Imprimir

 

ZHU DAO QIGONG,
EL CAMINO DEL BAMBÚ

Ana María Speziale


E l bambú se yergue sobre la tierra, flexible y esbelto. Tras un largo proceso de enraizamiento crece veloz hacia el cielo apoyado en sus raíces firmes y extensas, y se cimbrea al viento sin romperse. Su secreto: su caña es dura por fuera, yang, y vacía por dentro, yin. Inspirada por estas cualidades y apoyándose en las enseñanzas de sus maestros, Ana María Speziale diseñó este sistema de Qigong que se practica con la ayuda de una caña de bambú.


Movimiento, concentración, respiración

Siempre me interesó la función terapéutica del Taijiquan. A lo largo de los veinte años de práctica que llevo en la senda del Taijiquan y el Qigong, a través de la docencia me he relacionado con adultos de todas las edades, incorporando el registro de las necesidades y dificultades que son inherentes a la gente mayor. He trabajado con diferentes grupos, pero todos los ancianos tienen problemas comunes: pérdida del equilibrio, dificultades en la marcha, en la concentración y en la coordinación, insomnio, hipertensión, artrosis, reuma, osteoporosis, hipoacusia, polineuritis, fibromialgias, discopatías, etc.

El problema universal es el sedentarismo, que sumado al deterioro natural del cuerpo humano por el paso del tiempo nos hace sentir como oxidados, con articulaciones doloridas y endurecidas. Así, vamos perdiendo gradualmente las ganas de movernos para evitar el dolor y finalmente cuanto menos nos movemos, más rígidos nos sentimos. Dice un proverbio chino muy antiguo: "Hasta el quicio de una puerta se rompe cuando no se usa". El sedentarismo genera estancamiento de sangre (xue) y energía (qi), se pierde el equilibrio yin-yang y esto abona el campo a las enfermedades.

El Qigong es una excelente terapia sin limitaciones de edad ni condición física para poner en marcha el cuerpo, estimulando la la circulación de la sangre y la energía ayudándonos a reencontrar el equilibrio perdido. Hoy día el Qigong ha dejado de ser una disciplina extraña para los occidentales, los alumnos lo practican con seguridad y a conciencia. Felizmente cada vez más profesionales de la salud comienzan a interesarse y a conocer que se trata de técnicas que aplica la Medicina Tradicional China, y que no tienen contraindicaciones ni limitaciones. Es por eso que hay muchos alumnos de todas las edades son derivados a la práctica de Qigong por sus médicos de cabecera.


Nace el Camino del Bambú

Después de haber estudiado, practicado y enseñado Taijiquan y Qigong durante más de una década empecé a relacionarme con la caña de bambú, en un principio entrenando formas de combate y luego Taiji Kun. A partir de estas técnicas comenzó mi "romance" con el amable bambú. A partir del contacto con el bambú en mis manos empezaron a surgir ciertos movimientos que nacían espontáneamente, y que trabajaba respetando los principios fundamentales del Qigong.

Así fueron fluyendo y tomando forma estos 30 ejercicios de Qigong con bambú que tienen mucho que ver con nuestras necesidades de adultos excesivamente civilizados, que "gracias" al ritmo de vida estresante de las grandes ciudades hemos ido perdiendo la buena comunicación con nuestro cuerpo, la flexibilidad y la conciencia de la respiración, con los consiguientes perjuicios para la salud y deterioro en nuestra calidad de vida.

El concepto fundamental del Zhu Dao Qigong, el Camino del Bambú, es el paralelo, la similitud entre los nudos del bambú y las vértebras de nuestra columna. El espacio interno de la vara y la verticalidad flexible de la caña de bambú que, cuando vive en la tierra y es verde, es capaz de ceder inclinarse ante los fuertes vientos hasta besar el suelo sin quebrarse y cuando cesa el temporal vuelve a erguirse firme y elegante. Él nos conecta con la imágen de la columna perfecta: columna de bambú, firme y flexible a la vez, con un limpio canal interior por donde fluye libremente el Qi.

