Artículos Todos los artículos (Lista) CHEN YONGFA, LA VOZ DE LA TRADICIÓN.
E-mail Imprimir


Nº 17 - Primavera 2009

cyfcali

CHEN YONGFA,
LA VOZ DE LA TRADICIÓN

Luis Soldevila


A lgunos practicantes de artes internas desdeñan el Choy Li Fat (Choy Lee Fut) por ser un arte marcial “externo”. Pero la realidad es que está asociado a uno de los sistemas de Qigong más populares en la actualidad, el Lohan Qigong. Aunque recientemente publicamos un artículo sobre este sistema, no quisimos desperdiciar la oportunidad de conocer en persona a la cabeza y máxima autoridad del Choy Li Fat de la familia Chan.


El Choy Li Fat y el Lohan Qigong se han divulgado y popularizado por separado y en diferentes ambientes, el de las artes marciales y el del cultivo de la salud y el trabajo interno. ¿Podría hablarnos de la interrelación que existe entre los dos sistemas?

El Choy Li Fat es un arte marcial y un sistema de gongfu, o kungfu, un tipo de entrenamiento físico para fortalecer y dar elasticidad a los músculos y los tendones. Eso es lo que más suele atraer a la gente. Pero a menos que uno sea joven y esté fuerte, es posible que no tenga suficiente energía para poder practicar gongfu. Puede ocurrir que tenga incluso problemas de circulación de energía. En estos casos no se puede practicar gongfu con intensidad. Esa es la primera razón de que el Choy Li Fat contenga un método de Qigong. Por otro lado, la gente que sólo entrena gongfu suele pensar demasiado en el combate, en pelear, hay demasiado fuego. cyf01Estos pensamientos son los que dominan su mente. No trabajan el interior, no cultivan «el caballero». Y si sólo se trabaja el gongfu para pelear y para estar fuerte, hay un desequilibrio. Por otra parte, también hay que aprender a favorecer la circulación, a hacer un trabajo muscular adecuado y productivo, a tener la mente relajada, los órganos internos sanos... Esta es la segunda razón.

¿Por qué se empezó a practicar el Qigong en el templo de Shaolin? Pensemos en las dos palabras que forman este concepto, qi y gong. Qi es la respiración, gong el movimiento. El templo de Shaolin era budista. Los monjes se dedicaban casi por completo a la oración y la meditación, y pasaban mucho tiempo sentados, sin moverse, igual que actualmente hay mucha gente que pasa todo el día delante de un ordenador. Cuando uno está así muchas horas, la respiración se queda estancada, no es fluida. Y al no respirar bien, el cuerpo está tenso. Por eso es necesario practicar Qigong, para hacer que circulen el qi y la sangre.

Así pues, el gongfu es necesario si queremos  tener fuerza, agilidad, velocidad, si queremos poder defendernos. Entonces, como he explicado, el Qigong nos ayudará a que el cuerpo esté más sano, a cultivar nuestro qi y nuestro interior. Pero si lo que nos interesa principalmente es la salud, el Qigong, practicar gongfu nos puede ayudar a mejorar nuestros movimientos y a mantener la mente viva, despierta. Cuando unimos estos dos trabajos alimentamos y potenciamos el yin y el yang, y así conseguimos el equilibrio.

Por otra parte están las condiciones de cada alumno. Un padre trae a su hijo pequeño a la escuela y dice, «Mi hijo quiere aprender Qigong». No, el niño debe empezar practicando gongfu, que en sí ya incluye una especie de Qigong, pero que fortalece los músculos y los tendones más activamente. Es el ejercicio más apropiado a esa edad.

A continuación llega otra persona con su abuela, una señora de 60 años, y la señora dice, «Quiero aprender gongfu». Tampoco. Esa señora debe aprender Qigong. Pero al día siguiente vuelve la misma persona con su madre, que tiene 45 años. Este caso es más complicado, porque esa mujer puede practicar gongfu, pero es posible que algunos aspectos sean demasiado exigentes para ella. Entonces quizá debe hacer un 70% de qi, y un 30% de gong. Entre los 40 y 50 años uno suele estar bien, pero es posible que ya haya algún problema de salud, o de órganos. Por eso es recomendable trabajar gong y qi juntos.


Nos gustaría que nos hablara un poco de los orígenes del Choy Li Fat.

Choy... Li... Fat. El nombre del sistema está formado por tres nombres. «Choy» se refiere al monje Choy Fuk, un monje del norte. En China se suelen diferenciar los sistemas marciales del norte y del sur. Chan Heung, mi tatarabuelo, aprendió desde pequeño de su tío, Chan Yuen Wu, que le enseñó Hung Kuen, un estilo del sur de China. Estos estilos se caracterizan por ser muy fuertes, muy exigentes. Su segundo maestro fue Li Yau San, experto, entre otras cosas, en el manejo de los bastones. Tras varios años enseñándole, el mismo Li le recomendó que siguiera su aprendizaje com Choy Fuk. Le acompañó a ver a este monje, y finalmente Chan Heung consiguió que le aceptara como alumno y estuvo aprendiendo de él durante dieciséis años.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 6769
Contenido : 869
Enlaces : 94
Páginas vistas : 2822318

Banner
Banner
Banner
Banner