Artículos Todos los artículos (Lista) LATERALIDAD Y PERCEPCIÓN ESPACIAL EN TAICHI
E-mail Imprimir


Lateralidad en el aprendizaje y enseñanza del Taichi

a) Desarrollo de la lateralidad: Los profesores que quieran trabajar la lateralidad deben conocer las fases que comprende un desarrollo armónico de la misma. La primera fase consiste en favorecer la dominancia natural de un segmento corporal sobre el otro para pasar, en una segunda fase, a afianzar la lateralidad descubierta.

En esta segunda fase también sería interesante empezar a trabajar la toma de conciencia sobre las dificultades que padece el lado no dominante a nivel de coordinación, fuerza y precisión; la localización del eje corporal (en este caso la columna vertebral) que divide al cuerpo en dos partes iguales; y la orientación espacial de cada segmento corporal respecto a izquierda y derecha en los diferentes planos espaciales.

La tercera fase consistiría en conseguir mover de forma independiente y simultánea segmentos corporales de ambos lados del cuerpo. Parece ser que la utilización de ritmos en la ejecución de los movimientos puede ser muy positiva ya que ayuda a alcanzar un mayor grado de dominio corporal.

b) Trabajo bilateral con predominancia del lado dominante: Aunque en actividades físico-deportivas asimétricas, como el tenis o la espada en Taichi, definir y potenciar la lateralidad dominante es imprescindible para alcanzar mejores resultados, según las investigaciones actuales trabajar el lado no dominante ayuda a potenciar el lado dominante. Esto supone que en la práctica de la espada de Taichi deberíamos ser capaces de manejar el arma con ambas manos realizando la imagen especular contraria de la forma.

Además, un problema de la especialización en la asimetría motora con vistas al alto rendimiento es que puede ocasionar un desarrollo desequilibrado en la musculatura del practicante. El segmento dominante más entrenado suele desarrollar un mayor nivel de tonicidad y musculatura pudiendo derivar por ejemplo en deformaciones de la columna.

En el caso de la espada la pregunta que surge es: ¿qué pasa con una persona zurda cuando tiene que aprender la forma de espada de Taichi, que es diestra? La respuesta tiene varias opciones: que lo aprenda como diestro porque va a competir o porque el profesor no domina su forma invertida como zurdo; que animemos a estas personas a realizar la forma como zurdos para no contrariar su lateralidad y permitirles desarrollar todo el potencial de habilidad y maestría que tienen con su brazo dominante.

Siguiendo esta idea, queremos destacar que en muchos deportes (en particular el tenis y la esgrima) los entrenadores están seleccionando a jugadores zurdos en sus equipos porque representan una ventaja táctica. Esta ventaja tiene su explicación en que los deportistas zurdos escasean más que los diestros, por lo que el jugador diestro tiene sólo una décima parte de la experiencia de haberse enfrentado con un zurdo que la que tiene un zurdo de haberse enfrentado a un diestro. Esta falta de experiencia hace que el jugador diestro no identifique bien los movimientos del zurdo y que el factor predicción se vea alterado.

Tomando otro aspecto de la práctica como es el empuje de manos, descubrimos que la lateralidad se hace evidente en cuanto que nos sentimos más cómodos y sensibles normalmente trabajando con nuestro lado preferente. Sin embargo, en su objetivo final de maestría, es evidente la necesidad de desarrollar la habilidad y sensibilidad con ambos lados del cuerpo, lo que se vería facilitado, entre otras cosas, por un trabajo bilateral en la forma.

Podemos aplicar también estos principios al sentido de los giros que incluye la forma. En el estilo Chen, los giros se realizan en el sentido de la agujas del reloj, es decir, la forma de ejecución de un diestro. Ahora podemos entender porqué a los zurdos les puede costar más aprender este patrón de movimiento, máxime cuando además va acompañado de otras coordinaciones motrices.


Percepción espacial y Taichi

La orientación espacial corporal se puede establecer a partir de dos parámetros: desde un punto de vista externo a través de las direcciones espaciales, o desde un enfoque interno, con relación a nuestra conciencia corporal.

El primer aspecto ofrece interesantes reflexiones prácticas y filosóficas a través del estudio de las asociaciones que se establecen en la teoría energética china entre las direcciones espaciales, tomadas con referencia a la revolución solar, y la tabla de correspondencias y funciones de los Cinco Elementos, así como en la tradición alquímica taoísta, con la Estrella Polar y la Osa Mayor. Sin embargo, este campo es lo bastante extenso como para dedicarle otro artículo.

La percepción espacial interna tiene sus bases en tres sistemas: 1) el sistema vestibular del oído, clave a la hora de conservar el equilibrio, 2) los receptores cinestésicos exteroceptivos que nos informan sobre la presión y el tacto corporal; y 3) el más importante, los receptores cinestésicos propioceptivos que nos ayudan a detectar el movimiento y posición de cada segmento corporal de nuestro cuerpo en el espacio.
Para mostrar la importancia de la percepción espacial interna podemos considerar dos casos:


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3406884

Banner
Banner
Banner
Banner