Desde el año 2000 formo parte del equipo interdisciplinario del Área Comunitaria del Plan de Salud del Hospital Italiano de Buenos Aires, donde imparto clases de Qigong y Taijiquan a unas 150 personas. Fui invitada por esta prestigiosa institución, nombrada en 2010 Hospital Modelo en América Latina, con la premisa de trabajar con los pacientes-alumnos implementando diferentes técnicas de Qigong para la prevención de la salud, promover el mejoramiento en su calidad de vida y evitar el sedentarismo. Esta fue la primer institución sanitaria argentina que implementó talleres de Qigong y Taijiquan para sus asociados.



zhu1La experiencia en el trabajo con estos pacientes de entre 70 y 92 años me impulsó a intentar ofrecerles la posibilidad de acceder a los beneficios del Qigong, para que luego, gradualmente, vayan acercándose a la disciplina del Taijiquan, adaptándolo a sus posibilidades, sin exigencias. Basándome en esta experiencia con adultos mayores y en los conocimientos recibidos de mis respetados maestros, di forma al sistema del Zhu Dao Qigong, que se basa en los tres pilares fundamentales del Qigong:

1. Respiración abdominal
2. Concentración mental
3. Movimiento correcto


La estructura del sistema

Este sistema de Qigong consta de tres niveles y en cada uno de ellos se agrupan diez ejercicios distintos que poseen la característica común de ejecutarse con la caña de bambú como elemento de proyección de la energía y el movimiento corporal. En la primera etapa se trabajan diez ejercicios de movimiento, en la segunda se practican cinco movimientos y cinco masajes, y en el tercer nivel se realizan diez trabajos de masaje. En total son treinta ejercicios: la mitad de movimiento corporal y la otra mitad de masaje.

La primera parte de la práctica del Zhu Dao Qigong comienza con movimientos de rotación de las articulaciones de las muñecas, codos y hombros, acompañados por rotaciones de la cintura. La finalidad de este tipo de movimientos es favorecer la circulación sanguínea y mejorar la movilidad de estas zonas. Después, se continúa con ejercicios de flexibilización de la columna vertebral hacia delante y hacia atrás. La segunda parte consta de ejercicios para estirar ligeramente los hombros y flexibilizar la columna hacia los lados. Y la tercera parte incluye masajes para la espalda y para las vértebras cervicales y el cuello. Esto ayuda a eliminar toxinas del hígado, estimular el qi de la cintura y mejorar la circulación sanguínea en los glúteos. El método termina con masajes en las piernas, gemelos, y el meridiano de Riñón.

En relación al número de repeticiones, el practicante empieza haciendo cada ejercicio tres veces. Después puede aumentar las repeticiones progresivamente hasta llegar a doce, el número de meridianos de circulación de Qi que recorren el cuerpo. En cuanto al ritmo, puede ser tan rápido o lento como uno quiera, siempre que se evite en todo momento sentir dolor.


Características de la práctica

Para practicar los movimientos tan solo se requiere ropa cómoda y una caña de bambú de 1,30 metros aproximadamente (dependiendo de la estatura del practicante). Al realizar los movimientos, la caña ayuda a que la energía circule por todo el cuerpo. Las cañas pueden comprarse en viveros y negocios de decoración de ambientes.

El bambú es cálido y liviano, lo que permite ejercitar movimientos de lubricación articular y elongación muscular con suavidad y sin grandes esfuerzos. En este grupo de ejercicios se trabaja fundamentalmente lo postural, cuidando la alineación natural de la columna y la cabeza. Se flexibiliza el eje corporal en los ejercicios con elevación de brazos para el fortalecimiento muscular; se lubrican las articulaciones y se estimulan los nervios paravertebrales con suaves ejercicios de torsión, lo que promueve la libre circulación de sangre (xue) y energía (qi) a través del canal Du (columna vertebral) y el canal Ren (línea frontal, Vaso Concepción). Estos movimientos se realizan trabajando simetría y lateralidad, y estimulando así además la función de los dos hemisferios cerebrales y el ascenso del qi al cerebro (Bai Hui).

