Imprimir


sk2INVERTIR EN GANAR
Tai Chi Chuan y defensa
personal para mujeres

Sasa Krauter

El Tai Chi Chuan se originó como arte marcial, pero su utilidad como método de defensa personal para mujeres es cuestionable. Sasa Krauter señala los criterios relevantes en la autodefensa para mujeres. En su experiencia, las ventajas de Tai Chi Chuan radican en el desarrollo de la conciencia corporal y de la confianza en una misma, en una mejor estructura física y una postura estable, así como en una presencia centrada y serena, todo lo cual contribuye a evitar enfrentamientos físicos. Pero también insiste en la necesidad de tener en cuenta la posición de las mujeres en el contexto social e integrar dicha comprensión en el entrenamiento, por lo que ha desarrollado un método de trabajo que combina el Tai Chi Chuan estilo Chen con el método feminista de defensa personal Wendo.


Sin duda cada vez más mujeres aprenden Tai Chi Chuan; no obstante, muchas de ellas sienten resistencia o incluso miedo al contacto durante la práctica del Tuishou, o "empuje de manos". Wolfe Lowenthal busca una aclaración para este fenómeno en su libro No hay secretos: "El profesor Zheng Manqing opinaba que las mujeres están mejor dotadas por naturaleza para el Tai Chi Chuan. La mayoría de los hombres necesitan años para desarrollar el sentido de suavidad y fineza que tienen las mujeres. Sin embargo, también pueden pasar años antes de que el talento de las mujeres 'salga a relucir'. Puede ocurrir que durante el aprendizaje, si entrenan Tuishou en un ambiente poco sensible, no hagan mucho más que recibir empujones, y para muchas de ellas resulta muy frustrante ser "instruidas" por hombres físicamente más fuertes que dan por sentado que saben más por el simple hecho de "ganar"1 1) 1) Wolfe Lowenthal. Es gibt keine Geheimnisse. Kolibri, Hamburg, 1993. P.49. -. Según Lowenthal, la calidad de una escuela de Taiji se puede evaluar, entre otros aspectos, observando "hasta que punto las mujeres participan en el Tuishou"22) Ibidem.-.

El aspecto marcial del Tai Chi Chuan es mucho más obvio en el Tuishou que en el entrenamiento de las diferentes formas. Además, es ahí donde radica la conexión con la defensa personal. El Tai Chi Chuan es una forma muy efectiva de autodefensa, ¿pero lo es también para ellas? ¿Puede llegar a ser útil este antiguo arte de combate chino en las condiciones de vida actuales de las mujeres?


Defensa personal para mujeres y hombres

La defensa personal se define como la prevención o neutralización de cualquier ataque a la integridad mental o corporal de un individuo. Ello implica confiar en la fortaleza y vigor propios, así como en la voluntad personal y los sentimientos involucrados. Se trata no solo de enfrentarse a otro, sino de ser capaz de valerse por uno mismo. En este sentido la autoafirmación es una parte de la defensa personal en la que no se llega a un enfrentamiento corporal, sino que se buscan estrategias para todo tipo de violaciones de los límites personales. En lo sucesivo al referirnos a defensa personal o autodefensa querremos decir afirmación personal.

trefUn requisito necesario para la autodefensa es tomar conciencia de nosotros mismos. Esto significa reflexionar sobre nuestros miedos y limitaciones y no estar dispuestos a tolerarlos más. Significa ser capaz de actuar y defenderse en el momento en que se traspase nuestra distancia de seguridad. Percibir las limitaciones no es siempre fácil. Además de tomar conciencia se requiere valor para aceptar estos miedos y sus restricciones.

La defensa personal para mujeres se debe situar en su contexto social. Jan Silberstoff escribe en su libro Schiebende Hände (Empuje de manos): "Quiero insistir en que en la defensa personal para mujeres se aplican reglas diferentes a las de la autodefensa para hombres"3 3) Jan Silberstorff. Schiebende Hände. Lotus-Press, 2008. P. 258. -. En el caso específico de las mujeres es necesario entender los aspectos estructurales de la violencia contra ellas. Algunas formas de violencia conducen a la intimidación y buscan dominar a las mujeres infligiendo miedo. La violencia sexual afecta a todas las clases sociales, y se manifiesta de muy distintas formas, desde la discriminación en las estructuras sociales hasta la agresión física directa. La mayoría de los agresores son hombres provenientes del círculo familiar o social cercano. La violencia diaria se expresa de muchas maneras: las mujeres son humilladas, reprimidas, violadas y asesinadas.

