Artículos Todos los artículos (Lista) CUATRO EJERCICIOS BÁSICOS DE EMPUJE DE MANOS
E-mail Imprimir


Nº 15 - Primavera 2008

CUATRO EJERCICIOS BÁSICOS
DE EMPUJE DE MANOS

Luis Molera

E n este trabajo se presentan cuatro sencillos ejercicios para llevar a la práctica en el Tuishou y en la vida cotidiana los principios del Tai Chi Chuan. Su objetivo es ayudarnos a mejorar el equilibrio, la flexibilidad, la coordinación y la relajación en el movimiento.


 Estar concentrado, alerta y relajado son razones por las que mucha gente se acerca al Tai Chi Chuan. Los ejercicios de ataque y defensa del Tuishou, o empuje de manos, nos permiten trabajar la armonía y el control del cuerpo y de la mente, cualidades que abarcan tanto el aspecto físico-postural como la actitud de nuestros pensamientos y nuestra percepción.

El Tuishou es la parte más práctica del Tai Chi Chuan. Es un método de posicionar óptimamente el cuerpo para realizar movimientos que tienen que ver con levantar pesos u objetos, mover, desplazar, empujar, coger, golpear, etc. Hay muchos ejemplos en la vida diaria así como en el Tai Chi Chuan practicado como arte marcial. En el fondo no hay diferencia entre una cosa y la otra, ya que el Tai Chi Chuan y el Tuishou son disciplinas y herramientas para mejorar nuestra calidad de vida.

La manera de trabajar el empuje de manos, la actitud, debe ser la misma que al practicar una forma de Tai Chi, lentamente y sin prisas. Sin embargo en el Tuishou, una vez asimilados los principios prácticos más básicos, se van añadiendo otros elementos más exigentes como la rapidez, el impulso, la dinámica, pero también la sensibilidad y la capacidad de escuchar o intuir los movimientos del compañero, lo que requiere una gran concentración mental.


La mecánica del empuje

En Tuishou no se empuja sólo con las manos o los brazos, sino con todo el cuerpo. Aunque en la mayoría de los casos son las manos las que expresan el empuje al compañero, sin embargo la raíz, el origen del empuje, tiene lugar en los pies, se desarrolla a través de las piernas, la cadera marca la dirección, y la espalda y los brazos son los puentes que guían la energía que se expresa finalmente en las manos (o en los brazos, codos, hombros, etc.).

Ahora vamos a centrar un poco más la atención en este proceso. Los pies deben estar bien enraizados. ¿Qué significa esto? Simplemente hemos de apoyar la carga del peso del cuerpo y distribuirla igualmente por toda la superficie de la planta del pie, desde el talón a los dedos, como si fuese un libro caído en el suelo. Muchas escuelas de Tai Chi Chuan recomiendan concentrarse en los puntos Yongquan (el punto 1 de riñón en acupuntura), ya que energéticamente hablando son los que nos conectan con la tierra.

4ejpieAhora bien, ¿qué sucede cuando lo que queremos es bombear la energía hacia arriba? Mi maestro, William C. C. Chen por ejemplo, nos aconseja concentrarnos en tres puntos que se activan en el pie al empujar con las manos o golpear con el puño1 1) Ver al final del artículo enlace a La mecánica de los tres tornillos, de William C.C. Chen. -. Estos tres puntos se encuentran respectivamente en el talón, la articulación que une el metatarso y la falange del dedo gordo, y la yema del mismo dedo gordo. El talón es como un ancla que nos permite fijar la postura, la planta del pie sería como el timón que actúa girando la cadera y con ello todo el cuerpo, y por último el dedo es como la brújula que apunta y nos guía en la dirección en la que queremos avanzar.

No es necesario presionar ninguno de estos puntos con fuerza, más bien se trata de tomar conciencia de la fuerza descendente que ejerce el peso del cuerpo y aprovechar que la energía rebota hacia arriba como una pelota de goma. Sólo tenemos que ayudar a bombearla ligeramente presionando el suelo en el momento preciso, al empujar a un compañero cuando hacemos Tuishou, al empujar un mueble pesado que queremos cambiar de lugar, al extender un brazo para sacar alimentos de la nevera, etc. En el Tuishou el compañero nos ayuda a presionar el suelo con el peso de su propio cuerpo, de manera que la energía que canalizamos le rebota a él.


Bases de los ejercicios

Estos ejercicios están concebidos para trabajar en pareja, aunque también se pueden practicar en solitario. La actitud, más que adoptar una posición de guardia o de combate con respecto al compañero, debe estar centrada en mantener una cualidad yin y otra yang. La cualidad yin se expresa con la relajación del cuerpo, y la yang con la concentración de la mente en el ejercicio. Pero sobre todo lo más importante es tener ganas de aprender y un poco de paciencia para entender el método.

Para adoptar la posición de inicio de los ejercicios los dos compañeros (A y B) 2 2) Para evitar confusiones, A será siempre la figura de la izquierda y B la de la derecha. - se sitúan frente a frente a dos pasos de distancia. Ambos giran el pie izquierdo 45 grados hacia fuera y dan un paso adelante con el pie derecho recto. Las puntas de los dos pies adelantados deben tocar una línea imaginaria equidistante de A y B (figuras 1 a 4). Normalmente los dos compañeros adelantan el mismo pie, aunque también se puede adelantar el contrario.

4ej02b


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3408414

Banner
Banner
Banner
Banner