Artículos Todos los artículos (Lista) FU SHENGYUAN: Fidelidad a los principios
E-mail Imprimir


Nº 6 - Invierno 2005

00fsy

FU SHENGYUAN:
Fidelidad a los principios

Luis Soldevila


F u Shengyuan es un gran hombre de baja estatura, de estructura sólida y carácter abierto y jovial. A sus 74 años, es reconocido como uno de los guardianes del estilo Yang. Su padre, Fu Zhongwen, fue uno de los principales discípulos de Yang Chengfu y una de las grandes figuras del Taijiquan de la segunda mitad del siglo XX. A menudo le decía que la misión que le había encomendado su maestro era extender el arte del Taiji a todo el mundo, y que él a su vez debía continuarla. Aunque reside desde 1989 en Perth, Australia, donde dirige su escuela, ha llevado su enseñanza a más de cuarenta países y sigue dedicando buena parte del año a viajar sin descanso dando cursos para las diferentes ramas de la asociación Yong Nian, sin que parezca afectarle en absoluto el desgaste de los desplazamientos constantes.


Desde que era un niño, usted parecía estar destinado a ser el principal transmisor del Taijiquan de la familia Yang. ¿Qué recuerdos tiene sobre sus primeros años de práctica?

Cuando yo tenía nueve años mi familia se trasladó a Shanghai, y entonces fue cuando mi padre empezó a enseñarme Taijiquan. En nuestra casa siempre había invitados y visitantes que venían a aprender de mi padre, y al principio yo simplemente imitaba lo que hacían los mayores. Pero él nunca me obligó a asumir la responsabilidad de ser el heredero del estilo. Aunque mi padre era de Hebei, una provincia bastante cerrada, muy tradicional, en Shanghai todo era mucho más abierto, no se daba por sentado que un hijo tuviera la obligación de aprender la profesión de sus mayores. Realmente fue a los quince o dieciséis años cuando yo tomé la decisión de profundizar en el arte de la familia. Entonces practicaba dos o tres horas al día, y como tenía que ir al colegio, lo hacía por la noche.

Muchos alumnos de mi padre venían a nuestra casa a practicar tres o cuatro horas cada día por las tardes, y cuando ellos terminaban mi padre me dedicaba a mí varias horas más. Así me acostumbré a practicar yo solo por las noches. Desde aquellos tiempos mi hora preferida para practicar ha sido de once de la noche a una de la mañana. Hay silencio, todo el mundo duerme, y el aire está más limpio, es mejor para la respiración.


Cuando toma la decisión de asumir su herencia y convertirse en el sucesor de su padre, ¿en qué cambian su visión del Taijiquan y su formación?

A partir de ese momento uno tiene la responsabilidad de adquirir la transmisión completa del estilo Yang. En esencia la forma de entrenamiento es la misma, pero debes dedicarle mucho más tiempo y esfuerzo. Y tienes que aprender multitud de detalles y trabajos que 06fsycalson física y mentalmente mucho más exigentes. El gongfu del Taiji no tiene límite. Y una vez has alcanzado el nivel suficiente, tienes el deber de conservarlo y transmitirlo a los demás.

En 1936, poco antes de morir, Yang Chengfu pidió a mi padre que difundiera el arte de la familia Yang por todo el mundo, tal y como él se lo había enseñado. Desde entonces, él dedicó su vida a este objetivo. Y hubo años muy difíciles. A finales de los años 40 China vio grandes cambios que sacudieron el país, pero a pesar de las dificultades que se vivieron en aquella época, él no dejó de transmitir el legado que había recibido. Las restricciones para salir de China hacían entonces muy difícil extender el Taijiquan al resto del mundo, pero con el tiempo mi padre pudo salir cada vez más, y desde que yo me mudé a Australia en 1989 he seguido trabajando para conseguirlo, como ahora lo hace también mi hijo.

Mi padre me insistía a menudo en la importancia de que conservara fielmente lo que estaba recibiendo y lo transmitiera de la misma forma, sin cambiar nada. En su libro Principios y aplicaciones del Taijiquan, Yang Chengfu dice, "sólo hay un método de aprender Taiji, no dos". Si fuera necesaria alguna alteración en el método de entrenamiento que nos ha llegado de los antiguos maestros, ya se habría realizado en los últimos siglos. Sin embargo la mayoría de los discípulos de Yang Chengfu hicieron modificaciones en el estilo que habían recibido, y de esta forma es muy fácil que se pierda en la transmisión el verdadero significado de los principios y aplicaciones, hasta el punto de desaparecer por completo la intención original.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3383326

Banner
Banner
Banner
Banner