Autores como Susan Brownmiller califican la violación como un instrumento de dominio por parte de los hombres contra las mujeres4 4) Susan Brownmiller. Gegen unseren Willen: Vergewaltigung und Männergesellschaft. Fischer, Frankfurt, 1978. -. La cuestión está sobre la mesa desde los años 80,  y a pesar de que ha aumentado la sensibilidad hacia este problema y de que se está abordando más abiertamente, la violencia de género no se ha reducido. Y estos hechos siguen siendo una realidad para todas las mujeres en el siglo XXI, tanto si las afecta personalmente como si no.

Para poder mostrar a las mujeres las ventajas del Tai Chi Chuan como forma de defensa personal es necesario tener en cuenta en el entrenamiento estos hechos y sus consecuencias. La violencia, especialmente en su forma sexual, reduce de forma extrema la autoestima de niñas y mujeres impidiéndoles el desarrollo pleno de su personalidad. La humillación diaria erosiona drásticamente la seguridad de las jóvenes en sí mismas. Con frecuencia la violencia de género provoca que ellas rechacen su propio cuerpo, ya que ven en él la causa del ataque.

Estas tremendas agresiones tienen amplias secuelas con respecto a la percepción corporal y el comportamiento hacia el propio cuerpo. Diversos estudios realizados por grupos de apoyo para mujeres víctimas de abuso sexual confirman estos efectos. Las mujeres y niñas afectadas sienten que son incapaces de defenderse y pierden la confianza en su propia fortaleza. Esto puede conducir a que las mujeres limiten su libertad tanto mental como física. A veces estas limitaciones se sufren inconscientemente y por lo tanto no es posible percibirlas como tales.



Mujeres y Tuishou

Hay muchas mujeres practicantes de Tai Chi Chuan que, a pesar de largos años de entrenamiento se mantienen escépticas con respecto al Tuishou. En Tai Chi Chuan de lo que se trata es de ceder, de suavidad, "se debe invertir en pérdidas", dice Zheng Manqing. Estas son cualidades que muchas mujeres ya poseen por su condicionamiento social. A menudo es al otro lado al que las mujeres no tienen acceso: ocupar un espacio, mantenerse en su posición, tener la determinación de luchar por sí misma y no solo por otros son aspectos no siempre fáciles para las mujeres.

ts5Por medio de la meditación de pie abarco antes que nada mi espacio interno. Esto es necesario para poder ocupar también un espacio en el mundo. El entrenamiento de empuje de manos que trabaja exclusivamente la suavidad y la flexibilidad refuerza ante todo el condicionamiento social femenino, en lugar de equilibrarlo, y de esa forma difícilmente podré alcanzar la estabilidad y la seguridad necesarias para defenderme o proteger a otros (a un hijo, por ejemplo). Para muchas mujeres tendría más sentido empezar por invertir en ganar, en aprender a ocupar un espacio y mantenerlo, en vez de invertir en algo que de hecho ya puede hacer bien. De esta forma las mujeres tendrían la posibilidad de elegir, de decidir si quieren mantener su posición o si prefieren ceder. Seguramente llegará también para ellas el momento de invertir en perder, pero en el entrenamiento clásico de Taijquan existe el peligro de dar el segundo paso antes que el primero reduciendo así la posibilidad de elección.

A veces las mujeres muestran un claro rechazo a ser empujadas también en la clase de Tai Chi, y muchas afirman no haber tenido ninguna experiencia positiva en la práctica de empuje de manos. Sin embargo este tipo de entrenamiento ofrece muchas posibilidades para conocerse a una misma, para explorar y ampliar el margen de maniobra propio y para acercarse de forma divertida y placentera al aspecto marcial del Tai Chi Chuan. Sería una lástima no querer probar ni siquiera una vez esta rebanada del pastel.

"Para ser una mujer empujas muy bien", escuché recientemente en varias ocasiones durante un seminario de un colega. Este tipo de expresión es muy revelador: también en Tai Chi Chuan el hombre es la medida para todo. Por eso mismo, tiene sentido que las mujeres de manera explícita se dejen enseñar por otras mujeres. 

ts6Con el fin de ofrecerles la posibilidad de explorar la experiencia del Tuishou inicié en el 2008 junto con Almut Schmitz el primer encuentro femenino en Alemania de empuje de manos para todos los estilos de Tai Chi Chuan5 5) El encuentro se lleva a cabo anualmente en diferentes lugares. -. La idea es facilitar que las mujeres sean instruidas por profesoras, y al mismo tiempo, ofrecer un espacio donde las mujeres escépticas ante el empuje de manos puedan probar este entrenamiento.  Este encuentro facilita también la posibilidad de intercambio entre practicantes con mayor experiencia y de crear redes entre las mujeres que quieran profundizar en la práctica del Tai Chi Chuan y el Tuishou.


