Artículos Todos los artículos (Lista) ADAPTAR LA ENSEÑANZA
E-mail Imprimir


Nº 4 - Verano 2005

caliADAPTAR LA ENSEÑANZA

Antonio Leyva


C ada día podemos ver cómo aumenta el número de centros, gimnasios, parques y escuelas donde se practica Tai Chi Chuan. Poco a poco, va llegando a todos los interesados en aprenderlo. Con esta proliferación de ofertas y, sobre todo, con la enorme variedad de practicantes potenciales, aparecen nuevas visiones del arte enfocadas a una parcela concreta del conocimiento que engloba el Tai Chi Chuan, como puede ser la salud, la espiritualidad, el simple ejercicio físico, el deporte, la defensa personal, etc.


El entrenamiento en el pasado

Al igual que la mayoría de las artes marciales y otras disciplinas como el Chikung, la meditación o la caligrafía, el Tai Chi Chuan (TCC) se transmitía originalmente en círculos cerrados y de forma muy personalizada. Se creaba así un fuerte vínculo entre maestro y alumno. El maestro sometía a su alumno a un periodo de prueba que podía durar años, sin que se tuviese la garantía de poder superarlo. Después de este tiempo, cuando el maestro decidía que su alumno era digno de recibir su enseñanza, entonces, y sólo entonces, comenzaba a explicarle todos los elementos y detalles del arte.

Al resto de los estudiantes se les enseñaba una práctica centrada en las bases, que establecía los cimientos para lo que quizás viniese después. En el mejor de los casos el maestro transmitía una pequeña selección de conocimientos, dirigidos a solventar las necesidades concretas que tuviera cada alumno en función de sus características. Así, a lo largo de la historia, muchos maestros de TCC ayudaron a mejorar la salud de sus alumnos. Otros se dedicaron a la instrucción de las tropas en técnicas de combate con y sin armas.

Los maestros diseñaron entrenamientos específicos en función de sus alumnos1 1) José Carmona Kremser, El Taiji Quan del Shenji Ying. Revista TAI CHI CHUAN, Nº 3, Pág. 38. -, obviando partes que no resultaban de utilidad para ciertos grupos. Por ejemplo, en el caso de los soldados, es improbable que necesitasen conocer completamente el programa técnico del estilo, y que además les resultase práctico al cien por cien. Del mismo modo, en la vida castrense era difícil que la salud se viera afectada por las consecuencias del sedentarismo. Así pues, los estudios sobre cómo mitigar este tipo dolencias carecerían de valor para ellos. Sin embargo, atesorarían los conocimientos sobre estrategia militar, técnicas marciales, manejo de armas, medicina aplicada a las lesiones producidas durante el adiestramiento, y Waidan Chikung para fortalecer el cuerpo.

adapt2Para alguien que llevase un tipo de vida sedentaria, es posible que la parte del estilo que se dedica a la salud fuese enfocada a paliar las dolencias características del sedentarismo, y no tanto hacia cómo tratar una fractura o curar moretones.

Los alumnos de corte más intelectual, que tenían sobrada cultura para realizar una aproximación a los fundamentos teóricos del arte, seguramente necesitarían adquirir conocimientos adicionales sobre filosofía, medicina, anatomía, etc., en función de su particular acercamiento. Para ellos, es posible que ciertos conocimientos enfocados a la supervivencia durante las batallas les resultasen innecesarios, aunque tal vez sí les fuese útil desarrollar habilidades que les permitiesen sobrevivir a un duelo.

La historia recoge cómo, en tiempos de Yang Luchan, existían alumnos ilustrados que pertenecían a la nobleza, y también estudiantes que procedían de la élite marcial de su tiempo. Sin embargo, hay un detalle que se nos escapa. De los numerosos alumnos que tuvieron tanto Yang Luchan como sus hijos, sólo unos pocos han pasado a la historia como herederos del estilo o de sus ramificaciones, o como fundadores de nuevos estilos.

La diferencia entre estos herederos y los numerosos letrados y soldados que aprendieron con la familia Yang, es que los primeros adquirieron el estatus de transmisores, una labor más ardua y compleja tanto en la fase de formación como de maduración del arte; y los segundos, es muy posible que se contentasen con el entrenamiento específico que recibieron, o que no les fuese permitido optar a más conocimiento.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3452101

Banner
Banner
Banner
Banner