Artículos Todos los artículos (Lista) CABALLEROS ANDANTES (I) El entrenamiento de las armas en las artes marciales internas
E-mail Imprimir


jianEn la mitología de la espada que ha reflejado el cine, tanto el occidental como el chino, existe un código de honor según el cual se saca el arma, se saluda y se lucha. De hecho, podemos ver esto mismo en los duelos de las películas del Oeste, cuando en la realidad era frecuente que se disparase por la espalda o contra hombres desarmados. Un aspecto a menudo olvidado del manejo de la espada es el acto de desenvainar e impedir que el adversario desenvaine. Casi siempre las aplicaciones se practican con la espada ya en la mano, pero ésta no es una forma muy práctica de andar por la vida. Un chino podía llevar la espada al cinto durante un viaje corto o un paseo, pero en viajes largos se solía portar a la espalda para tener mayor libertad de movimientos. De la misma manera que en Tai Chi Chuan y otras artes marciales chinas hay golpes preventivos y técnicas de bloqueo para evitar que el oponente inicie su ataque, también existen técnicas similares para atrapar el brazo que intenta desenvainar al tiempo que se desenvaina la propia espada y se le corta o golpea con el pomo en un solo movimiento.

Los chinos, desde mucho antes de la dinastía Tang, solían sentarse a comer y beber en taburetes, sillas y bancos, mientras que los japoneses, incluso hoy día, están más acostumbrados a hacerlo sentados o arrodillados en tatamis. Esta es una de las razones de que se enfaticen diferentes tipos de técnicas en las distintas artes marciales, con y sin armas. Está claro también que lo que funcionaría en un gimnasio bien iluminado, espacioso y alfombrado, tiene que adaptarse radicalmente para que sea eficaz en un restaurante o en un callejón.

Para adquirir destreza en el entrenamiento con armas es necesario seguir el mismo proceso que en el de mano vacía. Lo primero es practicar los ejercicios básicos, formas y técnicas individuales para alcanzar una relativa soltura y desarrollar una buena comprensión de la naturaleza esencial de cada arma en el ataque y la defensa. Tras un tiempo de práctica se consigue cierto grado de maestría, es decir, va resultando posible lograr el resultado perfecto. La etapa final es practicar hasta que ya no exista la técnica y sea posible reaccionar de manera instantánea y contundente en cualquier situación.

En esta última etapa se intenta alcanzar lo que busca el budismo Chan (Zen), la liberación de los apegos al mundo material y el distanciamiento de todo. En taoismo, este es el estado en el que "no hay yo, ni hay tú", donde el Cielo (yang), la Tierra (yin) y la Humanidad (yin y yang) se armonizan en uno. Prácticamente, nos volvemos uno con la espada. Tanto los you xia (espadachines errantes) chinos como los bushi japoneses utilizaron estos conceptos para desarrollar la espontaneidad en la acción, algo que va más allá de la técnica.


Aspectos prácticos del entrenamiento con armas

Los chinos son prisioneros de su historia y su cultura más que nosotros de la nuestra. En la tradición confuciana se obedece, y no se cuestiona, a quien está socialmente por encima de uno, como los profesores. Por eso hay tantas cosas que se aceptan sin discusión. Esto también ocurre en el entrenamiento con armas. Por ejemplo, en muchos estilos chinos sólo se trabajan aplicaciones de mano vacía contra mano vacía, espada contra espada, lanza contra lanza, etc.

cab04Yo recomiendo además la práctica de las formas y aplicaciones con armas "en espejo", por los dos lados, y en el caso de las técnicas practicarlas también contra ataques con la mano izquierda, ya que no se puede elegir al adversario. En primer lugar es divertido, de hecho hay que volver a aprender la forma. Segundo, se desarrollan los dos lados del cuerpo, y por último, tiene un valor práctico real en el caso de tener una mano herida o atrapada. Sin ir más lejos, uno de mis antiguos alumnos, Aidan Cochrane, participó hace algunos años, por diversión y por la experiencia, en un torneo de Combat Escrima. Durante la segunda vuelta empuñó el bastón con la mano izquierda reservando así la derecha para la tercera, lo que le dio la victoria.

Cuando enseñaba defensa personal a guardias de seguridad, en la última sesión les enfrentaba durante treinta segundos a un compañero armado con un cuchillo de goma. Aunque algunos eran artistas marciales experimentados, apenas uno entre cien era capaz de salir del paso sin recibir algún corte o puñalada. Mi propio maestro tiene un buen número de cicatrices de cuchillo y dao en la cara y el cuerpo, sobre todo resultado de ataques de más de un agresor armado.

El doctor Konstantin V. Asmolov, de la Academia de Ciencias de Moscú, me contó que en el arte marcial tradicional coreano que él practica, las aplicaciones de armas se trabajan contra adversarios armados y desarmados, y que en este arte las armas se enseñan antes que las técnicas de mano. Esto tiene mucho sentido, pero los problemas surgen cuando la gente no tiene la madurez emocional ni las cualidades morales necesarias para juzgar cuándo utilizar un arma o no. En muchas culturas europeas, en los Balcanes, Finlandia o Escocia, por ejemplo, es normal llevar un cuchillo. El problema de llevar un arma es la tentación de usarla, sobre todo cuando uno se enfrenta con un agresor más fuerte o con varios agresores.

Un factor crucial, aparte de la habilidad de los dos adversarios, era la calidad de las armas que se usaban. De igual modo que en Europa los esgrimistas expertos buscaban hojas de acero de Toledo o Damasco, en China también intentaban adquirir armas "preciosas". Uno de los momentos estelares en la película "Tigre y Dragón" es la escena de combate en la que Michelle Yeoh, aun siendo mejor artista marcial, se encuentra con que, una tras otra, todas sus armas son destrozadas por la espada mágica de Zhang Ziyi. Hay que tener presente también que en la tradición china las armas podían tener una función ritual y no estar necesariamente diseñadas para el combate. Además, incluso las armas de combate de calidad estaban a menudo adornadas con motivos como las siete estrellas de la Osa Mayor, dragones y aves fénix o inscripciones en caligrafía de estilo antiguo.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3468390

Banner
Banner
Banner
Banner