Artículos Todos los artículos (Lista) COMENTARIO SOBRE EL CONG-FOU DE LOS BONZOS TAO-SÉE
E-mail Imprimir


Fig. 4. Para el malestar y obstrucción de estómago, ictericia.

Fig. 5. Para el dolor en el corazón, delgadez debida al agotamiento, sed acompañada de calor corporal.

Fig. 6. Para la plenitud y la obstrucción en las entrañas, con debilidad.

Fig. 7 y 8. Como mantenimiento de la salud.

Fig. 9. Para el vértigo y el deslumbramiento.

Fig. 10. Para el dolor de cabeza, para la relajación.

Fig. 11. Para el dolor en las rodillas, el malestar en los riñones, la hinchazón causada por la debilidad.

Fig. 12. Para la parálisis de alguna extremidad, respiración corta y apresurada, dolor con tensión en el bajo vientre.

Fig. 13. Para el dolor cardíaco con debilidad, dolor y extenuación.

Fig. 14. Para el sudor frío, boca amarga, dificultad al caminar, etc.

Fig. 15. Para la arena y las piedrecillas en los riñones, se le otorgan grandes efectos y curaciones.

Fig. 16. Para el calor constante en la palma de las manos y la planta de los pies.

Fig. 17. Para el bloqueo y la sofocación en el pecho.

Fig. 18. Como mantenimiento de la salud.

Fig. 19. Para la piedra y el cólico nefrítico.

Fig. 20. Contra el movimiento de los intestinos, y la inquietud en todo el cuerpo.

En cada una de las posturas, lo más importante es respirar de una manera particular un número concreto de veces, y de otorgar toda la duración del Cong-fou a la enfermedad. La memoria que hemos examinado dice algo sobre el tema, pero lo hace de una manera tan obscura y en términos tan extraños, que nos hemos atrevido a intentar traducirlo. El lector podrá sustituirlos por lo que hemos apuntado más arriba, así como por lo que nos queda por exponer sobre el Cong-fou.

No hemos comentado, al hablar de las posturas del Cong-fou, que se practicaba desnudo de cintura para arriba, o vestido, cargando un peso sobre la cabeza o sobre los hombros, según el tipo de enfermedad, y que, refiriéndonos a la respiración, que la boca debía estar medio llena de agua, o de saliva. En cuanto a las pociones, parecería que se han ido añadiendo con el paso del tiempo para facilitar el efecto. Por ejemplo, en el Cong-fou de la figura 15, debe ingerirse una poción de cinabrio10 10) El cinabrio es un sulfito de mercurio (HgS) empleado desde la antigüedad como componente de los elixires alquímicos, tanto en Europa como en la alquimia china. Para más información sobre la relación del cinabrio con las técnicas energéticas chinas, véase Vilà, J., Dantian: el campo del elixir. Tai Chi Chuan nº 7. -  y alumbre11 11) Un compuesto natural de sal doble de aluminio y potasio ( KAl(SO4) 2.12H2O ), también empleado en procedimientos alquímicos desde la antigüedad. -  con agua fría. El Cong-fou de las figuras 9, 13 y 20 también incluyen remedios específicos; pero como tal vez no sean otra cosa que una señal para darle más valor y crédito al Cong-fou, solamente debemos juzgarlo por los principios que lo consideran una antigua práctica medicinal.

Estos principios son, 1º, que el mecanismo del cuerpo humano es completamente hidráulico; es decir, que la libre circulación de la sangre, los fluidos y la vitalidad12 12) les esprits, en el original.-, así como el equilibrio que modifica su movimiento y su acción recíproca, son a la vez la carga y las ruedas del cuerpo humano, por lo que la salud no puede conservarse o recuperarse más que manteniendo o restableciendo esta circulación y este equilibrio. 2º. Que el aire que entra sin cesar en la sangre y los fluidos a través de los pulmones es como el balancín que templa y mantiene su fluidez, la cual sólo puede conservarse o recuperarse por su efecto. A partir de estos dos principios, de los que hablamos solamente como historiadores, se extraen ciertas consecuencias que también vamos a incluir, por lo que puedan tener de valor.

Estas consecuencias son, 1º. que al tener que vencer la circulación de líquidos en el cuerpo humano los dos grandes obstáculos que representan la pesadez y la fricción, cualquier cosa que tienda a disminuir cualquiera de las dos podrá ayudar al restablecimiento de dicha circulación, cuando ésta se ha visto alterada. 2º. Que la actividad y el impulso del aire aumentan la fluidez de los líquidos, y al facilitar por consiguiente su movimiento, todo cuanto tienda a aumentar o disminuir su fuerza y volumen en el cuerpo humano acelerará o retardará su circulación.

Dando por sentados estos principios y sus consecuencias, los defensores del Cong-fou entran en minuciosos detalles para relacionarlos con la correspondencia simpática de diferentes partes del cuerpo humano, de la acción y reacción de los grandes órganos de la circulación, de la secreción de humores, de la digestión de los alimentos, etc., puesto que deben hacer justicia a la parte sistemática de la medicina moderna. Al otro lado del mar, conocemos tan poco este tema, y haría falta un inciso tan largo para darlo a conocer, que pasaremos de puntillas sobre él con aún menos escrúpulos, dado que no tiene sino una relación lejana con la materia que nos ocupa. Además, a menos que se posea un profundo conocimiento de la medicina, se correría, evidentemente, el doble riesgo de desfigurar un sistema estimable y de no llegar a ser comprendido.

Vamos a ver ahora cómo razonan los físicos chinos a partir de los principios y las consecuencias que acabamos de exponer. Existen dos partes esenciales en el Cong-fou: la postura que se hace adoptar al cuerpo y la forma en que se acelera, retarda o modifica la respiración.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3394931

Banner
Banner
Banner
Banner