Artículos Todos los artículos (Lista) SI ZHENG, SI YU: Las cuatro energías cuadradas y las cuatro energías diagonales
E-mail Imprimir

Del mismo modo que de zheng se derivan cualidades que van más allá de la postura, la palabra yu transciende de alguna manera la mera descripción de las direcciones y está ligada a estados emocionales y psicológicos. En las diagonales está presente el sentido de riesgo. ¿Qué factores emocionales y psicológicos intervienen cuando uno está arrinconado o arrincona a otro? En los movimientos diagonales el riesgo de desviarse de la verticalidad, la calma y el juego limpio es muy elevado, a la vez que la intensidad emocional aumenta.

La imagen de un animal encerrado en una jaula, yendo sin descanso de un rincón a otro, intentando encontrar una salida, liberarse de las restricciones, tiene relación con las cualidades de agarrar, desgarrar y partir que se encuentran en las fuerzas si yu. Estas energías nacen de condiciones impuestas, del estar en una posición vulnerable, inmovilizado, inestable o desorientado. Cuando surgen de manera inconsciente e instintiva, como suele ocurrirles a los individuos faltos de entrenamiento, las fuerzas diagonales son obstinación ciega y pueden conducir a un completo colapso de las directrices, dando lugar a la propia derrota con sus agarrones y sacudidas.

A corto plazo puede parecer que se progresa con la utilización de estos “métodos” pero, a la larga, el abuso de las energías diagonales limita el avance hacia el dominio del Taijiquan. Igual que el animal enjaulado, el practicante da vueltas sin fin repitiendo los ciclos dramáticos y emocionales provocados por cai, lie, zhou y kao, “forcejeando” con los problemas en lugar de afrontarlos directamente y transformarlos.

Cuando se cultivan de manera adecuada, las energías diagonales poseen una cualidad de determinación obstinada y pueden ser armas poderosas y eficaces. Sin embargo, incluso cuando se ha alcanzado un dominio considerable de estas fuerzas y se saben emplear, su uso como medio principal para salir de apuros tiene el efecto de intensificar el enfrentamiento y provocar conflictos. Y esto trae consigo dos fenómenos indeseables que suelen ir de la mano: da origen a círculos viciosos de interacción furiosa pero carente de inspiración, y promueve estrategias preventivas, que son inaceptables éticamente según el objetivo y el espíritu del Taijiquan. Por todo ello, si yu debe estar atenuado por si zheng.


an

Contraste y complementariedad entre si zheng y si yu

La energía de si zheng, por su propia naturaleza, busca el centro instalándose en el lugar donde éste se encuentra y apoyándolo o manteniéndose en él. Algunos maestros han llegado a traducir Tuishou como “manos que se unen”. El uso eficaz de si zheng requiere y a la vez genera cualidades como las de pegarse, escuchar, comprender y recibir. Por este motivo, otros han apodado al Tuishou “manos sensibles”. Si nos centramos en cualidades tan poco egocéntricas como unirse, sentir, apoyar, confiar, etc., el estudio de los cuatro lados produce resultados directamente relacionados con el cultivo interior.

Por el contrario, y por definición, las técnicas diagonales provocan movimientos de alejamiento del centro, como tirar, dividir, extender e inclinarse. Si yu, por tanto, comprende fuerzas que buscan aferrarse, recuperar o compensar lo que se ha perdido, características que se deben contextualizar cuidadosamente, o incluso vencer, si se quiere establecer una relación significativa con el centro. Como herramienta de transformación personal, el estudio de las cuatro fuerzas diagonales es más bien un ejercicio de regulación y sublimación del puro instinto, de cómo controlar los impulsos para utilizarlos de la manera adecuada.

Ambas facetas de las ba men reflejan aspectos relacionados con el progreso espiritual y la búsqueda de la libertad personal. De formas por completo diferentes, cada una exige renuncia y cada una posee el potencial para generar una enorme fuerza como consecuencia de tal liberación. Si zheng y Si yu desafían el control del ego reformulando temas como el de la relajación y la tensión; la confianza y el control; la conciencia y el instinto. Y ayudan a redefinir la fuerza a la luz de los valores del Taijiquan y los principios de la fuerza suave.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3477254

Banner
Banner
Banner
Banner