Artículos Todos los artículos (Lista) ¡QUE NO FALTE LA FUERZA!
E-mail Imprimir


¡QUE NO FALTE LA FUERZA!1 1) Traducción de un consejo habitual de Chen Yu: Bu neng meiyou li. -
El desarrollo de la fuerza
en la teoría del Taijiquan

Nabil Rannè

E stamos tan habituados a que se nos diga que debemos evitar recurrir a la fuerza al practicar Taijiquan, que uno puede llegar a convencerse de que no se debe utilizar en absoluto. En este artículo, Nabil Rannè se basa en una serie de citas de los textos clásicos y explica algunos conceptos chinos de "fuerza" para mostrarnos que la tradición no lo cree así. Más bien, el objetivo es utilizar la fuerza de todo el cuerpo con sentido, moviendo todas las partes corporales conectadas y como una unidad. Con el tiempo, a medida que vayamos refinando la ejecución de nuestros movimientos, el cuerpo, la respiración y la mente se irán conectando progresivamente cada vez más.

 

 

En la práctica del Taijiquan la ejecución de los movimientos y el desarrollo de la fuerza tienen un papel central. En primer lugar, tomando como ejemplo algunos textos clásicos chinos, veremos cómo se entiende y utiliza tradicionalmente el concepto de fuerza en el Taijiquan. También nos detendremos a observar más de cerca algunos conceptos que nos permitirán entender mejor los fundamentos de la teoría de las artes marciales chinas. A continuación extrapolaremos los conceptos de fuerza a la estructura y mecánica corporal necesarias en el Taijiquan. Y por último nos ocuparemos de la ejecución de los movimientos a través de la respiración y la mente, ya que en ellas se basa el desarrollo de la fuerza y, a largo plazo, las debemos integrar en nuestra práctica. Cuando logremos controlar conscientemente este tipo de movimiento integrado, nuestra atención mejorará en tal grado que comenzarán a aflorar los efectos meditativos.


El planteamiento tradicional

Aprender un arte marcial pasa obligatoriamente por integrar un repertorio de movimientos que podamos ejecutar con potencia. Si queremos que nuestras técnicas sean efectivas y evitar que nos alcancen las embestidas del oponente, que nuestros propios movimientos "reboten" contra nosotros o limiten nuestro espacio, es preciso dedicar tiempo a estudiar cómo guiar nuestra fuerza y movimientos. Por eso tradicionalmente muchos maestros de Taijiquan recomiendan que, antes de empezar a trabajar con un oponente, primero debemos ocuparnos de comprender nuestra propia fuerza. Cuando hayamos dominado convenientemente el espacio que abarcan nuestros movimientos, el cuerpo se podrá mover de manera más flexible y con menos desgaste.

Si nos paramos a investigar algunos de los términos que significan "fuerza" en la teoría de las artes marciales chinas, pronto nos daremos cuenta de que estas teorías -que se han ido desarrollando a lo largo de milenios- no aportan una definición unitaria. Creo que deberíamos procurar entender los términos enmarcándolos en su contexto, tal y como se utilizan en la lengua coloquial. Los términos más recurrentes en los textos chinos son dos, li y jin.

Aunque se da a los dos términos muchos matices, ambos significan básicamente "fuerza". Mi profesor, Chen Yu, advierte que li se refiere al potencial de fuerza, mientras que jin más bien alude a la dirección que sigue el movimiento. "Li se podría describir como la fortaleza o fuerza general, mientras que jin es una energía conducida, es decir, una energía que se dirige en una dirección determinada"2 2) Chen Yu en Stubenbaum, 2004, pág. 12. -.

nabil2No obstante, de las siguientes citas se deduce que el límite entre ambos conceptos es más bien difuso. En el Tratado sobre el Taijiquan (Taijiquan Lun) de Wang Zongyue, uno de los textos fundamentales de todos los estilos del Taijiquan, encontramos el siguiente fragmento: "Cuando uno se acostumbra a establecer el contacto [por ejemplo en la aplicación marcial] va comprendiendo poco a poco la fuerza (jin). Cuando se comprende la fuerza, se puede llegar a la claridad divina. Sin embargo, no se puede llegar a ella sin esforzarse de manera concienzuda". En otro fragmento leemos: "Una vez que se ha comprendido la fuerza (jin), más práctica llevará a más refinamiento"3 3) Para traducciones alternativas véase Landmann, 2002, pág 131 ss. y Davis, 2004, pág.77/78. -.

Wu Yuxiang (aprox. 1812 - 1880) el fundador el estilo Wu-Hao y autor de varias obras importantes sobre la teoría del Taijiquan a lo largo del siglo XIX, se pronunció con la misma claridad acerca de la aplicación de la fuerza y, en este caso, utilizó el término li: "La fuerza (li) se emite a través de la columna vertebral"4 4) "Puntos importantes para la práctica de las trece posturas" (Shisanshi Xinggong Xinjie), véase Davis, 2004, pág. 131. -. En ambos casos se describen las trayectorias que sigue la fuerza, que se pueden utilizar en la aplicación marcial y se deben entrenar correctamente. Es evidente, por tanto, que no podemos trazar una divisoria estricta entre ambos términos. Sin embargo, me referiré a li como una especie de fuerza básica y jin como una fuerza guiada.

No debemos confundir los términos con la "fuerza torpe", zhuoli5 5) Véase Chen Weiming en Davis, 2004, pág. 125. -, ya que esta se refiere a los movimientos corporales que se estorban entre sí. Por ejemplo, cuando el antebrazo presiona hacia delante, pero la parte superior del brazo está demasiado floja por lo que el hombro se retrae y frena involuntariamente la acción del cuerpo. En el entrenamiento con un compañero a este tipo de movimientos aplicados incorrectamente se les suele llamar "fuerza enfrentada", kangli, ya que se perciben como un enfrentamiento directo.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3394434

Banner
Banner
Banner
Banner