Artículos Todos los artículos (Lista) ZHU DAO QIGONG, EL CAMINO DEL BAMBÚ
E-mail Imprimir


zhu1La experiencia en el trabajo con estos pacientes de entre 70 y 92 años me impulsó a intentar ofrecerles la posibilidad de acceder a los beneficios del Qigong, para que luego, gradualmente, vayan acercándose a la disciplina del Taijiquan, adaptándolo a sus posibilidades, sin exigencias. Basándome en esta experiencia con adultos mayores y en los conocimientos recibidos de mis respetados maestros, di forma al sistema del Zhu Dao Qigong, que se basa en los tres pilares fundamentales del Qigong:

1. Respiración abdominal
2. Concentración mental
3. Movimiento correcto


La estructura del sistema

Este sistema de Qigong consta de tres niveles y en cada uno de ellos se agrupan diez ejercicios distintos que poseen la característica común de ejecutarse con la caña de bambú como elemento de proyección de la energía y el movimiento corporal. En la primera etapa se trabajan diez ejercicios de movimiento, en la segunda se practican cinco movimientos y cinco masajes, y en el tercer nivel se realizan diez trabajos de masaje. En total son treinta ejercicios: la mitad de movimiento corporal y la otra mitad de masaje.

La primera parte de la práctica del Zhu Dao Qigong comienza con movimientos de rotación de las articulaciones de las muñecas, codos y hombros, acompañados por rotaciones de la cintura. La finalidad de este tipo de movimientos es favorecer la circulación sanguínea y mejorar la movilidad de estas zonas. Después, se continúa con ejercicios de flexibilización de la columna vertebral hacia delante y hacia atrás. La segunda parte consta de ejercicios para estirar ligeramente los hombros y flexibilizar la columna hacia los lados. Y la tercera parte incluye masajes para la espalda y para las vértebras cervicales y el cuello. Esto ayuda a eliminar toxinas del hígado, estimular el qi de la cintura y mejorar la circulación sanguínea en los glúteos. El método termina con masajes en las piernas, gemelos, y el meridiano de Riñón.

En relación al número de repeticiones, el practicante empieza haciendo cada ejercicio tres veces. Después puede aumentar las repeticiones progresivamente hasta llegar a doce, el número de meridianos de circulación de Qi que recorren el cuerpo. En cuanto al ritmo, puede ser tan rápido o lento como uno quiera, siempre que se evite en todo momento sentir dolor.


Características de la práctica

Para practicar los movimientos tan solo se requiere ropa cómoda y una caña de bambú de 1,30 metros aproximadamente (dependiendo de la estatura del practicante). Al realizar los movimientos, la caña ayuda a que la energía circule por todo el cuerpo. Las cañas pueden comprarse en viveros y negocios de decoración de ambientes.

El bambú es cálido y liviano, lo que permite ejercitar movimientos de lubricación articular y elongación muscular con suavidad y sin grandes esfuerzos. En este grupo de ejercicios se trabaja fundamentalmente lo postural, cuidando la alineación natural de la columna y la cabeza. Se flexibiliza el eje corporal en los ejercicios con elevación de brazos para el fortalecimiento muscular; se lubrican las articulaciones y se estimulan los nervios paravertebrales con suaves ejercicios de torsión, lo que promueve la libre circulación de sangre (xue) y energía (qi) a través del canal Du (columna vertebral) y el canal Ren (línea frontal, Vaso Concepción). Estos movimientos se realizan trabajando simetría y lateralidad, y estimulando así además la función de los dos hemisferios cerebrales y el ascenso del qi al cerebro (Bai Hui).

Antes de comenzar a realizar los ejercicios es necesario adoptar una actitud relajada. En la postura inicial de la mayoría de los movimientos los pies se separan a la anchura de los hombros, aunque en algunos ejercicios permanecen juntos. Las manos se sitúan centradas en la caña, que se sostiene a la altura del Dantian. La espalda ha de estar recta pero sin rigidez, la pelvis y los codos relajados y las rodillas ligeramente flexionadas. Durante la ejecución de la secuencia es importante no bloquear las rodillas o los codos, ya que eso limita la circulación del qi y los fluidos corporales. La respiración debe ser natural. En los movimientos semicirculares, se inhala en un lado y se exhala en el otro. Al finalizar la práctica se recupera la postura inicial y se permanece inmóvil durante unos segundos, respirando con naturalidad.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 2
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3097849

Banner
Banner
Banner
Banner