Tai Chi Chuan y defensa personal

En comparación con mi experiencia en Karate y otras artes marciales, así como en defensa personal, me di cuenta relativamente rápido de la utilidad de Tai Chi Chuan tal como lo aprendo en la WCTAG (Asociación Internacional de Tai Chi Chuan Chen Xiaowang Alemania) bajo la tutela de Chen Xiaowang y Jan Silberstorff. Dado que siempre me ha interesado la efectividad de las artes marciales con respecto a la defensa personal, después de mis primeras experiencias con la meditación de pie en el estilo Chen (Zhanzhuang) me pregunté qué aportaba esta posición estática combinada con los movimientos lentos de Tai Chi Chuan en una confrontación corporal seria.

Pronto experimenté los primeros cambios. Pude sentir y llenar más y más mi espacio interno. Me volví más tranquila y serena y poco a poco se desarrolló en mí la sensación de mi propio centro. El entrenamiento me ayudó a relajarme y desprenderme mejor del estrés diario. Tener la posibilidad de relajarse bajo circunstancias de presión, como lo es el estrés, y gracias a ello mantener una visión amplia, puede ser de vital importancia a la hora de defenderse.

Con el fortalecimiento del propio centro y una percepción realista y serena, a través de una relación pacífica y sana con una misma y con los demás, y en combinación con una creciente firmeza y una mejor estructura corporal, crece también el empeño de valerse por una misma.  La condición para ello es la creación de una conciencia propia. La meditación de pie crea justamente este estado de conciencia, ya que ayuda a percibir y conservar el espacio propio.

No obstante, el entrenamiento de Tai Chi Chuan en lo que respecta a la defensa personal puede tener sus trampas. Reglas fijas en algunos de los sistemas de dichas artes marciales presentan desventajas tanto para las mujeres como para los hombres. Existe el peligro de que durante un enfrentamiento corporal serio uno se apegue automáticamente a las reglas entrenadas. Sobre esto escribe Jan Silberstorff: "Si se pierde de vista su objetivo,  (el empuje de manos) se reducirá con frecuencia a un hábil forcejeo que con el tiempo habrá adquirido su propia dinámica y reglamentación. Sin embargo, esto no suele ser relevante en  un combate serio"6 6) Jan Silberstorff. Schiebende Hände. Velbert: Lotus-Press, 2008, p. 24. -. Un enfrentamiento físico real se caracteriza precisamente por ser injusto, malintencionado e incontrolado. Todo está permitido, no hay reglas, y es importante que tanto mujeres como hombres lo tengan presente.



ts3En mi opinión, la defensa personal en Tai Chi Chuan empieza con los efectos positivos de la meditación de pie. La reafirmación personal, una actitud serena, centrada y amigable y una percepción aguda son las mejores bases para la defensa personal. A menudo simplemente esa actitud evita un enfrentamiento físico. Obviamente esto no es aplicable a todas las situaciones, ni es garantía de que el ataque no llegue a producirse. En este punto no se deben pasar por alto los beneficios mentales y de salud y el potencial espiritual del Tai Chi Chuan, que nos ayudan a mantenernos saludables y a comprender más profundamente las relaciones entre los individuos. El Tai Chi Chuan ofrece una gran oportunidad para hacer algo bueno por uno mismo: alcanzar un estado de calma, centrarse mejor y por lo tanto encontrar mayor estabilidad para poder afrontar mejor las adversidades de la vida diaria. El entrenamiento de Tai Chi Chuan conduce, sobre todo, a una vida más relajada, pacífica y por consiguiente más feliz y por lo mismo ofrece también las condiciones para seguir un camino integral.


