Artículos Todos los artículos (Lista) INVERTIR EN GANAR. Tai Chi Chuan y defensa personal para mujeres
E-mail Imprimir


Mujeres y Tuishou

Hay muchas mujeres practicantes de Tai Chi Chuan que, a pesar de largos años de entrenamiento se mantienen escépticas con respecto al Tuishou. En Tai Chi Chuan de lo que se trata es de ceder, de suavidad, "se debe invertir en pérdidas", dice Zheng Manqing. Estas son cualidades que muchas mujeres ya poseen por su condicionamiento social. A menudo es al otro lado al que las mujeres no tienen acceso: ocupar un espacio, mantenerse en su posición, tener la determinación de luchar por sí misma y no solo por otros son aspectos no siempre fáciles para las mujeres.

ts5Por medio de la meditación de pie abarco antes que nada mi espacio interno. Esto es necesario para poder ocupar también un espacio en el mundo. El entrenamiento de empuje de manos que trabaja exclusivamente la suavidad y la flexibilidad refuerza ante todo el condicionamiento social femenino, en lugar de equilibrarlo, y de esa forma difícilmente podré alcanzar la estabilidad y la seguridad necesarias para defenderme o proteger a otros (a un hijo, por ejemplo). Para muchas mujeres tendría más sentido empezar por invertir en ganar, en aprender a ocupar un espacio y mantenerlo, en vez de invertir en algo que de hecho ya puede hacer bien. De esta forma las mujeres tendrían la posibilidad de elegir, de decidir si quieren mantener su posición o si prefieren ceder. Seguramente llegará también para ellas el momento de invertir en perder, pero en el entrenamiento clásico de Taijquan existe el peligro de dar el segundo paso antes que el primero reduciendo así la posibilidad de elección.

A veces las mujeres muestran un claro rechazo a ser empujadas también en la clase de Tai Chi, y muchas afirman no haber tenido ninguna experiencia positiva en la práctica de empuje de manos. Sin embargo este tipo de entrenamiento ofrece muchas posibilidades para conocerse a una misma, para explorar y ampliar el margen de maniobra propio y para acercarse de forma divertida y placentera al aspecto marcial del Tai Chi Chuan. Sería una lástima no querer probar ni siquiera una vez esta rebanada del pastel.

"Para ser una mujer empujas muy bien", escuché recientemente en varias ocasiones durante un seminario de un colega. Este tipo de expresión es muy revelador: también en Tai Chi Chuan el hombre es la medida para todo. Por eso mismo, tiene sentido que las mujeres de manera explícita se dejen enseñar por otras mujeres. 

ts6Con el fin de ofrecerles la posibilidad de explorar la experiencia del Tuishou inicié en el 2008 junto con Almut Schmitz el primer encuentro femenino en Alemania de empuje de manos para todos los estilos de Tai Chi Chuan5 5) El encuentro se lleva a cabo anualmente en diferentes lugares. -. La idea es facilitar que las mujeres sean instruidas por profesoras, y al mismo tiempo, ofrecer un espacio donde las mujeres escépticas ante el empuje de manos puedan probar este entrenamiento.  Este encuentro facilita también la posibilidad de intercambio entre practicantes con mayor experiencia y de crear redes entre las mujeres que quieran profundizar en la práctica del Tai Chi Chuan y el Tuishou.


Tai Chi Chuan y defensa personal

En comparación con mi experiencia en Karate y otras artes marciales, así como en defensa personal, me di cuenta relativamente rápido de la utilidad de Tai Chi Chuan tal como lo aprendo en la WCTAG (Asociación Internacional de Tai Chi Chuan Chen Xiaowang Alemania) bajo la tutela de Chen Xiaowang y Jan Silberstorff. Dado que siempre me ha interesado la efectividad de las artes marciales con respecto a la defensa personal, después de mis primeras experiencias con la meditación de pie en el estilo Chen (Zhanzhuang) me pregunté qué aportaba esta posición estática combinada con los movimientos lentos de Tai Chi Chuan en una confrontación corporal seria.

Pronto experimenté los primeros cambios. Pude sentir y llenar más y más mi espacio interno. Me volví más tranquila y serena y poco a poco se desarrolló en mí la sensación de mi propio centro. El entrenamiento me ayudó a relajarme y desprenderme mejor del estrés diario. Tener la posibilidad de relajarse bajo circunstancias de presión, como lo es el estrés, y gracias a ello mantener una visión amplia, puede ser de vital importancia a la hora de defenderse.

Con el fortalecimiento del propio centro y una percepción realista y serena, a través de una relación pacífica y sana con una misma y con los demás, y en combinación con una creciente firmeza y una mejor estructura corporal, crece también el empeño de valerse por una misma.  La condición para ello es la creación de una conciencia propia. La meditación de pie crea justamente este estado de conciencia, ya que ayuda a percibir y conservar el espacio propio.

No obstante, el entrenamiento de Tai Chi Chuan en lo que respecta a la defensa personal puede tener sus trampas. Reglas fijas en algunos de los sistemas de dichas artes marciales presentan desventajas tanto para las mujeres como para los hombres. Existe el peligro de que durante un enfrentamiento corporal serio uno se apegue automáticamente a las reglas entrenadas. Sobre esto escribe Jan Silberstorff: "Si se pierde de vista su objetivo,  (el empuje de manos) se reducirá con frecuencia a un hábil forcejeo que con el tiempo habrá adquirido su propia dinámica y reglamentación. Sin embargo, esto no suele ser relevante en  un combate serio"6 6) Jan Silberstorff. Schiebende Hände. Velbert: Lotus-Press, 2008, p. 24. -. Un enfrentamiento físico real se caracteriza precisamente por ser injusto, malintencionado e incontrolado. Todo está permitido, no hay reglas, y es importante que tanto mujeres como hombres lo tengan presente.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3394954

Banner
Banner
Banner
Banner