Artículos Todos los artículos (Lista) EL EMPUJE DE MANOS, MODELO DE INTERACCIÓN. Entrevista con Lauren Smith
E-mail Imprimir


Nº 7 - Primavera 2006

Laurencali

EL EMPUJE DE MANOS,
MODELO DE INTERACCIÓN
Entrevista con Lauren Smith

Juanolo Gutiérrez


Lauren Smith nació en Nueva York y empezó a practicar la lucha greco-romana en la adolescencia. Como no era de los más fuertes, tuvo que desarrollar la técnica, la mecánica corporal y el timing, la habilidad de actuar en el momento justo. Le interesaba más un entrenamiento efectivo pero sutil. En la universidad practicó Taekwondo y Judo. Pronto se sintió interesado por la filosofía oriental y comenzó a estudiar chino. En 1987 vivió una temporada en Taiwán; allí, al ver a un hombre mayor hacer Taichichuan, encontró lo que estaba buscando: algo que combinara el entrenamiento físico e intelectual con una filosofía espiritual. Profundizó tanto en el Taichi como en la meditación Vipassana y viajó a Tailandia, Malasia, etc. En su enseñanza se detecta también la influencia de diferentes trabajos occidentales que nos ayudan a investigar nuestra práctica. Desde hace cuatro años Lauren hace una visita anual a Barcelona para compartir con nosotros una de sus especialidades: el empuje de manos.


La sensación que se tiene al hacer empuje de manos contigo es de encontrarse con alguien muy “presente” (pesado, yang) pero que por dentro está “vacío” (escuchando, yin). ¿Qué piensas de la interpretación que se suele hacer de los clásicos de ser “yin” por fuera y “yang” por dentro?

No tiene por qué haber ninguna contradicción en esto. Resulta complicado, porque solemos asociar muchas cosas al yin y al yang. Si no tenemos muy claro a qué nivel y cómo hablamos del yin y el yang es fácil que haya malentendidos. Lo que estás diciendo es que mucha gente siente mi cuerpo físico como muy pesado, presente, sólido, es decir, yang. Esto puede ser así si se compara con otras personas a las que es muy difícil empujar porque se mueven con mucha velocidad o son muy flexibles. Su cuerpo físico se siente como algo muy suave, que cede, es decir, yin. Entonces mi cuerpo sólido tiene una calidad más yang en cuanto a solidez. Al mismo tiempo has descrito mi mente como yin. Mi mente está abierta y escucha. No se aleja y se acerca activamente, sino que está presente y lista para lo que venga.

Esta es una distinción muy importante e interesante que podemos hacer como humanos. No sólo estamos en contacto con el cuerpo del otro. Sentimos las tendencias de yin y yang en cuanto a la intención y la atención mental. No sé quién dijo que el exterior debía ser yin y el interior yang. Lauren001Si es lo contrario de lo que la gente experimenta cuando me empuja, debe significar ser suave a nivel físico y fuerte, o yang en cierto sentido, a nivel mental. Quizá significa que debe haber una intención fuerte, o puede ser una forma de describir una mente centrada y consciente en un cuerpo flexible y que cede.

Cierto tipo de persona puede ocultar su fuerza yendo un paso por delante del contrario. Puede girar, ablandarse, ceder, bajar y retroceder (todo yin) sin dejar que el otro perciba dónde está realmente. Y de repente se vuelve muy yang, muy sólida. Esta persona no es totalmente yin, sólo esconde su yang esperando el preciso momento en que la postura y la alineación sean correctas para expresarlo. Oculta su centro al contrario. Yo hacía mucho ese tipo de empuje de manos, pero en mi opinión me hacía demasiado yin y no daba a los otros la oportunidad de sentir la mecánica corporal interna. Mucha gente trabaja la suavidad y el ceder pero les falta el equilibrio central. Yo dejo a mi cuerpo ser pesado y yang para que los otros sientan la estabilidad central y su conexión con el enraizamiento en la tierra.

Personalmente describiría mi postura como el proceso continuo de buscar la estabilidad central (zhong ding). Esto significa estar lo más centrado posible y mantener un equilibrio constante entre yin y yang. También se puede entender como la alquimia del yin y el yang. Lo que a mí me resulta más atractivo es el poder mezclar y expresar yin y yang a partir de una mente y un cuerpo centrados.

Pero yin fuera y yang dentro también puede referirse a otra cosa. Hay un profesor que dice que los músculos, la piel y los tendones son suaves como el algodón y los huesos duros como el acero. Esto parece estar relacionado con la tradición de relajación y meditación interna para el fortalecimiento de los huesos, para la fijación del qi en los huesos. Si ese es el significado que se da a yin y yang, entonces ambos términos se deberían entender al nivel físico, es decir, yin en el exterior físico y yang en el interior físico.

Yo no hago meditación para fortalecer los huesos, pero sí intento relajar los tejidos todo lo posible. La estabilidad central como yo la entiendo es buscar en todo momento una buena estructura o alineación que transmita a través del cuerpo hacia la tierra la fuerza que nos empuja. Para eso los tejidos deben estar relajados (yin), pero la persona que nos empuja sentirá el cuerpo, y sobre todo los huesos especialmente presentes y llenos (yang). O eso espero que sienta la gente cuando me empuja.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3383331

Banner
Banner
Banner
Banner