La clase de Tai Chi Chuan para mujeres

Con la convicción de que el Tai Chi Chuan estilo Chen es una posibilidad efectiva para la defensa personal, ofrezco desde hace varios años cursos de Tai Chi Chuan para mujeres donde la autodefensa siempre es un tema central dentro de mi concepto de entrenamiento. Para mí la defensa personal significa descubrir con placer el uso de la fortaleza personal, apreciar nuestro propio valor y tomarnos en serio. Las explicaciones y aclaraciones son parte del entrenamiento, como lo es descubrir y sentir de forma divertida la fortaleza corporal propia. Mi experiencia previa con el sistema de defensa personal feminista Wendo7 7) Al inicio de los años setenta se originó en Canadá uno de los primeros sistemas feministas de defensa personal llamado Wendo. Este sistema nació de la constatación de que incluso mujeres que practicaban artes marciales eran incapaces de defenderse en enfrentamientos reales con la ayuda de las técnicas aprendidas. "Wendo" es una palabra nueva creada en analogía a diversas artes marciales que utiliza "Wen" como abreviatura de la palabra inglesa women (mujeres) y "do" que es la palabra japonesa para camino. Juntas significa "el camino de las mujeres" o bien "mujeres en movimiento". - y el entrenamiento del Tai Chi Chuan me han enseñado que lo fundamental para obtener buenos resultados no es tanto la técnica aprendida como la actitud y la seguridad en una misma. En la autodefensa planteada desde dicha comprensión cada decisión cuenta. Incluso la no acción puede ser una decisión. Para que el Tai Chi Chuan pueda funcionar como defensa personal para mujeres es imprescindible abordar cuestiones como el miedo, la ira, las limitaciones psicológicas (como la incapacidad de golpear) o el condicionamiento social. Asimismo, se debe integrar las experiencias físicas de defensa personal en la vida cotidiana de las mujeres, donde también se producen agresiones que no implican  necesariamente enfrentamientos corporales. De esta forma la mujer puede ir tomando conciencia tanto de sus patrones y condicionamientos, como de sus habilidades y posibilidades individuales.

ts4Una defensa personal efectiva para mujeres debe tener en cuenta todos estos hechos e incluirlos en su concepto. De no ser así, cualquier arte marcial o método de autodefensa puede resultar inservible para ellas. El Tai Chi Chuan en concreto ofrece una posibilidad real de autodefensa para las mujeres siempre y cuando se tomen en consideración sus características especiales. El empuje de manos, entrenado con la intención correcta, puede ser una excelente preparación para enfrentamientos corporales sin gran riesgo de lesiones. Este entrenamiento es el puente hacia la defensa personal, pero debe quedar claro que dicha práctica no constituye en sí misma un sistema de autodefensa.

El empuje de manos ofrece una gran oportunidad para aplicar, entender y ensayar con otras personas los principios de Taiji y para comprobar hasta qué punto se están llevando a la práctica. También puede ayudarnos a desarrollar la determinación de valernos por nosotras mismas y a asumir la responsabilidad de hacer algo en beneficio propio: observar con atención las fronteras personales y hacerlas respetar, tanto por una misma como por los demás.

El entrenamiento regular del Tai Chi Chuan proporciona en primer lugar bienestar y salud, ayuda a desarrollar una conciencia propia y refuerza la autoconfianza, sentando así una base firme para todo lo demás: satisfacción y alegría, crecimiento espiritual con la ayuda de un arte marcial, autoafirmación y, por qué no, la capacidad de defendernos. Así pues, respondiendo a la pregunta inicial, sí, el Tai Chi Chuan estilo Chen es un arte de defensa personal efectivo, que bajo ciertas condiciones también lo es para las mujeres.


Sasa Krauter es terapeuta deportiva (DVGS) y profesora de Tai Chi Chuan y Qigong (WCTAG, DDQT). Trabaja en el entrenamiento de futuros terapeutas deportivos y profesores de Tai Chi Chuan en Alemania y Europa. Desde mediados de los años ochenta ha desarrollado un gran interés por las filosofias orientales, las artes marciales y en particular la defensa personal. Además del aspecto marcial se interesa especialmente en los aspectos terapéuticos y mentales de Tai Chi Chuan. Actualmente practica Zazen. El Tai Chi Chuan estilo Chen bajo la tutela de Chen Xiaowang se ha convertido en su camino.
www.sasakrauter.de


NOTAS:

1) Wolfe Lowenthal. Es gibt keine Geheimnisse. Kolibri, Hamburg, 1993. P.49.
2) Ibidem.
3) Jan Silberstorff. Schiebende Hände. Lotus-Press, 2008. P. 258.
4) Susan Brownmiller. Gegen unseren Willen: Vergewaltigung und Männergesellschaft. Fischer, Frankfurt, 1978.
5) El encuentro se lleva a cabo anualmente en diferentes lugares.
6) Jan Silberstorff. Schiebende Hände. Velbert: Lotus-Press, 2008, p. 24.
7) Al inicio de los años setenta se originó en Canadá uno de los primeros sistemas feministas de defensa personal llamado Wendo. Este sistema nació de la constatación de que incluso mujeres que practicaban artes marciales eran incapaces de defenderse en enfrentamientos reales con la ayuda de las técnicas aprendidas. "Wendo" es una palabra nueva creada en analogía a diversas artes marciales que utiliza "Wen" como abreviatura de la palabra inglesa women (mujeres) y "do" que es la palabra japonesa para camino. Juntas significa "el camino de las mujeres" o bien "mujeres en movimiento".