Artículos Todos los artículos (Lista) EL SABLE DE TAIJI: UNA HISTORIA SECRETA
E-mail Imprimir


Para un renacimiento de la esgrima china

La esgrima china poseía hace mucho tiempo algunos puntos fuertes, pero esta forma de combate se vino abajo con el desarrollo de las coreografías gestuales que constituyen hoy en día la parte esencial de las prácticas, ya sean de Taijiquan o de artes marciales chinas en general. El actor Jet Li es un célebre virtuoso del manejo de las armas de wushu. Aun así, sería incapaz de enfrentarse a un practicante medio de kendo o de esgrima occidental. Para que esto fuera posible tendría que entrenar el combate competitivo con armas cortas, una práctica decididamente marcial cuyo desarrollo fue interrumpido de forma brutal por el poder maoísta a principios de los años cincuenta.

sable3Raros son hoy en día los maestros de artes marciales chinas que perpetúan una práctica con armas que no se limite al habitual folklore del gong fu. Los hermanos Ma Xianda, Ma Mingda y Ma Lingda, los tres expertos de Tongbei Quan, están entre los últimos representantes de una esgrima tradicional eficaz que sale hoy de la sombra después de un paréntesis de medio siglo. Gracias a ellos la esgrima de combate parece renacer en China, una renovación que debería interesar a los practicantes de armas de Taijiquan. Según nuestro punto de vista, los adeptos del Taiji se ven frente a un callejón sin salida metodológico al intentar reconstruir las acciones de la esgrima de espada y sable a partir de los encadenamientos a menudo estilizados y alejados de las prácticas de combate.

Como atestigua el Tratado del Taijiquan, el enfrentamiento físico fue la primera realidad de este arte marcial. La práctica gestual no estuvo codificada en principio más que para facilitar un soporte de desarrollo de ciertas cualidades en el cuerpo. Por ejemplo, en el Taijiquan de Shenji ying la cualidad central que preside el trabajo corporal es el rouhua, es decir, la flexibilidad o rou en las transformaciones o hua. Esto se caracteriza por una importante movilización de la cintura y de la espalda, cuyas ondulaciones permiten la transmisión de la energía cinética o jing. Tomar los encadenamientos como si fuesen toda la herencia de los maestros de un tiempo pasado es ignorar que una transmisión sólo puede pasar a través del contacto directo, es decir, el tuishou y su relación piel a piel para el combate a mano vacía o el “sentimiento del hierro” para las armas.

sable4En la escuela Shenji ying el manejo de las armas debe practicarse primero como en el kendo y la esgrima occidental. Un ejemplo de esto es el aprendizaje de las guardias, los desplazamientos, los ataques fundamentales, las paradas, los principios estratégicos, etc. Otra característica diferencial es que los combates se realizan sobre una pista circular y que la mano libre, los pies y el cuerpo son susceptibles de acudir en ayuda de la mano armada. En este marco tradicional el estudio de las formas de espada y sable se dirige a los practicantes avanzados. Al estar adiestrados en la esgrima de combate poseen los elementos necesarios para descifrar las técnicas. Practican cubiertos con una máscara y revestidos de un peto, equipados con guantes y un arma de madera. Los practicantes del Shenji ying perpetúan así una práctica libre que los unifica a todos y, tomando como ejemplo a los hermanos Ma, intentan hacer renacer la verdadera esgrima china.

Para aquellos que se adentran en este campo y no poseen nada más que un conocimiento de los encadenamientos Yang o Wu, nuestro consejo, debido a la inexistencia de obras serias al respecto en la literatura de las artes marciales chinas, es partir desde el estudio de los tratados y manuales de esgrima europeos. Éstos constituyen un patrimonio de riqueza innegable que resta ignorado para la mayor parte de los artistas marciales asiáticos. A falta de practicantes que  perpetúen el combate con armas cortas chinas, queda siempre la opción de experimentar otras formas de esgrima como el kendo, la espada occidental o el bastón francés. Evitando el error de extrapolar los movimientos de las formas será posible descubrir que en todas las épocas y lugares los verdaderos hombres de espada han hablado siempre el mismo lenguaje.

 


José Carmona Kremser
es diplomado del Instituto de Lenguas y Civilizaciones Orientales de París. Practica artes marciales chinas desde principios de los años 80 y es autor de varias obras en francés publicadas por la editorial Guy Trédaniel.
(Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Tienes que activar JavaScript para visualizarla).


Traducción del francés: Albert Talarn


NOTAS:


1) El termino pei significa “llevar en el cinturón”.
2) Ver El  Taijiquan del Shenji ying. Tai Chi Chuan, Nº 3.
3) Ver Una entrevista con Wang Peisheng. Tai Chi Chuan, Nº 2.
4) Wang Peisheng, Wu shi  jian. Pekín, 1987.
5) Li pi hua shan.
6) He ba.
7) Taiji dao.
8) La escuela Shenji ying se remonta directamente a la figura de Chang Yunjie (1904-1970), el hijo menor de Chang Yuanting.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3339799

Banner
Banner
Banner
Banner