Artículos Todos los artículos (Lista) PUNTOS VITALES PARA LA PRÁCTICA (VI): MINGMEN
E-mail Imprimir


Nº 20 - Invierno 2010

mingmen01

PUNTOS VITALES
PARA LA PRÁCTICA (VI):
MING MEN
 

Georges Saby


S exta y última entrega de esta serie de artículos que estudian los principales puntos energéticos uniendo la visión de la tradición oriental y occidental. En esta ocasión el autor ahonda en el significado y alcance del punto Ming Men.


Este punto virtual de acupuntura se encuentra situado entre los dos riñones y es el único que no podemos pinchar de ninguna forma debido a su localización. Es el cuarto punto del meridiano maravilloso Vaso Gobernador. Este canal asciende por la parte posterior del cuerpo a lo largo de la columna vertebral, siguiendo su recorrido hasta la cima del cráneo. Después pasa por el centro de la cara hasta alcanzar la boca. Este meridiano organiza la estructura Yang de las funciones del ser humano.

Con este punto entramos en una materia fundamentalmente alquímica, ¡seguid el recorrido!


¿Es un punto real o virtual?

mingmen09Si tuviéramos que alcanzarlo con una aguja de acupuntura pinchando desde la parte delantera del cuerpo, perforaríamos los órganos, y desde atrás, tendríamos que atravesar la columna vertebral. Esta situación impide cualquier aproximación física y material. De hecho sólo podemos actuar sobre él a través de la intención. Esto lo sabe llevar a cabo un buen practicante de Qigong, que puede utilizar su voluntad (Yi) para estimular Ming Men.

Ming Men se traduce muy a menudo como la puerta del destino, y aún tendríamos que ponernos de acuerdo acerca del sentido que le damos a “puerta” y a “destino”. A menudo se dice que los orientales son fatalistas, porque piensan que su vida y su destino se encuentran escritos de manera inamovible, y que no existe forma de cambiar lo que uno es. Por este motivo se abandonan a la vida y no hacen nada para conseguir que evolucione. Esta imagen no representa una verdad o realidad consecuente. La realidad de los asiáticos no se corresponde con la idea fatalista con la que los occidentales les han caricaturizado. Creo que están impulsados por deseos y pasiones que les gustaría alcanzar. Ellos también sueñan y participan en la transformación de sus propias vidas y del mundo.


El destino, un mandato celeste

El destino para un chino es un mandato otorgado por el Cielo para que se realicen ciertas acciones en la vida. Es como un proyecto espiritual del Cielo que está relacionado con nuestra existencia humana individual. Este Cielo chino tenemos que concebirlo como una experiencia espiritual pero también pragmática, realista y material, sentida y vivida en la realidad y, por tanto, cotidiana.

mingmen07Erraremos demasiado si consideramos el Cielo de los chinos como una ilusión o una creencia. Sí que hay un aspecto mágico presente, pero se superpone y se funde con un aspecto terrestre prosaico e inmediatamente perceptible.

Los chinos tradicionalistas se adhieren a la idea de una duración del tiempo de vida programada y limitada. Esto no excluye la posibilidad de abreviar nuestro paso sobre la tierra en función de nuestros actos, o que podamos prolongarlo al máximo. En las creencias más antiguas de la cultura tradicional china la concepción y el nacimiento de un individuo se corresponden con un proyecto celeste. Es en el Cielo donde se produce el encuentro y la alianza de las fuerzas que provienen de las líneas ancestrales de nuestros dos padres. Y entonces, sobre la Tierra, nuestros padres se unen para concebirnos, conscientemente o no, siguiendo los medios terrestres y animales que todo el mundo conoce.

Ming Men es el punto clave que nos une a fuerzas ancestrales y celestes. Es el primer centro terrestre de nuestra vida, presente ya en el origen del desarrollo del feto. A lo largo de nuestra vida, a través de esa puerta y más o menos lentamente, se destila en nuestro cuerpo el Yuan Qi. El Yuan Qi es la energía hereditaria que permite mantener la vida y que se mezcla con otras energías o Qi procedentes de la alimentación y el aire. Por lo tanto, para los chinos el destino tiene un componente espiritual ligado a nuestro mandato celeste, y también un componente terrestre que es la energía heredada, concepto que coincide con el punto de vista de los científicos occidentales. Desde hace ya algunos años en occidente se dice que el ADN celular es el soporte terrestre de nuestra herencia. Las últimas investigaciones científicas prosiguen, nuestro saber se abre ahora bastante más allá de la doble hélice de ADN hacia un mundo de conocimiento en el que el ADN mitocondrial parece sostener también una parte de nuestra herencia. Esperamos conocer más al respecto gracias a los descubrimientos de la ciencia.


 
Banner

Entidades colaboradoras

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Estadísticas

Usuarios : 3
Contenido : 871
Enlaces : 94
Páginas vistas : 3422367

Banner
Banner
Banner
Banner