Antes de comenzar a realizar los ejercicios es necesario adoptar una actitud relajada. En la postura inicial de la mayoría de los movimientos los pies se separan a la anchura de los hombros, aunque en algunos ejercicios permanecen juntos. Las manos se sitúan centradas en la caña, que se sostiene a la altura del Dantian. La espalda ha de estar recta pero sin rigidez, la pelvis y los codos relajados y las rodillas ligeramente flexionadas. Durante la ejecución de la secuencia es importante no bloquear las rodillas o los codos, ya que eso limita la circulación del qi y los fluidos corporales. La respiración debe ser natural. En los movimientos semicirculares, se inhala en un lado y se exhala en el otro. Al finalizar la práctica se recupera la postura inicial y se permanece inmóvil durante unos segundos, respirando con naturalidad.


 

zhu4


Los ejercicios se puede ejecutar de pie en un lugar fijo al principio del aprendizaje, y más adelante aplicar la variante de la práctica dinámica, marchando en círculos (alternando yin y yang: marchando hacia la izquierda y luego hacia la derecha). Esta práctica mejora gradual y notablemente el equilibrio, estimulando la circulación energética a través de todos los canales y meridianos. La sencillez de estos movimientos, permite que puedan ser practicados por personas de muy diferente condición física, ya que no implican esfuerzos extremos. Para progresar, lo fundamental es que la práctica se realice de manera cotidiana, de esa forma se puede lograr una mejor calidad de vida a través del fortalecimiento de la salud.


Conclusión

Es mi deseo que el Zhu Dao Qigong siga creciendo en las manos de quienes lo enseñan y de quienes lo practican, como aporte para mejorar la calidad de vida de las personas en general, promoviendo la integración y la inclusión de los que tienen capacidades diferentes. La práctica del Camino del Bambú es una sencilla vía de conexión para aquellos que necesitan volver a conectarse con la naturaleza fortaleciendo la concientización del valor de cada ejercicio. Su práctica consciente y fundamentada es vital para que no se reduzca a una simple repetición de movimientos mecánicos, sino que sea un trabajo personal y grupal de toma de conciencia de que cada persona es responsable de su estado de salud, respetando las limitaciones y posibilidades individuales.

Creo que su práctica nos permite experimentar la vivencia grupal, la solidaridad y la hermandad, imitando a los bambúes que crecen en abigarrados bosques, muy cercanos unos a otros, donde sus raíces no demasiado profundas se trenzan de tal manera que los fuertes vientos monzones no pueden derribarlos, a pesar de sus enormes alturas. Ellos no se quiebran ni se desarraigan porque además de contener en sí mismos la combinación de gran firmeza y extrema flexibilidad, conviven entrelazados como tomándose de las manos para sostenerse mutuamente.


Pinturas de bambú a tinta: Li Chipang
 


Ana María Speziale
es profesora de Taijiquan y Qigong en Buenos Aires y creadora del método Zhu Dao Qigong.
(Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Tienes que activar JavaScript para visualizarla).
http://www.grulladelrio.com.ar/ 


NOTA DE LA AUTORA:

En el año 2005 se editó en Buenos Aires por primera vez la técnica del Camino del Bambú en un DVD de una hora de duración. Esta película contiene, además de las imágenes originales, una explicación detallada de los 30 ejercicios que forman este trabajo registrado en la Dirección Nacional del Derecho de Autor (Exp. Nº 412460, renovándose dicho registro en 2010 con el Nº 830037).

Posteriormente, en 2008, se publicó y registró en España mi libro Zhu Dao Qigong, el Camino del Bambú, cuyo contrato está inscripto en la Dirección Nacional del Derecho de Autor de Argentina, avalado por el Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos. Debido a la penosa experiencia vivida con la editorial que publicó el libro en España me veo obligada a indicar que la introducción y los dos primeros capítulos de dicha edición no son de mi autoría, fueron incorporados al texto original sin mi conocimiento ni autorización, y contienen información incorrecta sobre los orígenes del Zhu Dao Qigong y otros conceptos, por lo que declino toda responsabilidad relacionada con dicho contenido.