Artículos Todos los artículos (Lista) SI ZHENG, SI YU: Las cuatro energías cuadradas y las cuatro energías diagonales
E-mail Imprimir

Otros, explotando su constitución o su personalidad, por ejemplo el tipo rápido, el de miembros largos, el fuerte, el agresivo, el taimado o el beligerante, renuncian a los principios de suavidad a cambio de la satisfacción que proporciona al ego ese fugaz sentimiento de superioridad. A veces esto se debe a la ignorancia de que existen otras perspectivas (la calidad de la instrucción en Taijiquan no es precisamente uniforme), pero en los peores casos es poco más que una práctica de naturaleza dudosa disfrazada de Taijiquan. A menudo estos “impostores del Taijiquan” ocultan su hostilidad tras una retórica difícil de discutir, y en estas ocasiones, sobre todo si el orador puede apoyar sus afirmaciones con cierto grado de agresividad, el cuestionamiento razonado o las opiniones contrarias tienden a ser ignoradas, tergiversadas o rechazadas con animosidad.

En cualquier caso el remedio a largo plazo es siempre el mismo. La vuelta a las pautas y a los principios del arte proporciona siempre la solución a los problemas de cualquier tipo y magnitud que surgen a lo largo de la vía del Taiji. Encontrar por nosotros mismos el camino de vuelta al si zheng no tiene por qué ser tan difícil. A menudo, para los practicantes que le dedican tiempo al arte de un modo u otro, pequeños cambio de enfoque y de prioridades pueden producir grandes resultados. En un entorno favorable se puede progresar bastante rápido. Para el practicante sincero y dispuesto a deshacerse de unos cuantos hábitos a los que está apegado el proceso puede ser revelador.

Si debido a estados inalterables de buzheng, ya sean de carácter ético o técnico, uno no puede avanzar, se debe buscar otra vía hacia el progreso en la práctica, quizás incluso un cambio de estudio y de ambiente de aprendizaje. De cualquier modo, los practicantes irremisiblemente apegados a sus prácticas buzheng tienden a un aislamiento egocéntrico y es mejor dejarlos en paz, salvo en el caso de que haya alguna mejora en su temperamento y en su forma de relacionarse con las cosas.


Si zheng y Wu bu

En resumen, es imposible realizar un avance significativo en el entrenamiento de si zheng cuando hay errores básicos en las posturas. De hecho, se debe en gran medida a errores de estructura el que surjan deficiencias que empujan sin necesidad al practicante hacia las cuatro diagonales y, en última instancia, lo arrastran al buzheng. Esta cuestión se acomete en el Taijiquan mediante el estudio de los wu bu, o las cinco direcciones. Éstas, combinadas con las ocho fuerzas (si zheng y si yu) componen las Trece Posturas.

Si zheng, si yu y wu bu deben apoyarse mutuamente: en el plano material, durante el entrenamiento y la aplicación marcial; y en el conceptual, para el desarrollo de métodos válidos y para la promoción de la teoría del Taijiquan. Si falta el apoyo de un comportamiento postural adecuado, la teoría de las "cuatro más cuatro fuerzas" es inabordable, y la práctica acabará deformándose sin remedio. De ahí la afirmación con la que abríamos este trabajo: "Sin un entendimiento de las trece posturas no podemos llamar nuestro arte con propiedad Taijiquan". spirito

Traducción del inglés: Ángeles Sánchez Caballero.
Caligrafías: Wang Zuofeng.
Fotografías: Javier Arnanz.


Sam Masich
lleva más de 25 años practicando artes marciales chinas. Ha estudiado con figuras como Liang Shouyu, Yang Jwing Ming, Jou Tsung Hwa, Yang Zhenduo y Chen Xiaowang.
www.sammasich.com


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3407407

Banner
Banner
Banner
Banner