Artículos Todos los artículos (Lista) MÁS ALLÁ DEL CIELO SIEMPRE HAY OTRO CIELO. Entrevista a Chen Zhenglei.
E-mail Imprimir


CZL2BWLa primera fase consiste en imitar la forma externa, o aprender a fondo el esquema de la secuencia. En esta etapa lo externo, el movimiento, dirige lo interno, el qi, y por ello es fundamental que el alumno observe con mucha atención los movimientos del profesor y que corrija y ajuste minuciosamente los suyos propios. Es muy importante la precisión y la exactitud. Si esto se trabaja bien, con el tiempo la energía interna empieza a manifestarse. Lo primero que se nota es que el qi llega hasta la punta de los dedos, que se sienten como adormecidos, y en el centro de la palma de la mano se experimenta calor. Esto indica que el qi se ha formado y ha empezado a circular. Pero es importante mantener la mente calmada y no impacientarse y buscar resultados inmediatos. La impaciencia sólo retrasa los resultados.

Cuando ya se conoce con precisión la forma, el siguiente paso es prestar atención a la relajación y la armonización del cuerpo. Una vez ha memorizado la forma, el estudiante ya puede detectar qué partes del cuerpo tensa o contrae y en qué momentos. Mediante el trabajo consciente y progresivo de relajación y corrección de la estructura, él mismo puede ir eliminando esas tensiones. En esta fase es muy útil la práctica de posturas aisladas de forma estática. Además de ayudar a profundizar en la relajación, estos ejercicios fortalecen las piernas y el cuerpo en general, nos permiten almacenar qi y hacerlo bajar al dantian, y favorecen la concentración.

En la siguiente etapa, cuando hay circulación de qi, es necesario centrarse en guiarlo hasta el final durante los movimientos. Como dicen ustedes, hay que "poner los puntos sobre las íes". Se trata de coordinar la forma, lo externo, y el qi, lo interno, y a la vez dar un paso más en la relajación corporal. En esta fase suelen empezar a notarse los resultados, y eso motiva a los alumnos para avanzar en la práctica. Sin embargo uno no debe dejarse llevar por el entusiasmo, ya que la sensación de circulación de qi no es continua, y a veces desaparece por completo. Esto se debe a que existen bloqueos en los meridianos, pero si se trabaja con seriedad y constancia y se ajustan bien las posturas y los movimientos, el qi acabará circulando con fluidez.

CZL4WCuando se ha conseguido la unificación, la fase siguiente es realizar los movimientos utilizando la intención. La intención guía el qi, y el qi impulsa el movimiento. Cuando el qi llega a una parte del cuerpo, esa parte se mueve. Si no llega, no se debe mover. Siguiendo este proceso metódicamente, la forma externa y el qi interno acabarán unificándose, y así se puede llegar a experimentar lo que es el boxeo interno. Al practicar se notará hormigueo en los dedos, pesadez en los pies y en el dantian, hinchazón en los músculos... Pero es necesario invertir mucho tiempo en este proceso. En mi opinión un estudiante serio puede tardar en experimentar el aspecto interno del Taijiquan entre tres y cinco años.

En realidad esto que he explicado sólo son los primeros pasos. Cuando se empieza a notar la circulación de qi, es muy útil apoyarse en la práctica del empuje de manos para comenzar a percibir las diferentes fuerzas, sentir en nuestro cuerpo la energía del contrario y aprender a utilizar la nuestra. También se puede iniciar el aprendizaje del manejo de las armas, que nos ayudarán a unificar aún más todas las partes del cuerpo, a llevar la intención más lejos, a trabajar la mirada... Pero hay muchos más pasos. No se debe olvidar nunca que, como afirma un viejo dicho, más allá del cielo hay otro cielo. Siempre hay un escalón más arriba que ni siquiera nos imaginábamos.


¿Qué puede explicarnos sobre el trabajo de posturas estáticas al que se refería al hablar de la segunda fase?

La práctica en la inmovilidad prepara para el movimiento, además de fortalecernos y ayudarnos a almacenar qi en el dantian, requisito necesario para que rebose y circule por los canales energéticos del cuerpo con fluidez y con fuerza.

Además del trabajo estático de posiciones de la forma, del que hablábamos antes, están los ejercicios específicos para cultivar el qi, que son la meditación sentado o tendido, y el Zhuang gong o las posturas de clavarse como una estaca, lo que solemos llamar Zhan zhuang. Estas prácticas tienen el efecto de bajar el ritmo del metabolismo, calmar las emociones, aclarar la mente y favorecer la circulación de la sangre y el qi.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3406844

Banner
Banner
Banner
Banner