Artículos Todos los artículos (Lista) ZHU DAO QIGONG, EL CAMINO DEL BAMBÚ
E-mail Imprimir

 

ZHU DAO QIGONG,
EL CAMINO DEL BAMBÚ

Ana María Speziale


E l bambú se yergue sobre la tierra, flexible y esbelto. Tras un largo proceso de enraizamiento crece veloz hacia el cielo apoyado en sus raíces firmes y extensas, y se cimbrea al viento sin romperse. Su secreto: su caña es dura por fuera, yang, y vacía por dentro, yin. Inspirada por estas cualidades y apoyándose en las enseñanzas de sus maestros, Ana María Speziale diseñó este sistema de Qigong que se practica con la ayuda de una caña de bambú.


Movimiento, concentración, respiración

Siempre me interesó la función terapéutica del Taijiquan. A lo largo de los veinte años de práctica que llevo en la senda del Taijiquan y el Qigong, a través de la docencia me he relacionado con adultos de todas las edades, incorporando el registro de las necesidades y dificultades que son inherentes a la gente mayor. He trabajado con diferentes grupos, pero todos los ancianos tienen problemas comunes: pérdida del equilibrio, dificultades en la marcha, en la concentración y en la coordinación, insomnio, hipertensión, artrosis, reuma, osteoporosis, hipoacusia, polineuritis, fibromialgias, discopatías, etc.

El problema universal es el sedentarismo, que sumado al deterioro natural del cuerpo humano por el paso del tiempo nos hace sentir como oxidados, con articulaciones doloridas y endurecidas. Así, vamos perdiendo gradualmente las ganas de movernos para evitar el dolor y finalmente cuanto menos nos movemos, más rígidos nos sentimos. Dice un proverbio chino muy antiguo: "Hasta el quicio de una puerta se rompe cuando no se usa". El sedentarismo genera estancamiento de sangre (xue) y energía (qi), se pierde el equilibrio yin-yang y esto abona el campo a las enfermedades.

El Qigong es una excelente terapia sin limitaciones de edad ni condición física para poner en marcha el cuerpo, estimulando la la circulación de la sangre y la energía ayudándonos a reencontrar el equilibrio perdido. Hoy día el Qigong ha dejado de ser una disciplina extraña para los occidentales, los alumnos lo practican con seguridad y a conciencia. Felizmente cada vez más profesionales de la salud comienzan a interesarse y a conocer que se trata de técnicas que aplica la Medicina Tradicional China, y que no tienen contraindicaciones ni limitaciones. Es por eso que hay muchos alumnos de todas las edades son derivados a la práctica de Qigong por sus médicos de cabecera.


Nace el Camino del Bambú

Después de haber estudiado, practicado y enseñado Taijiquan y Qigong durante más de una década empecé a relacionarme con la caña de bambú, en un principio entrenando formas de combate y luego Taiji Kun. A partir de estas técnicas comenzó mi "romance" con el amable bambú. A partir del contacto con el bambú en mis manos empezaron a surgir ciertos movimientos que nacían espontáneamente, y que trabajaba respetando los principios fundamentales del Qigong.

Así fueron fluyendo y tomando forma estos 30 ejercicios de Qigong con bambú que tienen mucho que ver con nuestras necesidades de adultos excesivamente civilizados, que "gracias" al ritmo de vida estresante de las grandes ciudades hemos ido perdiendo la buena comunicación con nuestro cuerpo, la flexibilidad y la conciencia de la respiración, con los consiguientes perjuicios para la salud y deterioro en nuestra calidad de vida.

El concepto fundamental del Zhu Dao Qigong, el Camino del Bambú, es el paralelo, la similitud entre los nudos del bambú y las vértebras de nuestra columna. El espacio interno de la vara y la verticalidad flexible de la caña de bambú que, cuando vive en la tierra y es verde, es capaz de ceder inclinarse ante los fuertes vientos hasta besar el suelo sin quebrarse y cuando cesa el temporal vuelve a erguirse firme y elegante. Él nos conecta con la imágen de la columna perfecta: columna de bambú, firme y flexible a la vez, con un limpio canal interior por donde fluye libremente el Qi.

Desde el año 2000 formo parte del equipo interdisciplinario del Área Comunitaria del Plan de Salud del Hospital Italiano de Buenos Aires, donde imparto clases de Qigong y Taijiquan a unas 150 personas. Fui invitada por esta prestigiosa institución, nombrada en 2010 Hospital Modelo en América Latina, con la premisa de trabajar con los pacientes-alumnos implementando diferentes técnicas de Qigong para la prevención de la salud, promover el mejoramiento en su calidad de vida y evitar el sedentarismo. Esta fue la primer institución sanitaria argentina que implementó talleres de Qigong y Taijiquan para sus asociados.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 2
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3097849

Banner
Banner
Banner
Banner