Artículos Todos los artículos (Lista) Experimentar con los principios (anexo)
E-mail Imprimir


EXPERIMENTAR CON LOS PRINCIPIOS
Nathan Menaged

(Anexo a "Trabajando los principios con espíritu de principiante")


Amenudo cuando practico me imagino que estoy situado sobre un cuadrado imaginario. Si cuando me empujan desplazo mi eje hacia atrás o a un lado, mi oponente puede sentirme, sabe dónde estoy, y así le resultará fácil moverme. Lo que intento es NO DESPLAZAR EL EJE, no mover la cintura del centro del cuadrado, aunque desplace los pies dentro de sus límites. Para trabajar esta sensación, a veces hago la forma intentando que mi centro se desplace lo menos posible horizontalmente manteniendo al mismo tiempo el peso unificado.

exp01De esa forma puedo practicar mejor cómo CEDER. Para ello podemos imaginarnos nuestro torso como un rectángulo con un punto fijo en el centro. De esta forma, si me empujan en cualquiera de las cuatro esquinas, que representan los hombros y las caderas, o en puntos cada vez más cercanos al centro, ese rectángulo oscila alrededor del punto central. Puede parecer que estas ideas están contradiciendo el principio clásico de que la cintura es el comandante, pero no es así. La cintura es el comandante, pero se está moviendo en el interior del cuerpo, no exteriormente. He desarrollado seis ejercicios basados en los balanceos de brazos que enseñaba Cheng Man Ching que permiten proteger las cuatro esquinas y contraatacar al mismo tiempo sin que se desplace el centro.

exp02b
Cuatro formas de ceder sin desplazarnos horizontalmente (a izquierda, derecha, delante o detrás). (1) Cede el hombro izquierdo. (2) Cede la cadera derecha. (3) Cede el hombro derecho. (4) Cede la cadera izquierda.


exp03cEn cuanto al DOBLE PESO tengo mi propia teoría. Creo que cuando la gente se esfuerza por mantener el peso unificado es cuando está cayendo en el doble peso, y así es más difícil moverse. Creo que el error no es que haya un cincuenta por ciento de peso en cada pierna, sino que es un problema de tensión y de rigidez mental. Cuando se inclina un reloj de arena, la arena no cae detrás y después delante. Es como en la mecánica de los tres tornillos, la arena cae en el centro y desde ahí se extiende hacia fuera. Pienso que eso es mantener el peso unificado. Si uno es capaz de dejar que el peso caiga sobre un solo punto, aunque sea sobre una sola pierna, entonces actuamos como un reloj de arena, pero además tenemos tres extensiones con las que agarrar o atacar.

 

 


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3422381

Banner
Banner
Banner
Banner