinada interna, que no constituye ningún tipo de fuerza muscular. Es la fuerza del dantian expresada en las manos que se genera con la práctica asidua de todo arte marcial interno. N. del T. . Estas dos habilidades son difíciles de dominar y reflejan una destreza marcial elevada. Una vez que hayamos alcanzado este nivel la práctica continuada nos llevará a seguir profundizando en el arte hasta lograr “vencer un ataque de quinientos kilos con sólo cien gramos”33) En chino el texto original dice “mover con cuatro liang mil jin”. Ambos términos, liang y jin, son medidas de peso (16 liang equivalen a 1 jin, y 1 jin equivale a 500 gramos). La equivalencia no es exacta, pero la idea de la frase es ser capaz de vencer a una fuerza mayor sin utilizar fuerza. N. del T. , “actuar según nuestra propia voluntad”, “conocer al contrario sin que él nos conozca", y "llegar a una comprensión de lo espiritual”.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3231869

Banner
Banner
Banner
Banner