Artículos Todos los artículos (Lista) BA DUAN JIN, LAS OCHO PIEZAS DE BROCADO
E-mail Imprimir


Enfoques durante la práctica

Existen varias ideas que podemos tener en cuenta a la hora de abordar el trabajo con los estiramientos. A continuación se exponen algunas de ellas.

bdj011) Antes de iniciar la forma y también al concluirla, se instala una postura base de Qigong que permita tomar consciencia del cuerpo y observar su paisaje interior. Llevamos la respiración al dantian inferior y dejamos que la mente se aquiete. Al finalizar cada ejercicio, resulta interesante realizar una pequeña toma de consciencia, dejando que se revelen los efectos que se han producido.

2) Según el estudio de Alain Baudet sobre los estiramientos de meridianos, vemos que podemos estirar los tejidos a tres niveles. El primero es la fascia superficial, es decir, la piel y las envolturas musculares más próximas a ella. El estiramiento se aborda de un modo muy suave y algo lineal. El nivel intermedio lo conforma la fascia muscular, es decir, envolturas musculares más profundas y también los tendones, en contacto con los huesos. Para llegar hasta la capa intermedia trabajamos en dos tiempos. Estiramos durante la inspiración y relajamos durante la espiración. En el nivel profundo nos dirigimos hacia la fascia perióstica, es decir, a la envoltura de los huesos, y a las articulaciones. Aquí, el objetivo es bombear los huesos realizando fuerzas y contrafuerzas. Para ello se añaden torsiones a la dinámica de tensión-relajación del nivel anterior, es decir, estiramos en tres tiempos. El acceso a la profundidad pasa por despertar una consciencia más honda y utilizar la lentitud en los movimientos.

3) Es mejor situar primero en el cuerpo los puntos que vayamos a estirar, tomando consciencia de ellos. Esta percepción debería mantenerse mientras realizamos los ejercicios y también al finalizar cada uno. De este modo es posible observar los cambios y los efectos que se van produciendo en las zonas que estamos trabajando y también detectar cuándo estamos llevando el ejercicio demasiado lejos.

4) El estiramiento de la columna vertebral se realiza en todos los ejercicios. Cuando tomamos aire, el mentón se retrae, la coronilla apunta al cielo y la musculatura del cuello debe relajarse totalmente. La pelvis realiza una ligera retroversión que reduce la curvatura lumbar y hace que el coxis avance. El resultado es que desde el cráneo hasta el coxis realizamos el estiramiento suave de toda la columna vertebral, separando sus vértebras y dejando que los discos vertebrales se esponjen. Al espirar relajamos la columna y, de forma natural, el cráneo y la pelvis hacen el recorrido inverso. Este bombeo va a ser el responsable de la sensación de elevación y también de enraizamiento en algunos ejercicios. Podremos apoyarnos en esta percepción para subir o bajar en la postura con el mínimo esfuerzo.

bdj025) El trabajo con los cinco arcos. Estos arcos son los dos brazos, las dos piernas y la columna vertebral. En las Ba Duan Jin resulta muy interesante tomar consciencia de ellos, juntos y por separado.

6) Crear con la intención suaves resistencias a los diferentes movimientos. Esta práctica hace que seamos conscientes de las superficies que trabajamos, desde la piel hasta las capas profundas y nos ayuda a generar una fuerte sensación de energía. Además permite situar de forma correcta la postura y realizar los estiramientos sin utilizar apenas la fuerza muscular. Por ejemplo, en el primer y octavo ejercicio tenemos que estirar la columna vertebral, subir a las medias puntas y guardar el equilibrio. Para ello se crea una suave resistencia a elevar los talones que mantendremos hasta que hayan subido totalmente, como si estuviesen pegados al suelo. Al bajar también creamos una fuerza opuesta en los talones, como si hubiera una pequeña pelota de goma debajo de ellos. En el primer brocado, al subir los brazos, pensamos en ligeras resistencias situadas en las caras posteriores y en los dorsos de las manos. Al empujar el cielo podemos imaginar que empujamos con las palmas un balón. Al bajar los brazos la resistencia se traslada a la cara interna y a las palmas. Así podemos proceder con todos los ejercicios.


LAS OCHO PIEZAS DE BROCADO

Sostener el cielo con las manos regula el Triple Calentador

01Posibles puntos de estiramiento: coronilla-planta de los pies, coronilla-coxis, plantas de los pies-perineo, hombros-palmas de las manos, codo derecho-izquierdo, palmas-dorsales altas.

Sensaciones: Tomar tierra para poder despegar. Al realizar un salto necesitamos el apoyo del suelo para poder elevarnos. Tomamos impulso doblando un poco las rodillas y tensamos todo lo que necesitamos para poder despegar. Del mismo modo, al abordar la primera postura tenemos que pensar primero en bajar el centro de gravedad y enraizarnos. Buscaremos la sensación de hundimiento, de pesadez, relajando el cuerpo desde la cima de la cabeza hasta la planta de los pies y dejando que éstos se aplasten contra el suelo. Una vez que la energía llega desde la coronilla hasta los pies cambia de polaridad e inicia el ascenso. Es entonces cuando comenzamos la primera parte del movimiento, estirando desde los pies hasta la cabeza y después hasta las palmas de las manos. Remontar esa corriente que asciende nos ayuda a subir sin apenas esfuerzo y a mantener el 01eequilibrio de la postura sobre las puntas de los pies. Después volvemos a la idea de enraizamiento, bajamos los talones y dejamos que todo el cuerpo descienda hasta tomar tierra de nuevo. Este ejercicio despierta mucha energía sobre todo en los brazos y la columna vertebral. Se puede llegar a advertir diferentes densidades del aire y de nuestra aura.

Errores más comunes: Las muñecas, dobladas. Las piernas están estiradas sin que los brazos lleguen al final del movimiento. La zona lumbar está hundida.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3384162

Banner
Banner
Banner
Banner