Artículos Todos los artículos (Lista) CABALLEROS ANDANTES (I) El entrenamiento de las armas en las artes marciales internas
E-mail Imprimir


Nº 9 - Otoño 2006

cabcali

CABALLEROS ANDANTES (I)
El entrenamiento de las armas
en las artes marciales internas

Dan Docherty


Tradicionalmente en China, igual que en Europa y Japón, la gente viajaba a pie o a caballo. Hasta la aparición de las armas de fuego los viajeros solían llevar como protección una escolta armada o bien portaban ellos mismos diferentes tipos de armas blancas. En las artes marciales chinas existen dos tipos fundamentales de estas armas: Dao es cualquier arma blanca de un solo filo, desde cuchillas de carnicero hasta sables o armas del tipo de la alabarda, como el guan dao; Jian son las espadas rectas de doble filo, de longitud variable.


El dao era el arma del soldado de a pie y también del bandido por su versatilidad y eficacia en las distancias media y corta; mientras que el jian, un arma más refinada y con un alcance algo más largo, era tradicionalmente un signo distintivo del hombre de letras y el militar de profesión. Por ejemplo, el maestro de caligrafía de mi ex mujer en Hong Kong tenía un jian colgado en la pared de su estudio aunque, según me dijo, no sabía utilizarlo.

cab01

En la mayoría de los estilos de Tai Chi Chuan existe algún tipo de forma para sable, y en algunos se trabaja además el doble sable y el guandao. Todos los estilos tienen formas de jian, y en algunos incluso existe la doble espada. En estilo Hao se practica también con espada corta. Sin embargo, aunque en muchas escuelas estas formas se entrenan con asiduidad, la aplicación práctica no existe o es lamentablemente deficiente.

Igual que en Europa y Japón, los aspirantes a empuñar la espada podían buscar instrucción en academias militares y escuelas privadas o con maestros particulares. La enseñanza militar tiende a ser más reglamentada y en grandes grupos. En enero de 2001, durante una visita al recinto del museo Changsha, que alberga los fascinantes hallazgos de los enterramientos de la dinastía Han en Ma Wang Dui, pude ver una sesión de entrenamiento en artes marciales de un grupo de agentes de policía. Éste consistía fundamentalmente en directos y ganchos combinados con patadas altas. La instrucción antidisturbios que yo recibí en la escuela de la Real Policía de Hong Kong era igualmente básica, pero eficaz. Utilizando un bastón (de unos 75 cm) y un escudo de ratán, practicábamos, a la manera de las legiones romanas, avanzando con un golpe de derecho, un golpe de revés, clavar y empujar con el escudo. Con una muchedumbre funciona.

Este tipo de entrenamiento es puramente práctico y carente del menor contenido artístico o estético. No puede calificarse de arte marcial, no es más que repartir golpes. En la sociedad china ha existido desde antiguo la dualidad entre wen y wu, lo cultural/civil en contraste con lo marcial/militar. Muchos chinos practican también artes marciales de esta forma. En un extremo están los que practican las formas, externas o internas, por sus beneficios para la salud, para fortalecerse, competir o entrenar la intención y el espíritu. En el otro extremo algunos chinos, sobre todo policías y militares, practican como los colegas antes mencionados de las fuerzas de seguridad, para utilizarlo como defensa personal.

Igual que en el caso del kárate, muchos practicantes de artes marciales chinas están convirtiendo diamantes en carbón porque, o bien no conocen las aplicaciones de las técnicas que se encuentran en las formas, o bien las conocen pero éstas no funcionan, ya que ignoran una verdad fundamental: que todas las formas proceden de las técnicas, y no a la inversa. Esto es cierto en todas las artes marciales, con o sin armas. También existen otros problemas que hacen que buena parte de lo más valioso de las artes marciales chinas permanezca oculto. La impresionante Zhai Hua, que vive con su padre en Praga, me contó que cuando vivían en China intentaban practicar discretamente, ya que, a menudo, les abordaban policías y otros individuos que querían comprobar si los puños de ella eran tan rápidos como sus balas.


¿Cómo alcanzar la destreza con las armas?

Hace poco, en el encuentro de nueve días de empuje de manos organizado por Nils Klug en Hannover, Giles Busk, profesor de Tai Chi Chuan del estilo Cheng Man-ching en la escuela Zhong Ding, me dijo que en mi exhibición de espada le había impresionado lo directo de mis estocadas. Esta clase de concentración se entrena en profundidad en el Nei Kung de Tai Chi y, también en gran medida, en las aplicaciones de lanza. Para practicar con armas se necesita fuerza, y a su vez el entrenamiento con armas fortalece. Esta es una de las razones por las que en muchas escuelas de artes marciales internas chinas practicamos con armas pesadas que normalmente no utilizaríamos en una situación real.


wang


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3406856

Banner
Banner
Banner
Banner