Artículos Todos los artículos (Lista) EL PODER DE LA QUIETUD. Entrevista a Yu Yong Nian
E-mail Imprimir


YuYongnian04Además, cuando leemos textos antiguos sobre gongfu la información suele ser muy vaga y bastante difícil de entender, y aún más para los occidentales. Quizá esto deja demasiado margen para la especulación...

Es difícil encontrar una base teórica precisa, útil, explicada en parámetros científicos comprobables. La teoría del gongfu que hemos heredado de nuestros ancestros refleja la realidad de aquella época, y además la información estaba codificada y era demasiado abstracta, por lo que no era fácil de comprender si no tenías a alguien que te la explicase. Sólo mediante la experiencia y el entrenamiento personal era muy difícil llegar lejos.

Pero hoy en día recogemos el conocimiento antiguo y lo combinamos con los medios de comprobación que nos ofrece la ciencia moderna, y eso da como resultado un sistema verificable y mucho menos abstracto. Ahora podemos entender los conceptos antiguos con una nueva luz. Hoy en día no podemos presentar un sistema de entrenamiento basado solamente en palabras bonitas del pasado.

Tenemos que aspirar a más y además tenemos los medios necesarios. Por ejemplo, hablamos de “encontrar la quietud en el movimiento del Taijiquan y el movimiento en la quietud del Qigong”... ¿Como mides ese movimiento en la quietud? ¿Cómo lo compruebas?


No sé, ¿es que existe una forma de medir el movimiento en la quietud?

Si que la hay, pero hasta ahora no se sabía medir. En realidad basta con medir tus pulsaciones para ver que practicando una postura estática, sin movernos, el pulso puede subir hasta 150 pulsaciones. Este un ejemplo de lo que estamos hablando.


¿Quiere decir que a través del pulso determinamos el grado de movimiento interno?

Si, evidentemente no es un movimiento externo, es interno. Si te mueves muy, muy lentamente es posible que no se alteren tus pulsaciones, y sin embargo sin movernos podemos pasar de las 150 pulsaciones.


Con un pulso tan acelerado debería haber cierta dificultad respiratoria, la respiración no sería normal...

¿Ves? Eso es lo bueno. En cualquier deporte, con un ritmo cardíaco superior a 100 pulsaciones empiezas a jadear. Pero al practicar zhan zhuang, con un ritmo más rápido no jadeamos. Hay actividades físicas que nos hacen perder oxígeno en sangre, y otras en las que no se pierde oxígeno, sino que se acumula. Por eso cuando practicamos zhan zhuang más de veinte minutos, aunque empezamos a sudar abundantemente nuestra mente cada vez esta más clara y la respiración no se acelera.


YuYongnian06¿Puede contarnos cómo conoció a Wang Xiang Zhai y cuál fue su primera impresión?

Era un hombre mayor, ni muy gordo ni muy flaco, ni alto ni bajo, con un poco de tripa. Un hombre normal para su edad. Tendría cincuenta y tantos, cerca de sesenta años. Yo tenía 23 o 24. Tenía mucha vitalidad, muy buena salud, pero no parecía la típica persona que practica gong fu. Ya sabes, la gente que practica wushu suele ser fornida, con mucho músculo (ríe). Él parecía más bien una persona culta. Su actitud no era la de un luchador, sino la de un estudioso.


Vamos, que si uno se lo cruzaba por la calle no hubiera pensado que era un practicante de wushu...

No, no lo parecía, pero su condición física era admirable, y caminaba con un paso muy vivo, muy rápido. Nosotros con veinte años no lo podíamos seguir. Reconozco que en un principio yo no me lo creía... Pensaba, “sólo haciendo zhan zhuang, de pie sin hacer nada, ¿se puede desarrollar la fuerza interna?” Además él no parecía nada del otro mundo, era un hombre normal, y tampoco demostraba tener ninguna habilidad excepcional. Yo sólo había oído lo que contaban otros sobre su destreza... Además yo era médico, y decían que tenía la capacidad de curar enfermedades. Eso sí que no me lo creía. Así que tenía mis dudas. Pero el tiempo me demostró que mi maestro tenía razón, y los resultados me hicieron creer.


¿Dónde practicaban con él?

Entrenábamos en Tai Miao, el actual Palacio de Cultura del Trabajador, en la parte este de Tiananmen. Por las mañanas venia mucha gente a entrenar, más de cien personas. Esto era cuando yo empecé a entrenar con ellos.

El verdadero comienzo en Pekín fue entre los años 1942 y 1944 en Pichai Hutong, en Xidan, durante la época de la ocupación japonesa. Tras la rendición de los japoneses, en 1945, fue cuando empezaron a practicar en Tai Miao. Entonces fue cuando yo me incorporé al grupo. Después de la Liberación (1947) las clases se trasladaron al parque de Zhong Shan.
Según creo, en la primera época de la enseñanza de Wang Xiang Zhai se practicaba fundamentalmente lucha, ¿no es así?

Sí, al principio enseñaba boxeo. Los alumnos eran muy jóvenes y les gustaba la pelea. Era la época de Yao Zong Xun, que empezó a estudiar antes que yo. En aquellos tiempos después de aprender un par de años los alumnos buscaban adversarios con prestigio y ponían a prueba su habilidad.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3437670

Banner
Banner
Banner
Banner