Artículos Todos los artículos (Lista) TEORÍAS DEL YIN Y YANG A REVISIÓN
E-mail Imprimir

Al estudiar estos libros Granet observó que los términos yin y yang se nombran sin darles una definición, dotándolos de atributos que parecen ser asignados a partir de una tradición cultural. Además, para el autor, nada invita a pensar en estos textos que yin y yang sean considerados substancias, fuerzas o principios sino que representan más bien "emblemas" provistos de una gran fuerza sugestiva que sirve para evocar todos los contrastes posibles.

Tanto para Granet como para Needham los atributos más antiguos que se asociaban al yin y el yang estaban relacionados etimológicamente con la oscuridad y la luz respectivamente: yang es la vertiente soleada de una montaña y yin su vertiente umbría.



Basándose en el estudio del Shi Jing, ambos coinciden en que el yin evocaría además la idea de tiempo frío y cubierto, de cielo lluvioso, y que se aplicaba a lo que es interior y femenino, a lo que está dentro y es oscuro, como en las cámaras subterráneas donde se conserva el hielo durante el verano. El yang evocaría la idea de sol y calor, los meses de primavera y verano, el porte varonil de un danzarín en acción.

Granet sitúa los orígenes de esta tradición cultural en la diferenciación de funciones entre sexos y en las fiestas primaverales de la sociedad china antigua: "Únicamente considerando las formas antiguas de la oposición de los sexos se puede llegar a comprender las nociones de yin y yang, su contenido, su papel, su fortuna y sus mismos nombres".

Según su teoría, en la antigua sociedad china cada sexo tenía claramente definidas sus tareas, así como los tiempos y lugares donde debían realizarse. Las mujeres trabajaban dentro de casa en la oscuridad, dominando lo interno, mientras que los hombres trabajaban en primavera y verano al sol dominando en el exterior.

Pero otro aspecto clave en esta tradición eran las ceremonias sexuales rituales que se celebraban en primavera. Granet parece encontrar aquí el sentido a frases tradicionales como “el yang llama y el yin responde" en una tradición de cortejo a través del canto y la danza en la que "los muchachos llaman y las muchachas responden", e incluso el sentido de la traducción de los propios ideogramas como las partes soleada y umbría de una montaña, pero también de un valle o un río, que tendría relación con la colocación espacial de ambos grupos en la ceremonia de cortejo. Henri Maspero, otro célebre sinólogo francés, toma como referencia el Shi Jing y la obra de Granet y profundiza en este modelo de sociedad tradicional ofreciendo muchas claves.

Por último, queremos destacar otra idea interesante del pensamiento de este autor secundada por Needham, y es que desde el punto de vista adivinatorio los atributos del yin y yang no se muestran como aspectos "en oposición" sino "de alternancia", como lo demuestra el ciclo de las estaciones y del día y la noche, siendo éste el principio rector del calendario y la base de la adivinación.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3453953

Banner
Banner
Banner
Banner